La lactancia materna en público sigue dando que hablar. Constantemente se escuchan noticias de madres expulsadas de lugares públicos por amamantar a sus hijos: piscinas, bibliotecas, restaurantes, tiendas, etc.

Resulta absolutamente irónico que esto no moleste a nadie:

Y esto sí:

lacta-1

 

Hoy quiero enseñarte un vídeo maravilloso que han editado las chicas de la Asociación SINA. Un vídeo que ha utilizado el humor para mostrar lo absurdo de la doble moral de nuestra sociedad en la que se pueden llevar escotes y transparencias pero no se puede amamantar a un niño porque es «obsceno».

Disfrútalo: