Algunos bebés o niños se destetan solos por diferentes motivos, sin embargo, otros niños parece que nunca van a dejar el pecho.

Otras veces, la mamá no quiere destetar pero sus amigos, su familia, su médico o la vecina del quinto insisten constantemente para que destete a su hijo.

Esta presión puede ser muy incómoda para la mamá si no desea dejar de amamantar a su hijo, pero puede ser también el pistoletazo de salida para tomar la decisión, si es que estaba rondando por su cabeza desde hacía tiempo.


Y algunas otras veces, es la mamá la que quiere destetar a su hijo de forma genuina, sin que sean otros los que la están presionando.

Parece que las Asesoras de Lactancia sólo tenemos que ayudar a instaurar la lactancia y/o resolver los problemas que puedan surgir para que la lactancia continúe…parece que no podemos hablar de destetar ni ayudar a las madres a destetar, es casi un «tabú».

Yo no estoy de acuerdo con esta creencia, porque todas las mamás merecen recibir la mejor información en todos las etapas de su lactancia y en mi opinión, el destete forma parte de la lactancia.

La preocupación por el destete es una de las más angustiantes para las madres y yo creo que se debe precisamente a la falta de referentes y al vacío informativo que existe con este tema.

Algunas mamás sienten vergüenza al consultar sobre el destete de sus hijos, otras se sienten culpables y esto no debería ser así.

Un destete mal enfocado puede dejar a una mamá dolorida con una mastitis galopante y a su hijo dañado emocionalmente, por lo que es mejor estar informada antes de empezar el proceso.

Además la lactancia materna debe ser algo precioso, íntimo y un acto de amor desinteresado. Si alguna de las dos partes afectadas (mamá o bebé) prefiere no continuar, lo mejor es apoyar esta decisión antes que alargar una lactancia que ya no es satisfactoria.

Por esto mi amiga Vivian Watson y yo misma, hemos querido aportar nuestro granito de arena con la Videoconferencia Destete Respetuoso, donde damos las claves para afrontar un destete de la mejor forma posible sin que sufra ni la mamá, ni el bebé.

Y además, os anuncio que estoy escribiendo un libro sobre el destete respetuso y que voy a buen ritmo…así que dentro de poco os daré más noticias sobre este tema 🙂