Tipos de apego

La primera vez que se habló sobre el apego en los bebés y niños fue en el año 1950, cuando Jhon Bowly estableció la teoría del apego temprano (0-3 años) en la que se demostró que el apego es un comportamiento innato en los primates y en especial en los seres humanos, ya que aumenta las posibilidades de protección y supervivencia de los bebés y se basa en la proximidad física y el contacto entre la madre (o la figura de apego principal) y el bebé durante estos primeros meses o años.

Tiempo después, muchos otros autores han escrito sobre el apego, pero quiero destacar el experimento que realizó Mary Ainsworth en 1978 en el que se pudo determinar los diferentes tipos de apego.

Mary Ainsworth y sus colaboradores desarrollaron un test que denominaron “Test de la situación del extraño”, que consistía en detectar los modelos de reacción de los bebés de un año cuando su madre abandona la habitación en la que se encuentran.

Los cuatro tipos de apego que se descubrieron son los siguientes:

Apego seguro-autónomo

Cuando la mamá sale de la habitación el niño reacciona, se muestra inquieto y afectado cuando su madre no está y su exploración disminuye visiblemente.



Cuando la mamá vuelve se alegra claramente y se acerca a ella buscando el contacto físico durante unos instantes para luego continuar su conducta exploratoria habitual.

Apego inseguro-evitativo

El niño no reacciona aparentemente a la ausencia de su madre y continúa explorando los juguetes. Cuando la madre regresa, ésta también dirige más su interés hacia los juguetes que hacia el niño.

El niño parece tranquilo, pero en realidad está muy estresado con la ausencia de su madre y de hecho, numerosos estudios posteriores han constatado que su estrés continúa durante más tiempo que en el niño seguro. Sin embargo, el niño controla su expresión de sentimientos porque es como si intuyera que al expresarlos, sufre el rechazo.

Apego inseguro-ambivalente

El niño se muestra muy preocupado en ausencia de su madre, apenas explora los juguetes y controla a la madre aún antes de que se vaya de la habitación. Además, cuando su madre regresa no retoma el juego, porque vacila entre la irritación, la resistencia al contacto y las conductas de acercamiento.

Parece querer asegurar a toda costa una promixidad y una presencia de la que se siente inseguro.

Apego desorganizado-desorientado

El niño no reacciona ni a la separación ni a la reunion con su madre de forma coherente, porque parece congelado en una posición rígida aferrando a su madre y girando la cara sin mirarla.

Este último modelo parece estar más relacionado con diferentes transtornos de la personalidad.

¿qué me llama la atención?

Pues me choca mucho que los niños que tienen apego seguro y que se supone que tienen una relación sana de afecto con su madre son los que en nuestra sociedad denominaríamos más “enmadrados”. Es decir, cuando el bebé tiene un apego seguro con su madre, al quedarse sólo, cesa la exploración y muestra el nerviosismo natural que está sintiendo.

Sin embargo, el bebé con apego inseguro-evitativo, no muestra ninguna reacción negativa a la ausencia de su madre. Parece tranquilo y confiado, aunque por dentro está muy estresado y nervioso.

La mayoría de bebés que conozco que tienen este comportamiento (evitativo) son alabados por todos ¡qué bien que se queda tranquilo con cualquiera! ¡este niño es muy sociable! ¡es muy independiente! y sin embargo, estos bebés están sufriendo en silencio.

Por otra parte, según se explica en el libro “El niño abandonado” de Niels Peter Rygaard, estos modelos de comportamiento observados  a la edad de un año, persisten hasta la edad adulta en un 70% de los casos y parece que se traspasan de una generación a otra a través del comportamiento de apego de quienes cuidan al niño. Es decir, hago con mis hijos lo que hicieron conmigo porque es lo que conozco y con lo que me siento más seguro.

También quiero destacar que el apego seguro-autónomo lleva al niño a explorar y entusiasmarse con el entorno la mayor parte del tiempo, siempre que su madre esté cerca. Los otros modelos consumen tanto la atención y la energía del niño que deja la exploración a un lado para cubrir su necesidad de tener una base segura.

Si el niño tiene una base segura sobre la que posarse, si sabe que puede volver siempre que lo necesite a su “campamento base” y si sabe que su figura de apego está disponible para atender a sus necesidades, no tiene miedo de alejarse, explorar, aprender, desarrollar sus capacidades al máximo, equivocarse e incluso caerse.

2011-05-25T23:19:43+00:00 23 Comments

23 Comments

  1. Mamá (contra) mayo 26, 2011 at 1:40 am - Reply

    El día que llevé al niño a que lo valoraran en Atención Temprana, la chica lo cogió y se lo llevó de la habitación. Se fue con ella como si nada. Al volver, no sólo se fue directo hacia los juguetes nuevos que ya había visto antes, sino que pasó de largo a mi lado. No hizo caso de nadie en toda la sesión, no atendió a su nombre ni una sola vez, era como si no estuviera yo allí. Te puedes imaginar cómo salí de allí, tenía 15 meses… habrá a quien le parezca estupendo, yo me quedé fatal.

    Hoy, casi cinco meses después, mi hijo parece otro. Se aferra a mi como un mono, no quiere separarse, a veces tengo que pasar a las sesiones de AT porque me llama, paso y me enseñan los juegos y me hace participar, viene corriendo cuando me sale de la clase, me besa, me abraza… Es otro niño.

    Entiendo que para la sociedad mi hijo ha ido hacia atrás, pero tu y yo, y los demás que nos molestamos en informarnos, sabemos cuál es la realidad.

    • MamaLuciernaga septiembre 11, 2014 at 10:01 pm - Reply

      Me alegro mucho. Que sigais así de bien.

  2. pma mayo 26, 2011 at 1:52 am - Reply

    Ostras! entiendo cómo debiste sentirte el primer día…qué duro debió de ser!
    Sin embargo, ahora quiere involucrarte en todos los juegos, quiere que pases para saber que sigues ahí, te da mimos, besos y abrazos…tu hijo confia en ti, eres su base segura desde la que explorar.
    Felicidades guapa que tu niño está genial! y tiene muy claro eso de "dame un punto de apoyo y moveré la tierra" 🙂
    Muchos besos
    Pilar

  3. marta febrero 13, 2012 at 6:44 pm - Reply

    Leí este post cuando lo escirbiste, y hoy en cuanto he encendido el ordenador lo primero que he hecho es buscarlo y tras leerlo me he quedado de nuevo tranquila. Este sabado fuimos a la inauguracion de la casa de unos amigos. Mi hijo (ya casi 6 meses) era el unico bebe, aun nade tiene hijos. La verdad es que no estuvo del todo a gusto. Se durmió un rato pero el resto del tiempo quería estar unicamente conmigo, ni tan siquiera con su padre. Estaba mirando todo pero como si no se fiara. Y claro, la gente nos pregunto si no era sociable, si no le gustaba estar con abuelos o tios (aun ni se nos ha pasado por la cabeza cogernos un dia "sabatico"), si siempre queria estar conmigo…. Y yo me vine a casa un poco triste. A mi marido le dieron igual los comentarios, él esta convencido en la manera en la que lo estamos criando y a él eso ya le vale. Pero bueno, ya he leido tu post y me he quedado mas tranquila. Es un bebe que necesita a su madre en todo momento…y ya llegara el dia en que sea lo que a gente llama "sociable".

    • María RM julio 10, 2016 at 2:27 pm - Reply

      Y tanto que llegará el día en que se haga sociable! Mi hijo era así, hasta más o menos los 14 meses no le gustaba el contacto con desconocidos, a veces lloraba muchísimo cuando alguien en la calle se le acercaba mucho y le hablaba (y si le tocaban ni te cuento). Yo tenía que andar con ojo para evitar esas situaciones… Hoy día con 22 meses es más sociable y dulce que la mayoría de los niños, a veces siento pena cuando se acerca a otros niños en la calle y éstos últimos no le hacen caso… y eso que no va a guardería! Y es cariñosisímo con sus padres y abuelos… Es una dulzura.

  4. […] pueden parecer más dependientes que otros bebés, tal y como podemos ver en el artículo sobre los tipos de apego, a la larga, se convierten en niños independientes, autónomos, cariñosos y sin problemas serios […]

  5. Pilar Martinez marzo 22, 2012 at 11:55 am - Reply

    Hola Marta! por fin he encontrado tu comentario (que parece ser que no aparecía…) y es que estaba metido dentro de la carpeta de spam!! en fin, que he tenido algunos ataques masivos de spam ultimamente y a veces pasan cosas raras.
    Yo creo que tu hijo tiene un apego seguro contigo y es normal que en un ambiente desconocido con personas desconocidas no quiera estar con nadie que no seas tú ¿cómo nos sentiríamos nosotros, los adultos si nos llevaran de golpe a un territorio habitado por gigantes que nos hablan a gritos, que nos achuchan, que nos quieren coger y que se enfadan si no queremos que nos agobien? nosotros nos sentiríamos bastante asustados, así que imagina cómo se siente un bebé…

    El problema es que casi nadie es capaz de ponerse en el lugar de un niñño y mucho menos los que no tienen hijos, es por esto que tus amigos repiten las mismas cantinelas que están acostumbrados a escuchar sin plantearse si son verdad o no.

    Te repito lo que te comenté, creo que tu marido lo hace genial. Le entra por un oido y le sale por otro, cada uno que diga lo que quiera, pero tu hijo está estupendo, es un niño sano, querido y amado por sus papis 🙂 ¿qué más puedes pedir? bueno…ya lo se, puedes pedir que nadie opine sobre tu forma de criar pero eso me parece que va a ser imposible! jejeje

    Un beso y muchas gracias por comentar!
    Pilar Martínez

  6. rocío cano abril 6, 2012 at 2:07 am - Reply

    Acabo de leer tu post y me parece muy interesante. Mi duda es que tengo un bebé de 8 meses al que le doy la teta y con el que colechamos. Resulta que mi niño cada vez necesita más y más sentirme cerca, hasta cuando me ducho o cuando voy al baño y lo dejo con su padre o su hermana (que tiene 15 años), a veces lo pasa realmente mal. A mí no me preocupa demasiado, pero quiero comprobar que sea sano y no es que tenga algún problema. De noche me tiene que sentir también porque si me levanto para ir al baño llora desconsoladamente hasta que vuelvo.
    Efectivamente él puede estar con cualquiera mientras me tenga cerca y me vea. Si ve que me alejo lo pasa mal y cuando me vuelve a ver sólo quiere estar conmigo. Por otro lado, puede hasta calmarse y dejar de llorar cuando está jugando con otra persona sin verme, pero en cuanto aparezco en su ángulo de visión vuelve a llorar y sólo quiere conmigo.
    Igualmente pasa con el pecho: cada día noto que quiere más y más teta. No quiere casi otra comida; es más, ya me va quitando la ropa para que le dé el pecho. ajjaja, No sé si ambas cosas tienen relación. Gracias de antemano

  7. Monica abril 7, 2012 at 2:30 am - Reply

    Qué dudas me genera este post. Yo que creía que mi hija (18 meses) estaba siendo bien criada y ahora dudo de todo.
    Hoy ha tenido una rabieta y me giraba la cara, no quería estar conmigo, ni que le hablara, pero quería teta.
    No tengo claro qué tipo de apego tiene. Pasó una época que quería estar conmigo sólo y rehusaba desconocidos pero ahora no.
    Cuando tengo que irme de casa sin ella me lanza un beso, me dice adiós y casi me echa de casa (se queda con papá o la abuela).
    Cuando llego no viene corriendo a verme ni a besarme ni a que la coja.
    Por la calle cuando camina no quiere que la coja la mano.
    Yo no la he dejado llorar en la cuna nunca. Siempre que ha reclamado la hemos atendido cuanto antes, yo o su padre, y seguimos haciéndolo.
    Tengo miedo de haber fallado en algún punto del camino y que ahora no reclame todo lo que le gustaría porque sin darme cuenta la haya hecho sentirse mal, miradas, gestos, alguna riña,…
    Como puedo enderezarme? Veo que hay una mamá que parece haber seguido alguna terapia, cuál?
    Dios, cuántas dudas de cómo lo estoy haciendo!
    Gracias.

  8. Pilar Martinez abril 8, 2012 at 11:55 am - Reply

    Rocío, lo que le pasa a tu bebé es completamente normal. Tiene 8 meses y está empezando a sufrir la angustia por separación. Él no sabe que vas a volver cuando te pierde de vista y piensa que te has ido para siempre. Por otra parte, su instinto le dice que debe estar junto a ti para estar seguro, por eso cuando te ve, aunque esté con otra persona, te reclama llorando…
    Paciencia, esta etapa puede ser dura, pero es importante para su salud emocional en el futuro.

    Mónica, la forma de reaccionar con una rabieta es diferente en cada niño. Los hay que necesitan ser abrazados y contenidos y los hay que no quieren ningún contacto físico…no te agobies por eso. Tú respetas a tu hija y la dejas desahogarse a su forma…y ella apreciará el gesto, seguro.

    Si has acompañado a tu hija desde que nació, la has atendido cuando te ha reclamado y has respetado sus demandas, no tienes por qué pensar que tiene un apego inseguro.
    ¿desde cuando te vas a trabajar y la dejas con la abuela o el papá? quizás simplemente ya está acostumbrada a la situación, confia en ti y sabe que volverás…no tienes por qué dudar de ti.
    No creo que por una riña esporádica puedas haber creado problemas de apego en tu hija…eso más bien se produce por una situación repetida en el tiempo.
    En cualquier caso, si sigues con dudas, siempre puedes consultar con un psicólogo infantil que conozca la teoría del apego.

    Un beso!!

  9. Daniserluz agosto 6, 2012 at 4:23 pm - Reply

    Hola: me gustaría compartir con respeto mi opinion. Soy psicologa y tengo conocimiento acerca de los tipos de apego, pero quiero saber cual es la fuente bibliográfica de este articulo ya que me parece que tiene información errada. El apego seguro es tal como dice su nombre: seguridad; por lo tanto, un bebe con apego seguro, no se angustiaría si su madre no lo toma ni rechazaría el contacto con otras personas, sino que tendría autoestima y se mostraría seguro ante el contacto con el mundo exterior. El apego seguro crea autoestima, y los bebes con autoestima son confiados y sociables. Un bebé más sociable muestra una mejor autoestima, se libera de temores y tolera con facilidad  las diferencias  observadas en torno a sus relaciones sociales con otros bebés.
    Por eso no me parece bien que aquí se exponga que un bebe sociable tenga un apego inseguro, ya que no es asi,
    Un abrazo.

    .

    • Pilar Martinez agosto 7, 2012 at 3:45 am - Reply

      Hola Daniserluz,
      Este artículo tiene varias referencias bibliográficas: la teoría del apego de Bowly, los trabajos de Mary Ainsworth y el libro "El niño abandonado" de Niels Peter Rygaard.
      Ciertamente estoy en desacuerdo contigo y sí opino como estos tres autores que te he comentado. Un niño con apego seguro puede rechazar el contacto con otras personas y si sufre cuando se separa de su madre.
      Eso no quiere decir que no sea un niño sociable. Seguramente si su madre está presente será super sociable y simpático, pero sin su madre (o su persona de apego) es probable que se muestre incómodo y que llore.
      En lo que si estoy de acuerdo contigo es que un bebé con apego seguro tiene mucha más confianza en si mismo.
      Un saludo y gracias por aportar tu opinión.

      • Pia julio 19, 2013 at 10:25 pm - Reply

        Estoy leyendo el artículo y los post y que cierto y bien dicho todo. Yo sólo soy una mamá muy informada y todo lo que expones se repite en muchaaaaa bibliografia, me extraña que alguien cuestione eso. Saludos desde Chile

  10. Solomillito de Rana septiembre 24, 2012 at 7:58 pm - Reply

    Bajo mi humilde opinión (soy maestra de infantil) tanto Daniserluz como Pilar tienen razón.

    Como dice Daniserluz, un bebé de menos de 3-4 meses o de más de 18, no se angustia tanto si su madre sale de casa, por ejemplo, o lo deja con otras personas.

    ¿Por qué? Porque cuando es muy pequeño está demasiado ligado a sus necesidades fisiológicas (y, para él, la satisfacción de éstas es lo primordial) y, cuando es más mayor, ya SABE que su mamá volverá (lo ha podido constatar un sinfín de veces), por lo que también se queda tranquilo.

    Por si os apetece: http://solomillito.blogspot.com.es/2012/07/el-ape

    • Pilar Martinez octubre 18, 2012 at 2:56 pm - Reply

      Gracias por tu aportación Solomillito de Rana,
      En realidad un bebé pequeño está muy ligado a sus necesidades fisiológicas, pero el contacto físico con su figura de apego es una de ellas. Hay muchos experimentos que demuestran que los niveles de cortisol suben muchísimo en los bebes cuando están separados de sus madres (o su figura de apego, sea cual sea) y este nivel elevado permanece durante varias horas, aunque su madre haya vuelto.

      Sin embargo es cierto que cuando son más mayorcitos ya saben que su mami volverá, lo que no quiere decir que se quede tranquilo…eso depende de cada niño.
      En cualquier caso, el debate me parece super interesante!
      Un abrazo

  11. Myrhiam octubre 10, 2012 at 3:10 pm - Reply

    Hola Pilar,

    Pues leyendo todo esto y los comentarios tengo mucho miedo. Verás, voy a dar a luz y en la baja de maternidad tengo que trabajar dos horas todos los días… ¿Esto va a influir en que el apego de mi bebé no sea seguro? Estoy un poco asustadaaa

    Saludos

    • Pilar Martinez octubre 11, 2012 at 1:14 pm - Reply

      Hola Myrhiam,
      no te asustes, dos horas al día no suponen nada grave porque tienes el resto (22 horas) para compensarlo. Es una pena que tengas que trabajar en tu baja de maternidad, pero al menos no es mucho tiempo. Durante el resto del día disfruta de tu bebé, abrazalo, no le niegues a tu hijo los brazos, por mucho que te digan que lo vas a malcriar, báñate con él, incluso duerme con él si puedes 🙂
      Un abrazo

  12. Fernanda abril 9, 2013 at 11:11 pm - Reply

    Hola Pilar. Como siempre, muy interesantes tus post. Quería preguntarte a qué edad aproximada se refieren las distintas clasificaciones de apego. Mi beba tiene 4 meses…hasta ahora por lo que parece, tiene un apego seguro… es muy dificil luchar contra toda la gente que te critica porque no se queda con nadie más que con la mamá…

  13. Njgelvis junio 26, 2013 at 7:30 pm - Reply

    hola! Quisiera plantear mi situación tengo una niña de 21 meses. Me comentan las profesoras de su escuela que no le gusta estar rodeada de muchos niños. Se pone a llorar y desea que la acuesten en su cuna o en el coche. Ella es hija unica, y en casa no hay mas niños. A excepción de una prima que juega con ella de vez en cuando. Que puedo hacer para que ella cambie su actitud hacia los otros niños? Gracias!!

  14. maria enero 31, 2014 at 8:06 am - Reply

    TEngo una hija de un año que no extraña a nadie. Siempre está sonriente y sí explora por toda la casa. Le dí pecho hasta los 7 meses pero me incorporé a trabajar en el quinto mes y tengo un trabajo my intenso, llego tarde y con viajes entre semana (no todas). Su padre le está cuidando pero tampoco muestra un gran apego hacia él. Le da igual quien llegue que se quiere ir con cualquiera. A mí siempre me pareció extraño el comportamiento y mi familia me dice que con la suerte que tengo quiero complicarme la vida con cosas irreales.
    Cuando llego a casa no muestra una gran alegría en los primeros minutos,luego me va siguiendo por la casa. Ahora cuando se duerme se despierta a la hora, yo creo que empieza a tener pesadillas y quiere estar con nosotros.
    Me gustaría que me dijeras en tu opinión qué le pasa a mi hija porque en teoría es una niña feliz, sonriente que siempre está contenta y jugueteando.

  15. Ixchel agosto 31, 2016 at 2:14 am - Reply

    Hola mi niño de 14 meses se va con quien sea y es feliz. Cuando regresó no me busca si lo cargo se alegra. Tiene apego inseguro decorativo. Ni se da cuenta que me voy pero tampoco me rechaza cuando regresó. Yo diría que confía en todos y está bien siempre y cuando halla alguien. Si no entonces si llora pero igual se calma con quien sea. Que opinan.

  16. lola diciembre 8, 2016 at 2:33 am - Reply

    Hola Pilar, hola a todas las mamás que desean vivir su maternidad en paz, y de paso un saludo tambien a todas las suegras, y a las cuñadas, y vecinas, y amigas, y todas aquellas personas que no creen en la capacidad de una madre para cuidar a su bebe…
    En realidad no sé por donde empezar, ni cómo empezar, ni siquiera sé si este es el momento oportuno y el lugar adecuado para manifestar mi temor y desánimo en mi intento desesperado por disfrutar de mi reciente estrenada maternidad…
    Estoy agotada, inmersa en una asfixia emocional que no me deja ser la mamá de mis sueños… demasiadas interferencias, demasiados juicios, demasiadas criticas que me persiguen cada dia, y que paso horas y horas intentando borrar de mi mente, horas que pierdo yo y se pierde mi bebe, 4 meses y medio con la sensacion de que no estoy con mi pequeño, estoy sin estar, y es que luchar contra todo eso es como luchar contra el mar… Practicamos colecho, el papa y yo tenemos la misma manera de entender la crianza, porteo a mi bebe, con bandolera o mochila, delante o en la espalda y eso les molesta a todos mucho, pero que mucho… Por qué existe esa especie de panico colectivo, terror generalizado de que una mamá tenga contacto con su bebe, por qué?
    Por qué todo el mundo esta obsesionado con coger en brazos a bebés que no son suyos? Por qué? Jamas he deseado coger un bebé ajeno, ni tocarlo, con verlo he tenido mas que suficiente…
    Mi suegra obsesionada con que lo tengo que dejar al carro, menos cuando lo coge ella claro, que se lo deja a mi cuñada si es que ella no me lo ha arrancado antes de mis brazos y que lo quiere dormir, que se lo pasa a mi suegra de nuevo que se lo quiere pasar a su nieta, y otra vez a mi cuñada, y asi sucesivamente, como si mi bebe fuera una pelota, de herodes a pilatos toda una tarde entera… El bebe acaba estresado, y no para de quejarse, hace pucheros, a lo que mi suegra le dice ” pareces maria pulgas, que no es para tanto hombre!” lo cojo para darle pecho, y mi suegra se le acerca al oido para decirle q eso es un “mal vicio”… Es necesario todo eso? Me pregunto, hasta donde es capaz de llegar el egoismo de las personas, que son capaces de hacer caso omiso al malestar de un bebe para saciar el vacío de sus carencias emocionales? El bebe hace pucheros y cuando vuelve a mi se le pasa enseguida, y eso tambien molesta…
    Por qué se ningunea tanto a las mamás? Se las deja en un rincón, como si fueran un tapon de corcho, que ni siente ni padece?…
    Y me siento mal, muy mal, por no ser capaz de anteponer el bienestar de mi bebe (que no para de quejarse) a tener que quedar bien para no entrar en conflicto… Es como si no supiera defender a mi bebe, como si fuera una loba con sobredosis de anestesia, con esa sonrisa estupida de bienqueda, y me doy asco, y no me soporto… Porque una mama tiene que entender a todo el mundo (es normal q lo quieran coger mujer…) y todo el mundo nunca entiende a la mama (eres una exajerada, chica q no es para tanto…)
    A veces tengo la sensacion de que si pudieran hacernos desaparecer y quedarse con el bebe lo harian sin dudarlo, es como si las mamás molestaramos…
    Como lidiar con todo eso? A veces creo q soy una cobarde, y temo q si me lo toquetean tanto no consiga un apego seguro…
    Gracias por leerme y disculpad el tostón…

  17. Barbara abril 21, 2017 at 5:27 am - Reply

    Hola buenas noches! Tengo a mi bebe de 11 meses a quien amamanto y colechamos. Estoy preocupada porque hay días en que me siento muy agobiada ya que el solo quiere estar encima mio. No le importa jugar con nada ni nadie sino estar a upa mio. Si yo estoy,no va con nadie mas. Si no estoy, se queda tranquilo ,uuega y sociabiliza ….si aparezco se termina toda la historia con el entorno y vuelve a mis brazos desesperado. Esto está bien? Es normal ? Hace unos meses pensé que era pasajero por la angustia del 8vo. Pero ya van varios meses igual… gracias!

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies