El comportamiento de los niños es un reflejo del de los adultos. Examina que te impide amarte y disponte a liberarte de ello. Serás un maravilloso EJEMPLO para tus hijos. Louise Hay.

Creo que la mejor forma de criar y educar a nuestros hijos es con nuestro ejemplo y nuestras acciones. No hay un argumento más poderoso que ese a la hora de conseguir un cambio de actitud en nuestros niños o bien a la hora de enseñarles buenas costumbres o las normas sociales que nos ayudan a vivir en comunidad.


Si yo le pido a mis hijas las cosas por favor, ella también lo harán. Si yo les pido perdón cuando me equivoco, ellas también lo harán. Si yo tengo una dieta equilibrada y como mucha fruta, ellas también lo harán.Si yo tengo una visión positiva de las cosas, ellas también la tendrán.

Si yo les grito sin cesar, ellas también lo harán…

La responsabilidad es grande y es fácil no darse cuenta de que nuestros hijos nos observan a todas horas, por eso os quiero dar tres sencillos consejos para conseguir no tener malas actitudes y lograr educar en el ejemplo:

Respirar

Cuando estamos más nerviosos, estresados, con muchas preocupaciones en la cabeza…cualquier pequeña cosa puede hacernos estallar: un vaso que se derrama, una pelea entre hermanos, un «esta comida no me gusta»…

En estos momentos lo mejor es respirar profundo y si es posible, lo mejor es salir de la situación que nos hace estallar. Podemos irnos un momento a otra habitación y respirar despacio para relajarnos.

Un truco que funciona muy bien es aspirar profundamente y soltar en aire en varios tiempos, empezando por un número pequeño y aumentarlo poco a poco. Es decir, se aspira profundo y se suelta el aire en tres tiempos, luego en cinco tiempos, luego en ocho tiempos y luego en diez.

Esta técnica de respiración nos calma muy rápidamente, nuestras pulsaciones bajan mucho y podemos retomar el control.

Soltar la energía

Cuando estamos nerviosos, la energía negativa se va acumulando y llega un momento en que necesitamos soltarla porque si no, volvemos al punto anterior donde estallamos por cualquier cosa.

La mejor forma de soltar la energía sobrante es mediante la práctica den algún deporte: correr, bailar, artes marciales (que a mi me encantan para estas cosas), bicicleta, etc.

Y si no es posible salir a correr, siempre podemos poner la cabeza en una almohada y dar un grito grande y liberador. Lo importante es que ese grito no se lo lleve nuestro hijo.

Autoconocimiento: Ser consciente de que nos observan

¿Te has dado cuenta de qué ocurre cuando estás conduciendo? muchas personas se transforman sin darse cuenta y se convierten en ogros gritones que insultan a todo el mundo…y mientras tanto sus hijos aprenden lo que ven.

Si somos conscientes de que nuestros hijos (por pequeños que sean) nos observan siempre, podremos darnos cuenta de las situaciones en las que perdemos el control o no actuamos correctamente y de esta forma, podremos cambiar nuestra actitud.

Si no somos conscientes de nuestras malas actitudes, es imposible que consigamos modificarlas…lo primero es el autoconocimiento sincero, sin culpas ni reproches a nosotros mismos.

¿Y vosotros tenéis más ejemplos para educar a los niños en el ejemplo?