Hace unos tres años me entretuve buscando en todas las asignaturas que se incluyen en la especialidad de pediatría (de la carrera de medicina en España) y descubrí que no existe ninguna asignatura específica que hablara de lactancia materna.

Sólo se habla de la alimentación del bebé sano o desnutrido en un tema de una asignatura llamada «Estudio de la biología y patología neonatal», así que imaginad los conocimientos que tienen los pediatras recién salidos de la universidad sobre lactancia materna.



Creo que el pediatra Carlos González ya ha comentado en más de una ocasión, que en todos los años que estuvo en la facultad de medicina, sólo le hablaron de lactancia materna durante media hora.

En mi caso, en la carerra de farmacia, puedo asegurar que me hablaron menos de media hora de lactancia materna y sólo fué para decir que es la mejor alimentación para el bebé y que aporta defensas naturales de la madre en forma de células vivas entre otras cosas.

Ni por asomo se habló de cómo se produce la leche materna, ni de cómo debe ser un buen agarre, ni de por qué debe ser a demanda, ni de por qué las tomas nocturnas son tan importantes, ni de cómo solucionar las grietas, las mastitis o cualquier otro problema…nada de nada.

Los pediatras que tienen interés, pueden hacer numerosos cursos sobre lactancia, asistir a seminarios y cursos, leer libros y manuales sobre lactancia materna que la propia Asociación Española de Pediatría pone a su disposición (o Unicef o la OMS…hay documentación por todas partes), peeeero ninguno de estos cursos es obligatorio.

Osea, que es posible que un pediatra que atiende todos los días a bebés, que escucha las dudas de las madres sobre lactancia materna y que debe resolver los problemas de salud de este bebé no haya escuchado hablar de lactancia materna nada más que media hora.

¿Y esto es grave?

Pues yo creo que sí, por muchísimos motivos. Aquí os nombro algunos:

Los pediatras son el primer recurso que emplean las mamás para solucionar cualquier duda o problema relacionado con la lactancia. Quizás el único problema a resolver pueda ser el entender por qué los bebés no deben tener horarios para ser amamantados…ese puede parecer que no es muy grave, pero si lo es porque una mamá que da el pecho cada tres horas y no antes, está boicoteando su propia lactancia

Hay casos realmente vergonzosos. Casi todos los días recibo consultas de mamás que sus pediatras les están aconsejando muy mal sobre lactancia, pero es que hay algunos casos que son de vergüenza: como un pediatra que le dijo a una mamá que la gastroenteritis de su bebé y su deshidratación las había causado ella por «empeñarse» en darle el pecho. Os podéis imaginar el estado de ansiedad de esa madre que por un momento creyó que estuvo a punto de matar a su propia hija. Estos casos no deberían quedar impunes, este pediatra no se puede considerar un «profesional de la salud».

Muchas lactancias fracasan por su culpa. Los famosos biberones de apoyo, las mastitis mal tratadas, los falsos hongos detectados, el no conocer la edad natural del destete y la presión a las mamás para que dejen el pecho…pequeñas cosas que acaban con muchas lactancias antes de hora.

Y todo esto, en mi opinión es un problema grave porque la lactancia es un tema de salud nacional y los pediatras deberían estar actualizados e informados de los últimos estudios.

No es de recibo que un profesional de la salud cuya misión es mejorar la salud de sus pacientes, esté empeorando su salud y su calidad de vida por no tener interés en un tema concreto de su especialidad.

Así que yo creo que TODOS los pediatras deberían ser asesores de lactancia y ya de paso, las enfermeras de pediatría también 🙂

Ya que estamos en un país en el que el sistema educativo se modifica cada dos por tres, se podría aprovechar para incluir esto en el temario de la especialidad de pediatría y así, podríamos evitar tantas madres agobiadas y mal aconsejadas por pediatras mal informados.

¿Y vosotros qué me contáis? ¿Vuestros pediatras saben algo de lactancia?