El control de los esfínteres es un proceso que trae de cabeza a muchos padres porque a  veces se ven presionados por el entorno, por el colegio, por el pediatra o por la vecina, para retirarlo lo antes posible.

En cuanto el bebé cumple 18 meses, parece que tenemos prisa en eliminar el pañal de nuestras vidas y esto es totalmente comprensible, porque son caros e incómodos, pero hay que tener en cuenta ciertos aspectos antes de abordar la retirada del pañal.

¿En qué momento?

Los niños empiezan a desarrollar las habilidades físicas y cognitivas necesarias para el control de esfínteres entre los 18 meses de edad y los 3-4 años. El rango es muy amplio y todos se encuentran dentro de la normalidad.



Muchos padres aprovechan la llegada del verano para quitar el pañal a los niños y otros tienen que hacerlo de forma obligada porque los niños van a empezar el colegio y no se permite el pañal. Otros quieren que sus hijos sean los primeros de la clase en hacerlo y piensan que así sus hijos son los más listos…esto es una soberana tontería.

Pretender que tu hijo controle los esfínteres antes de tiempo es contraproducente y en realidad, retrasará y complicará más el proceso. No se puede enseñar a controlar el pis, no es como aprender a sumar o a leer, se trata de un proceso madurativo y el niño adquirirá la capacidad de hacerlo de forma natural cuando esté preparado.

El proceso de retirada del pañal se puede hacer de forma sencilla o de forma difícil, si lo haces cuando el niño esté preparado será super fácil pero si te adelantas y lo haces antes de que el niño sea capaz de hacerlo, será un suplicio.


¿y cómo sabemos que está preparado?

Nuevamente es muy sencillo de detectar. Hay dos datos que nos darán la clave para saber  si nuestro hijo está preparado para dar el paso:

– Los pañales están secos en periodos largos (aproxidamente de dos horas).

– El niño lo pide. Al principio del proceso, es normal que el niño avise después de haberse hecho pis en el pañal. Poco a poco, irá detectando la necesidad de ir al baño «antes» de hacerlo.

¿Orinal o reductor del WC?

Para gustos colores, en cada familia tienen sus preferencias. Lo cierto es que cualquiera de los dos cumple su papel.

Sólo tenemos que tener en cuenta que el orinal siempre debe estar en el suelo para evitar caidas y que en el adaptador de WC es conveniente poner un escalón cuando el niño se sienta para que no le queden las piernas colgando y tenga miedo de caerse.

En mi casa tenemos uno de cada porque a mis hijas les gusta variar 🙂

¿Empezamos en casa o en el cole?

Si los niños acuden a una escuela infantil es importante que la familia y el colegio se coordinen para el proceso de retirada de pañal, pero yo creo que el inicio debe empezarse en casa.

Ya sé que muchos padres delegan este tema en la guardería porque es más sencillo y porque piensan que en el colegio tienen más experiencia, pero sinceramente, pienso que no es un tema que se deba dejar en manos de otros.

El niño estará mucho más tranquilo en su casa y tendrá mucha más confianza y tranquilidad en el caso de que haya algún escape.

Otra opción es empezar en los dos sitios al mismo tiempo.

¿Y si tiene escapes?

A veces, los niños están jugando y no se acuerdan del resto del mundo. En esos momentos pueden tener algún escape, al que no se debe dar importancia.

No hay que reñirle ni hacerle sentir mal. Es simplemente un escape, se limpia, se cambia al niño y seguimos jugando.

Si el niño tiene varios escapes a diario, es posible que hayamos abordado la retirada del pañal demasiado pronto. En estos casos, es mejor volver a colocar el pañal y dejarlo para más adelante.

¿Y el pañal nocturno?

Según la Asociación Española de Pediatría, se considera normal llevar pañal nocturno hasta los 5 años (y si hablamos de varones puede hablarse incluso de 6 años).

Es muy normal que un niño que controla los esfínteres perfectamente durante el día, cuando llega la noche, se duerme y se relaja, no sea capaz de controlar los escapes.

No hay que ponerse nervioso, cuando el niño lo pida y se levante con los pañales secos, estará preparado.

¿Cómo les podemos ayudara  nuestros hijos en el control de esfínteres?

– Retirando el pañal cuando esté preparado, no antes

– Teniendo paciencia y entendiendo que es un proceso madurativo y como todos, llegará a su debido tiempo

– No riñendo o ridiculizando al niño si tiene un escape

– No preguntando constantemente si quiere ir al baño, ya nos lo pedirá si tiene ganas

– Respetando su ritmo madurativo y su opinión. Al fin y al cabo son sus esfínteres ¿no?

 

¿y vosotros cómo habéis ayudado a vuestros hijos en la retirada del pañal?

 

Suscríbete a nuestro boletín y llévate gratis la Guía para la Extracción y Conservación de Leche Materna.