niña_lava_dientes

Irene_RubioHace tiempo que quería escribir sobre la relación entre lactancia materna y caries pero nunca encontraba el momento. De pronto tuve una idea feliz…»¿por qué no entrevisto a Irene?» ella lo sabe TODO sobre este tema y es una autoridad en la materia.

Así que hoy cuento con Irene Iglesias para hablar de la caries infantil y lactancia materna. Es posible que hayas leído algo escrito por ella en su blog Evidientemente en el que habla sobre salud bucodental infantil desde el otro lado del sillón: el lado del dentista.

Así se presenta ella misma:

Soy Irene Iglesias. Madre, y dentista.

Durante muchos años fui sólo dentista. Odontóloga de a pie, como sigo siendo. No he realizado el doctorado, no tengo ninguna especialidad, no soy odontopediatra. Practico la Odontología General. Soy ?dentista de cabecera?.

Tengo la gran suerte de trabajar en mi propia consulta. Nadie me organiza el tiempo de trabajo, los materiales con los que trabajo ni me impone un personal u otro en mi consulta. Mi pareja también es dentista y trabajamos juntos. Me gusta mucho mi trabajo, pero mi ideal es no tener que hacerlo.

Mi prioridad de siempre ha sido la prevención: yo también le tenía miedo al dentista antes de dedicarme a ello. Y la única manera de soslayar los tratamientos dentales o de reducirlos al mínimo es mantener la salud. Por eso mi insistencia para con el paciente es siempre hacer todo lo posible por no enfermar, preservar la salud, e ir periódicamente al odontólogo para confirmar que todo está bien.

El hecho de ser madre hizo que me comenzara a interesar la salud bucodental en una franja de edad que en la Facultad ni siquiera se estudia, que es entre los 0 y 3 años. Estos niños muchas veces son los grandes olvidados. Y sin embargo están en el periodo más importante de sus vidas en cuanto a sentar las bases de la salud general y bucodental. Los cuidados sobre higiene y alimentación son fundamentales para prevenir las patologías que pueden aparecer posteriormente. Es tan fácil lo que hay que hacer y los resultados son tan buenos, que creo que no hay excusa para no ponerlos en práctica, tanto por parte de los profesionales como de las madres.

Creo firmemente que una lactancia exitosa es el primer escalón para un correcto desarrollo del macizo craneofacial. Por eso mi implicación comienza intentando que las madres den de mamar a sus hijos, informando y proporcionando toda la ayuda que sea posible, derivando a otro profesional cuando tengo que hacerlo, y formándome y estudiando para continuar con esta labor.

Pero de nada vale el conocimiento si no se distribuye lo más ampliamente posible. La primera obligación del profesional sanitario es educar, informar. Cuando el paciente directamente te busca, lo primordial es escucharle. Escuchar lo que quiere, lo que necesita, los signos y los síntomas. Y finalmente, explorarle y hacerle el tratamiento necesario. Al dentista se va a hablar. El último paso es abrir la boca. Y para abrir la boca es necesario un ambiente de confianza que no se consigue si no es habiendo intercambiado mucho tiempo y mucha información con el paciente, sea este un adulto, un niño, o un bebé.

Empecemos por el principio ¿Qué es la caries y qué la produce?

  • La caries es una enfermedad CRONICA, INFECCIOSA y MULTIFACTORIAL. Necesitamos cuatro cosas para que aparezca la caries:
    bacterias (unos grupos muy concretos)
  • sustrato sobre el que se asienten las bacterias, es decir, dientes (estas bacterias no están en los niños en los que no hay dientes todavía)
  • alimento para las bacterias, que se nutren de glucosa y en menor cantidad de la fructosa
  • tiempo para que esas bacterias metabolicen esos azúcares y los transformen en ácidos. Son los ácidos los verdaderamente responsables de atacar el esmalte.

Hay muchas mujeres que reciben consejos de destetar a sus hijos porque según les dicen, la leche materna puede producir caries ¿esto es cierto?

La leche materna por sí misma no produce caries. Pero si la leche se encuentra con restos de comida, de papilla, de galletas, de pan, ayudará a que los azúcares, incluidos los hidratos de carbono, se metabolicen y pasen a ser ácidos y ese ácido primero desmineraliza el esmalte, formando una mancha blanca a la que por desgracia los pediatras no suelen prestar atención alguna, y posteriormente y en poco tiempo, penetrando produciendo una pérdida del esmalte y de la dentina, descascarillando el diente en pocas semanas.

En una boca LIMPIA la leche materna no disminuye (ni aumenta) la acidez del medio bucal. Es más, en una boca limpia, la grasa de la leche forma una película sobre el esmalte que impide que las bacterias se adhieran.

El problema es que muchos niños maman a demanda y comen a demanda de la misma manera, y están constantemente picoteando, por tanto aumentando la exposición a azúcares que se verán potenciados por la leche.

Lo que hemos de conseguir es disminuir los factores de riesgo (frecuencia de alimentación, facilidad de acceso a azúcares e hidratos de carbono, que los alimentos no sean pegajosos) y aumentar los de protección comiendo alimentos duros, como pan de barra mejor que de molde, fruta y verdura fresca en vez de cocida, etc.

Cuando hablamos de lactancia prolongada este consejo se repite hasta la saciedad ¿está relacionada la lactancia prolongada con la caries?

No es cierto, no existe evidencia científica de que el amamantar a los bebés ni mucho ni poco pueda producir caries.

Lamentablemente en los estudios en los que se afirma esto sistemáticamente no se han tenido en cuenta factores de riesgo tales como uso de corticoides inhalados, calidad de la higiene dental, utilización de dentífricos, patología que altere la cantidad o calidad de la saliva, etc.

Por su, todavía, excepcionalidad, al investigador le suele llamar la atención que los niños «mayores» mamen (mayores de un año, que es mucho menos que la OMS considera que hay que amamantar a los bebés), y tanto les llama la atención este hecho que se pasan por alto factores descritos desde hace décadas.

El investigador, por otra parte, no suele diferenciar entre lactancia materna y lactancia artificial, siendo que la LA sí aumenta el riesgo de caries mientras que la LM ejerce un factor de protección. Meten a todos los niños en el mismo grupo, el de «lactantes».

[Tweet «La lactancia materna ejerce un factor de protección contra la caries. Irene Iglesias»]

Con estos errores metodológicos no es extraño llegar a conclusiones falsas.

Por otra parte los conocimientos sobre lactancia en el propio personal sanitario son muy bajos, y en el mundo académico sucede lo mismo. Por tanto durante los estudios curriculares no se atiende ni se explica ni se estudia la lactancia. El nivel de formación en esta materia es muy muy bajo.

¿Por qué muchos especialistas odontólogos piensan que la leche materna produce caries? ¿no deberían estar correctamente informados?

Por desgracia los profesores que enseñan en las facultades, salvo honrosas excepciones, tienen cero formación en lactancia materna. Y el que no sabe no puede enseñar.

Hoy por hoy muchas asesoras de lactancia e IBCLCs saben de patología de la boca mucho más que la inmensa mayoría de los dentistas, y de sus profesores.

¿Qué recomendaciones darías a una madre lactante para proteger la salud dental de su hijo?

Pues unas recomendaciones muy elementales. Primero de todo, recordar que el DENTISTA es el que sabe de salud bucodental. No es el pediatra, no es el enfermero.

  • Acudir a la primera cita al dentista antes del primer año de vida. Personalmente esta recomendación se me queda corta, y con mucha, mucha frecuencia, tengo en consulta niños menores de un año con caries. Así que seguiría el siguiente axioma : «0+0=1». «Una visita al dentista cuando sólo hay un diente da como resultado cero caries.»
    El dentista o higienista debe ENSEÑAR A CEPILLAR en la clínica a los padres. Es sorprendente la cantidad de adultos que se cepillan mal, que es imposible que sepan cómo queda su bebé limpio de verdad. Si es necesario se complementaría la higiene con hilo dental, para lo cual existen aplicadores en cualquier supermercado, muy fáciles de utilizar.
  • Cepillar los dientes con CEPILLO (el dedal o la gasa sirven para estimular pero no para limpiar) y dentífrico con 1000 ppm de flúor 2 veces al día.
  • Ante cualquier MANCHA en un diente, acudir al dentista. La inmensa mayoría son caries y cuando están en fase de mancha blanca se pueden detener.
  • Si hablamos de niños que ya caminan, precaución con los que afecten a los dientes. Siempre que un diente se lesione tras un golpe, haya movilidad o se haya roto, hay que ir AL DENTISTA (no al hospital, en el hospital, salvo que haya servicio de odontopediatría) no tienen ni los profesionales ni los medios para tratar traumatismos dentales, siendo necesario el control radiográfico periódico para valorar la evolución.
Y esta ha sido la entrevista sobre salud bucodental y caries (y su relación con la lactancia materna) ¿tienes alguna pregunta para Irene? puedes dejarla en los comentarios.

Fotografía Pixabay