Con el calor que hace ahora mismo en España no parece muy apropiado escribir sobre la Navidad y sobre Papá Noel…pero es que quería contaros la conversación que hemos mantenido mi hija mayor y yo durante la comida de hoy.

Mi hija Pilar es una niña super racional, necesita entenderlo todo a fondo. No le sirven las explicaciones simples que algunos otros niños aceptan, ella tiene que conocer los detalles de las cosas y le encanta preguntar y preguntar….hasta que te pilla 🙂

Tanto mi marido como yo,pensamos que, aunque no hay que explicarle las cosas antes de tiempo, si nos pregunta directamente le debemos contar la verdad sobre cualquier cosa. Con un lenguaje adaptado a su edad y en el que nos entienda, pero sin mentirijillas ni fantasías ni nada de eso. Primero porque en mi casa no mentimos y segundo porque cuando ella pregunta algo, es porque lleva pensando en el tema bastante tiempo y pensamos que se merece la respuesta verdadera.

Y así sin parar de preguntar ya ha averiguado muchísimas cosas que otras niñas de su edad ni se cuestionan:  por donde nacen los bebés y lo más importante ¿cómo entra el bebé en la tripa de mamá?, quién es de verdad el ratoncito Pérez, por qué otras mamás pegan a sus hijos, ¿qué es la mestruación y para qué sirve?…

El tema de los regalos de Navidad (Papá Noel y los Reyes Magos) era casi el único reducto de fantasía que le quedaba por descubrir, aunque y lleva preguntando sobre el tema bastante tiempo, siempre habíamos podido salir ilesos sin mentirle.

Hace un mes me preguntó «Mamá ¿Papá Noel existe?» y yo le pregunté «¿Tú qué crees?» y ya se lió a contarme su opinión sobre la imposibilidad de que Papa Noel pueda llegar a todas las casas del mundo en una noche…etc, etc y después nos llamaron por teléfono y la cosa quedó ahí.

Pero hoy mientras estábamos comiendo (y su papá no estaba, así que me encontraba sola ante el peligro jeje) me ha preguntado lo mismo, así de directo.

Obviamente le he explicado la verdad, que en realidad los papis compran los regalos para los niños, que es una manera de dar más ilusión a la celebración de la navidad y del solsticio de invierno, que muchas culturas tienen figuras similares que teóricamente dan regalos: San Nicolás, Santa Claus, Los Reyes Magos…

Le ha encantado saber la verdad. No se ha sentido triste ni decepcionada ni nada de eso…¡todo lo contrario! está feliz por haber desentrañado un misterio que no lograba descifrar.

Me ha preguntado ¿quién envolvió los regalos? ¿quien movió la mesa para poner los regalos en nuestro salón? ¿y os levantasteis de noche mientras mi hermana y yo estábamos durmiendo para colocarlo todo? ¿y quién se comió el turrón y se bebió la leche? ¿y mi carta a los reyes la tienes tú? ¿y los demás niños no lo saben? y docenas de preguntas similares…¡es incansable! jeje

Así que en mi casa ya sabemos la verdad sobre todo…y tambien sabemos que es un secreto y que no se debe decir a ningún otro niño porque contar este secreto es una tarea que corresponde a los papás y mamás (igual que los regalos) y yo tengo que admitir que prefiero que lo sepa y haberme quitado esta presión de encima.

¿y vosotros? ¿ya habéis contado toda la verdad sobre Papa Noel y los Reyes Magos?