Estoy desbordada y no siento que sea buena madre

imagen_la_psicologa_responde

Hoy es viernes así que toca publicar una nueva consulta que será respondida por una de mis colaboradoras expertas.

Las consultas se reciben por correo electrónico (maternidadcontinuum@gmail.com) y se van respondiendo por orden de llegada. Debido al volumen de preguntas que recibo, a veces tardamos bastante en responder, así que desde ya, pido disculpas por el retraso.

NOTA: si tu consulta es de sueño infantil, puedes revisar el post con las mejores consultas de sueño infantil respondidas por las expertas de Maternidad Continuum

Hoy responde la Consulta Vanesa Burguillo y así se presenta ella misma:

Soy Vanesa Burguillo. Soy Psicóloga y Terapeuta Ocupacional. Mi vida laboral siempre ha estado ligada a la infancia y la discapacidad. He trabajado en diferentes proyectos como Monitora y Coordinadora de Ocio y Tiempo Libre, Preparadora Laboral, Orientadora Laboral, Maestra en PCPI…

Esta actividad la he compatibilizado con otra de mis pasiones, la formación. Soy cofundadora de la Escuela de Ocio y Tiempo Libre ZAPE donde en este momento ejerzo como  Directora y Formadora, formando a futuros Monitores de Ocio y Tiempo Libre.

Pero,  por encima de todo, soy mamá de dos niñas de 3 años y 8 meses y de otros 3 peques que decidieron no  quedarse mucho tiempo con nosotros. Y mi maternidad, que ha supuesto una revolución interior y un cambio en mi forma de concebir la crianza y la educación,  me  lleva, entre otros, a formarme, en diferentes espacios, en el acompañamiento respetuoso del crecimiento de lxs niñxs, y estar formándome, actualmente, como Asesora de Porteo “De Monitos y Risas”.

Consulta

Buenas tardes,

Le escribo desde Argentina a raíz de haber leído una publicación online en www.maternidadcontinuum.com. Tengo un problema muy común a la maternidad y es la cuestion de que no logro que Dharma, mi hija de 4 años y medio, me haga caso.

Hay días en los que ella es un amor, cariñosa, colaborativa, cortés… Y hay días en que realmente se convierte en un animalito que no comprende palabras y he tenido que llegar a darle “chirlos” para conseguir que ella me preste atención y me haga caso. El problema más frecuente que tenemos es que no quiere comer al mediodía, si no le haces milanesas con puré no quiere comer, prácticamente.. y ya el resto del día en casa queda alienado cuando tenemos esos episodios.

Otra cuestión de relevancia es que soy madre soltera y aun convivo con mis padres por una cuestión de complicación económica. La personalidad de mi madre es un tanto particular porque es una señora muy atenciosa y diligente pero tiene un personalidad muy controladora y castrante por lo que ejerce mucha influencia sobre la niña. Ella tiene mayormente métodos autoritarios para imponerse, a la vez que ha logrado vincularse tan íntimamente con la niña (a través del juego y de la permisividad con dulces, caramelos y otras comidas compuestas de harinas y dulces para obtener las voluntades de la nena) que utiliza la manipulación emocional del tipo: “Si vos no haces tal cosa yo me voy a enfermar”, o “Vos queres que yo me muera?” (cuando se porta mal). Veo que este tipo de actitudes dejan marca en mi hija, que tiene una sensibilidad extraordinaria a la emocionalidad de las personas, porque en ocasiones, por la noche, a la hora de dormir se pone a llorar diciendo que quiere dormir con la abuela para cuidarla de que no le pase nada.

No se como revetir o catalizar esas ansiedades que brotan en ella a raíz de este tipo de vinculo que esta teniendo. No tengo la posibilidad de mudarme, por el momento, aunque estoy construyendo mi casa con mi pareja y, con viento a favor supongo que a fines del 2016 podré irme, pero cómo hago para que mi hija esté mejor entretanto?

Yo por mi parte, no tengo grandes dotes de madre, o al menos no lo siento así, solamente trato de ser considerada con mi hija, propiciarle ambientes sanos, entender de que es un individuo en formación y tratando de comprender sus necesidades y tratar de contenerla y apoyarla dentro de mis posibilidades humanas. No soy buena para jugar con ella, ni soy creativa en ello. Soy una persona que mas bien siempre fui introvertida (ya se lo imaginara sabiendo el tipo de madre que tengo), me gusta la intimidad de mis espacios, la lectura científica psicológica, entre otras, la tranquilidad, la armonía, y soy bastante paciente y tengo una vida emocional bastante consciente. Soy autocritica y analítica pero en este caso de maternidad no se en qué estoy fallando o qué es lo que me esta faltando para lograr la estabilidad emocional frente a este tipo de situaciones. Me siento desbordada y a veces siento la maternidad como un castigo, y se que eso no debería ser así pero no se como hacer para no sentirme así si muchas de las cosas que suceden me causan frustración, desilusión e impotencia.

Agradezco su lectura del caso y espero respuesta.

Desde ya mi mas grande gratitud para con su punto de vista.

Saludos cordiales desde Argentina

Respuesta

Querida amiga,

Lo primero de todo decirte que, para tu hija Dharma, TÚ ERES LA MEJOR MADRE DEL MUNDO.

Porque eres tú quien más la quiere y te preocupas por ella, como demuestras con tu escrito; y eso es lo que principalmente necesita cualquier peque.

Cada unx de nosotrxs tenemos unas cualidades, unos valores y unas experiencias que nos determinan en cómo nos enfrentamos a nuestra maternidad/paternidad, pero no por ello somos mejores o peores padres/madres. Y, a veces, la maternidad / paternidad se hace difícil.

[Tweet “En la época en que vivimos, la crianza suele ser en soledad y esto nos sobrepasa.”]

En la época en que vivimos, la crianza suele ser en soledad, con pocos apoyos y sin haber podido observar o tener experiencias de maternaje cercanas. Es por esto que, en muchas ocasiones, la idea que tenemos de ser madre o padre, o de cómo es un bebé, o un/una peque algo más grandecito, no coincide con lo que realmente es. Esto nos sobrepasa, nos frustra, desilusiona. Nos hace sentirnos mal, nos sentimos juzgados y nos juzgamos, y, como tú comentas, nos lleva a pensar que no somos buenxs padres/madres.

Nuestras experiencias de la infancia a veces también chocan con lo que nosotrxs queremos transmitir a nuestrxs peques, pero es la experiencia que tenemos y la que a veces nos sale casi automáticamente, por lo que nos supone gran esfuerzo cambiarlo.

Así que todo se complica. Tus sentimientos y emociones son consecuencia de todo esto, y son difíciles de gestionar en soledad. Te animo a que, si puedes, y te apetece, compartas tu crianza con otrxs padres/madres, que busques un espacio donde compartir tu malestar, tus vivencias…

[pullquote]Te animo a que, si puedes, y te apetece, compartas tu crianza con otrxs padres/madres, que busques un espacio donde compartir tu malestar, tus vivencias…[/pullquote]

Puede ser quizá un grupo de lactancia, una escuela de padres, un grupo de crianza… Incluso on line puedes encontrar grupos donde compartir experiencias. Sentirse arropado, y sentir que lo que vivimos es habitual, y acoger todo esto es esencial. Si nosotras no estamos bien, difícilmente podemos transmitir bienestar a nuestrxs peques. 

Con respecto a uno de los temas que te preocupa, la obediencia de tu hija, te remito a una consulta acerca del tema que respondí a otra mamá y que creo que responde también a las situaciones que vives: Mi bebé de un año no me obedece.

Y respecto a la relación que tienen tu madre y tu hija es importante que hables con tu hija acerca del malestar que sufre, que le comentes también tu parecer con franqueza, que le digas que su abuela utiliza esas expresiones como forma de expresar que algo no le gusta, o que es su forma de comunicarse, pero que no es cierto que vaya a enfermar.

O, de igual forma, habla con ella todo lo que tú sientas que necesites comentarle, que te chirría o que sabes que es chantaje. También es cierto que somos exhaustivos con los límites y normas que imponemos e inculcamos a lxs peques, pero, en general, nos cuesta poner límites a otras personas adultas.

[Tweet “Somos más exhaustivos poniendo límites a los peques que con personas adultas”]

Quizá sería bueno también que pudieses hablar con tu madre de esto, de cómo tú sientes que la niña lo vive, o cómo te gustaría a ti que fuese. Siempre desde tu punto de vista, desde lo que tú piensas o las emociones que a ti te producen ciertos comentarios o situaciones (cuanto más concretes, mejor) sin acusaciones, sin reproches… Estoy segura de que tu madre, al igual que tú, solo quiere lo mejor para tu hija y todo lo que hace lo hace como mejor sabe o cree que es lo mejor para su nieta.

Espero que te sirva lo que te comento. Estoy segura de que lo estás haciendo fenomenal.

Enhorabuena

2016-04-29T09:35:19+00:00 0 Comments

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies