Mi hija de tres años ha cambiado, ahora se enfada mucho y antes no lo hacía

imagen_la_psicologa_responde

Hoy es viernes así que toca publicar una nueva consulta que será respondida por una de mis colaboradoras expertas.

Las consultas se reciben por correo electrónico (maternidadcontinuum@gmail.com) y se van respondiendo por orden de llegada. Debido al volumen de preguntas que recibo, a veces tardamos bastante en responder, así que desde ya, pido disculpas por el retraso.

NOTA: si tu consulta es de sueño infantil, puedes revisar el post con las mejores consultas de sueño infantil respondidas por las expertas de Maternidad Continuum.

Hoy responde la Consulta Vanesa Burguillo y así se presenta ella misma:

Soy Vanesa Burguillo. Soy Psicóloga y Terapeuta Ocupacional. Mi vida laboral siempre ha estado ligada a la infancia y la discapacidad. He trabajado en diferentes proyectos como Monitora y Coordinadora de Ocio y Tiempo Libre, Preparadora Laboral, Orientadora Laboral, Maestra en PCPI…

Esta actividad la he compatibilizado con otra de mis pasiones, la formación. Soy cofundadora de la Escuela de Ocio y Tiempo Libre ZAPE donde en este momento ejerzo como  Directora y Formadora, formando a futuros Monitores de Ocio y Tiempo Libre.

Pero,  por encima de todo, soy mamá de dos niñas de 3 años y 8 meses y de otros 3 peques que decidieron no  quedarse mucho tiempo con nosotros. Y mi maternidad, que ha supuesto una revolución interior y un cambio en mi forma de concebir la crianza y la educación,  me  lleva, entre otros, a formarme, en diferentes espacios, en el acompañamiento respetuoso del crecimiento de lxs niñxs, y esta formada como Asesora de Porteo “De Monitos y Risas”.

Consulta

Buenas tardes,

Leo vuestro blog desde que me quedé embarazada de mi pequeña, por eso estoy segura de que nadie mejor que vosotros podrá darnos una opinión acertada sobre un tema que nos tiene muy preocupados desde hace varias semanas.

Nuestra hija acaba de cumplir 3 años, es una niña muy activa, inteligente, y hasta hace varias semanas, inmensamente feliz.

A día de hoy seguimos practicando colecho, nunca le hemos pegado ni castigado, le acompañamos con toneladas de respeto y amor, y hasta hace a penas unos meses aún tomaba el pecho a demanda. Nuestras jornadas están llenas de juegos, cuentos, canciones, deporte, paseos, etc… Por todo esto no entendemos por qué a cambiado tanto su actitud y su estado de ánimo:

Últimamente siempre se despierta de su siesta llorando desconsoladamente, y puede permanecer en ese estado hasta una hora, sin que nada pueda calmarle, cuando antes una caricia, un abrazo o un beso eran suficientes para sofocar cualquier llanto.

Durante el día llora muchas veces, sin que comprendamos el motivo, se cabrea por nimiedades y pierde el control, algo completamente nuevo en ella.

Sus siestas son muchísimo más largas, llegando a veces a no querer despertarse ni para cenar.

Cuando voy a recogerla a casa de su abuela después del trabajo ya no grita de alegria, ni me besa ni abraza como solía, ni tan siquiera me mira (en realidad lo hace, pero por el rabillo del ojo, como si no quisiera que me diera cuenta), me ignora y rechaza.

Se han dado una serie de cambios en nuestras vidas, pero no sabemos si alguno de ellos -o la combinación de todos ellos- tiene algo que ver con su tristeza.

Hasta el pasado Octubre, papá y mamá teníamos turnos de trabajo opuestos, para que siempre estuviera con alguno de los dos. Pero llegados a ese punto decidimos trabajar los dos de mañana para poder empezar a hacer vida en familia por las tardes. A partir de ese momento su abuela se encarga de ella por las mañanas, y aunque no estamos de acuerdo con algunas cosas (demasiada televisión, azúcar, chantajes… hemos intentado hablar con ella, pero es difícil que la gente mayor cambie su visión de la crianza) la niña la quiere mucho y le gusta su compañía.

Como digo, llevamos con esta rutina desde hace 7 meses, pero la nena empezó a cambiar hace 2 semanas.

Quedé embarazada, y al verme obligada a tomar cariban (no compatible) y sufrir agitación del amamantamiento, tuve que ir espaciando las tomas hasta que ella empezó a dejar de pedir la teta hace aproximadamente 3 meses.

Con respecto a mi embarazo, parece que lo lleva muy bien: constantemente me besa y acaricia la barriga, habla con su hermanito y le dice que crezca mucho porque tiene muchas ganas de que salga. Es como si su enfado conmigo no se extendiese a mi barriga.

Espero que podáis darnos una opinión que nos guie un poco, porque estamos realmente perdidos y asustados. No sabemos si es tan sólo una etapa que debemos afrontar con cariño y paciencia, o si realmente le está sucediendo algo malo a nuestra pequeña.

Disculpen la extensión de la consulta y muchas gracias de antemano.

Afectuosamente,

Respuesta

Querida amiga,

En primer lugar darte la enhorabuena por esa crianza de la peque, llena de amor , de respeto y de preocupación por su desarrollo tal y como trasmites en tu consulta. Tu hija tiene a la mejor madre que puede tener.

[pullquote]

Las rabietas son totalmente normales y necesarias en el desarrollo de lxs peques. Suelen darse a partir de los 2 años, aunque hay niñxs que empiezan antes y otrxs que lo hacen después, y pueden durar varios años.

[/pullquote]

Por lo que leo parece que tu peque está teniendo rabietas, enfados por cosas que para nosotros carecen de importancia, explosiones de ira, negativas a propuestas o a cumplir reglas previamente establecidas y aceptadas… Las rabietas son totalmente normales y necesarias en el desarrollo de lxs peques. Suelen darse a partir de los 2 años, aunque hay niñxs que empiezan antes y otrxs que lo hacen después, y pueden durar varios años.

Como te comento las rabietas forman parte de la evolución. Se producen en el momento en que el/la peque necesita autoafirmarse, demostrar su independencia de lxs adultos; y esto lo hacen negando al otro, diciendo NO con una frecuencia que, en muchas ocasiones, nos sobrepasa a lxs adultos. Y son también la forma de expresar enfado, malestar… porque no conocen, ni pueden gestionar estas emociones de otra manera.

Tu hija ha sufrido varios cambios en los últimos meses y esto podría ser parte de ese malestar que manifiesta con las rabietas, a pesar de que no haya sido una respuesta inmediata al cambio, sino unos meses después, cuando ya los cambios están consolidados. La gestión de las rabietas es la que estáis siguiendo en todo su desarrollo: mucha comprensión, cercanía, respeto a sus emociones y acompañamiento de éstas… Te animo también a que hables mucho con ella, no solo en el momento de la rabieta, que quizá es un momento donde ella rechace esto, sino durante todo el día.

[Tweet “La gestión de las rabietas se hace con comprensión, respeto a sus emociones y acompañamiento “]

Que le anticipes los acontecimientos del día a día, que le hagas ver las ventajas de estar juntos los tres por la tarde, que le comentes que la echas de menos en el trabajo pero que es necesario, que la vayas anticipando la llegada del bebé… y sobre todo que también ella tenga espacio, con calma, para poder ir expresando sus emociones.

Espero haberte ayudado. Mucho ánimo y paciencia, lo estás haciendo muy bien.

Vanesa

2016-07-01T09:00:09+00:00 0 Comments

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies