En mi casa SI hay normas

Cada vez que comento o escribo algún artículo donde se habla de respetar a los niños, empatizar con ellos, entender sus motivos, tratarlos con el respeto que se merecen como personas, etc. salen algunas voces que dicen que “no hay que dejar a los niños hacer lo que quieran” “estos padres tan modernos que respetan a sus hijos y crían animalitos” “los niños necesitan límites” y si no me creéis, podéis entrar a ver los comentarios del post: ¿Por qué no hay que obligar a los niños a dar besos?.

Lo he dicho muchas veces y lo repito de nuevo: la crianza respetuosa no es sinónimo de crianza permisiva. En mi casa también hay normas, seguramente no las mismas que en otras casas y seguramente muchas menos que en otras casas, pero las hay.

De hecho, pienso que la crianza consciente y desde el amor es más cansada y complicada que la “tradicional” basada en premios y castigos porque requiere más paciencia, explicar más las cosas, más empatía (cosa que nos falta a muchos adultos), más confianza en nuestros hijos de que sabrán hacerlo (cosa que también nos falta), más autoconocimiento para mejorar las cosas que fallan de nosotros, más cambios en nuestra vida para ser un ejemplo a seguir, más críticas externas…

Si os pica la curiosidad os cuento algunas:

No se pega, ni se grita, ni se insulta

Pero no lo hace nadie. Mis hijas no pueden hacerlo pero nosotros tampoco. Si yo quiero que mis hijas entiendan el mensaje y no se comporten de forma agresiva, tampoco puedo hacerlo yo.

Si quiero que mis hijas no peguen no puedo explicárselo pegándoles. Si quiero que no griten, no puedo gritarles yo.

Es decir, en mi casa no vale eso de “haz lo que yo digo pero no lo que yo hago”.

Dentro de casa no se juega con agua

Para eso está la terraza y además es mucho más divertido porque nos podemos mojar libremente sin miedo de destrozar la casa.

No se come en el cuarto de juegos

Por una cuestión muy simple: se llena de hormigas (ya lo hemos comprobado para nuestra desgracia). Y mis hijas que ya han visto lo que pasa cuando caen migas allí son las primeras en recordárselo a sus amigos cuando vienen a jugar a casa.

Cuando vienen amigos a casa no se puede subir al despacho de papá

Básicamente porque está trabajando y los gritos y risas le molestan (obvio).

 

Me parecen normas lógicas y simples y mis hijas están de acuerdo con ellas, que es lo más importante. Sin embargo hay otras cosas que no son obligadas en mi casa como por ejemplo:

dar besos: sólo se dan si ellas quieren

llevar zapatos: en casa vamos muchas veces descalzos

hablar cuando hablan los adultos: mis hijas pueden participar en las conversaciones incluso pueden interrumpir…y si no las puedo atender se lo digo con educación “cariño espera un poco que ahora no puedo contestarte a eso”. Yo odio eso de los niños no pueden hablar cuando hablan los adultos, lo odiaba de pequeña y lo odio ahora

decir por favor y gracias: no es obligado pero mis hijas si lo dicen…lo han aprendido con el ejemplo

- jugar con el tablet o con la wii: sé que en muchas casas esto está prohibido pero no en la mia. A mi me parece que los videojuegos tienen más ventajas que desventajas y en mi casa no suponen una fuente de conflictos

compartir juguetes: no es obligado hacerlo aunque siempre les explicamos los beneficios de compartir nuestras cosas con nuestros amigos…y generalmente lo comparten todo

comer sólo en la cocina: mis hijas muchas veces meriendan en el salón y no pasa nada

no poner los pies en el sofá: yo los pongo y mis hijas también

no saltar en las camas: si, si, saltamos en las camas :)

no comer entre horas: si mis hijas tienen hambre pueden comer. No chucherías obviamente, pero sí comida normal porque yo siempre pienso que “no comer por haber comido no hay nada perdido”

¿Y vosotros? ¿tenéis muchas normas en casa?

Suscribete y descarga GRATIS la Guía para la Extracción y Conservación de Leche Materna

Comments

  1. says

    Nosotros tenemos "varias", entre ellas no gritarnos, aunque la más importante es que pase lo que pase, por la noche siempre habrá cuento para dormir y nos daremos todos un beso y un abrazo.

    Las otras son muy de sentido común, no somos para nada restrictivos, y bueno, de momento nos va bien

    • says

      Hola Mis2monstruitos,
      me encanta esa norma de leer un cuento y daros un beso y un abrazo. Aunque haya sido un día duro o aunque os hayáis enfadado por algo, siempre termináis con un cuento y un abrazo…me encanta (creo que te voy a copiar jeje)
      Un abrazo!

  2. says

    Me encantan vuestras normas. Los niños aprenden con el ejemplo y no tanto con las palabras. Me quedo con todas, pero la de comer entre horas es de mis favoritas.

    Nosotros también la aplicamos, de hecho hacemos unas cinco comidas al día y la niña no iba a ser menos, pero todavía no sabe lo que son las chuches ni los aspitos. Solo picotea comida sana!!!

    Un beso

    • says

      Hola Raquel (R&R),
      Es que en mi opinión…no dar de comer a un niño porque "no es la hora de comer" no tiene mucho sentido. A veces mis hijas comen mucho porque están pegando un estirón o han comido menos en el cole o algo así, pues no pasa nada! se toma una tostada, un vaso de leche, un bocadillito o lo que les apetezca :)
      Un abrazo y gracias por comentar!!

  3. Cecilia says

    Felicitaciones, muy buen post!! Simple y conciso todo.

    Todos aprendemos son el ejemplo. Para reflexionar…

    Un beso

  4. says

    Pues vuestras normas me parecen muy razonables y estoy totalmente de acuerdo con predicar con el ejemplo!! jajaja, a veces es duro eh? Me ha hecho mucha gracia lo de los zapatos porque precisamente aqui (Bélgica) lo mas normal es quitartelos a la entrada y en casa siempre descalzos o con zapatillas de estar por casa (mucho mas higienico!), asi que nuestra norma es quitarse los zapatos!! jajaja Tambien estoy de acuerdo con los besos, aunque yo si les insisto para que saluden! Decir hola no cuesta NADA y le puedes alegrar el dia a alguien (ademas de que me parece un minimo de buena educacion y reconocer que hay alguien delante de ti) A nosotros tambien nos dicen por favor y gracias, (como hacemos nosotros) aunque a veces hay que recordarselo :-) besos

    • says

      Hola Yoymisminiyos,
      jaja pues fíjate!! en España el tema de ir descalzos trae de cabeza a muchos papás…

      Estoy de acuerdo contigo en que saludar y decir hola no cuesta nada, es una cuestion de respeto por la otra persona que acaba de llegar. Nosotros también les decimos que aunque no quieran darles un beso o hablar con nadie si hay que decir HOLA.
      Muchas gracias por comentar y un abrazo!

  5. Pilar says

    Tenemos unas normas parecidas, pero he de reconocer que algunas veces grito, es mi gran defecto con mi hija y cuando lo he hecho le he pedido disculpas y le he dicho que eso no está bien. Supongo que transmitimos muchas cosas que pertenecen a nuestro carácter y esa parte mía no me gusta. Muchas veces me controlo y así lo evito, otras no. ¿Algún consejo al respecto?. Yo ya le he dicho que también mama hace cosas que no están bien, me refiero a gritar aveces, pero me gustaría eliminarlo ya que ella ha empezado a hacerlo.

    • says

      Hola Pilar,
      muchas veces sólo copiamos el modelo que hemos visto en casa…y esto es difícil pero se puede cambiar.
      De momento tienes mucho a tu favor porque reconoces que esa parte de ti no te gusta y además le pides perdón a tu hija, por lo que ella ve que no eres perfecta y que te puedes equivocar (y pedir perdón).
      Te recomiendo que cuando notes que vas a estallar te vayas a otra habitación y respires profundo, parece una chorrada pero funciona!
      Un abrazo enorme!

  6. says

    Hay Pilar… es tan cierto; nos requiere mucho mas tiempo, sobre todo porque es más fácil un NO contundente que sentarse a explicar con cariño (o enfado, porque también somos humanas y nos enfadamos, y no pasa nada, siempre y cuando el enfado se mantenga dentro de límites)… en mi casa también hay normas, tal vez un poco mas que las tuyas, pero básicamente usamos el ejemplo como condicionador… yo no pido a mis hijos nada que yo no haga. Muy buen post.

    • says

      Hola Catalina,
      me encanta esa frase: yo no pido a mis hijos nada que yo no haga…esa es la base para criar en el ejemplo.
      Si, es mucho más cansado explicar las cosas 50 veces, aguantar las críticas de los demás (este niño lo que necesita es un cachete), etc. pero mucho más motivador y sobretodo más respetuoso.
      Un abrazo y gracias por comentar!

  7. Carmen says

    Me ha encantado!! Cuando hablo con mi marido y le explico que me gustaria educar a nuestra niña basandome en una crianza respetuosa, el me pregunta: y como lo vamos a hacer?? Es dificil cambiar el chip pues caemos en que "es lo normal" reglas, castigos y premios y cuesta ver otro punto de vista, y tanto pues es como te han educado a ti. Pero querer es poder y estoy segura que lo haremos bien. O por lo menos, lo intentaremos. No tiene porque ser todo blanco o todo negro y en saber equilibrar las emociones sin llegar a faltar el respeto esta el secreto.

    • says

      Hola Carmen
      si, es difícil romper los patrones que se han vivido en la infancia pero es posible! El primer paso ya lo has dado que es querer hacerlo!
      Ya tienes mucho camino andado, créeme.
      Un abrazo enorme!!

  8. says

    Coincido bastante con tus normas. En lo que se refiere a compartir los juguetes yo siempre les he dicho que no tienen que hacerlo, sobre todo si estamos en un lugar público y no conocen a los otros niños de nada. Pero si tiene que venir un amiguito a casa, sí tienen que compartir sus juguetes (lo han hecho siempre voluntariamente) porque para eso ha venido el amiguito, para jugar juntos. Si hay algo que no quieran compartir, antes de que venga el amigo lo pueden guardar y así no lo verá. Mis hijos se han encontrado en situaciones en las que han ido a casa de alguien y no podían jugar con nada porque eso era "algo especial" que el otro niño o niña no quería compartir; y el resultado fue que no quisieron volver.

    • says

      Hola Carmen,
      claro…si un niño no quiere compartir nada, al final los demás no quieren ir a su casa. Tus hijos han "sufrido" en carne propia lo que siente un amigo que viene a casa y no puede jugar con nada por lo que seguro que eso les habrá hecho aprender a tener más ganas de compartir los juguetes.
      Mi hija mayor también tenía una amiga que no le dajaba tocar nada, pero nada de nada, ni siquiera beber un vaso de agua porque eran suyos…y claro, mi hija no quería ir a su casa :)
      Un abrazo y gracias por comentar!

  9. Mirtha says

    Pilar! este post me vino como anillo al dedo! estoy necesitando guiarme por este tipo de normas, que concuerdan con el tipo de crianza que quiero para mis hijas, estoy totalmente en contra de las amenazas, el castigo físico y etc. Pero tengo tantas dudas! cómo abordar ciertos temas a la hora de que alguna norma no se cumpla, en especial cuando afecta en el colegio? como quisiera poder contactarte por otra vía! Me va a servir de mucho, de hecho lo copio, lo pego y se lo paso a mi esposo.

    Un besote!

  10. says

    Tenemos unas normas muy parecidas Pilar, aquí también andamos descalzos, ponemos los pies en los sofás,comemos entre horas… jajaja es que me parecen cosas un poco absurdas, estoy de acuerdo en lo que dices, hay que fijar unos límites pero deben tener sentido. Besos

    • says

      Hola Zulema,
      para mi tienen mucho sentido las normas de mi casa pero no creas que hay muchas personas que opinan igual!
      En cualquier caso, nosotros estamos cómodos así y creo que nos va bien, así que así seguimos!
      Un abrazo!

  11. Zylgrin says

    Mi niña es aun muy pequeña, tiene 18 meses, y las normas las vamos inventando por el camino según ella va creciendo. La más clara es que no se grita y no se pega y también predicamos con el ejemplo. Pienso que las normas de cada casa deben adaptarse a la situacion de cada familia, que no hay un manual universal.
    Por ejemplo, nuestra hija aun no ha mostrado problemas para compartir juguetes, pero supongo que en mi casa eso sí será norma, porque para mí y mi marido es importante. Pero dejarla hablar cuando hablan los adultos, totalmente de acuerdo! también lo odiaba cuando era niña, aunque mis padres nunca tuvieron esa norma, existia en casa de mi abuela y siempre me dio una rabia terrible.

    • says

      Hola Zylgrin,
      claro…las normas se van adaptando según la edad de los niños…dentro de poco tendremos normas para volver a casa cuando salgan con sus amigotes por la noche! jaja
      Un abrazo!!

  12. Diana says

    Mi norma principal a la que no cedo ni un milimetro y es para todos: no se usan ipods, iphones, tablets, celulares o lo que tenga pantalla mientras estamos sentados en el comedor, y punto. Y el que mas sufre es mi esposo jajaja

    • says

      Hola Diana,
      supongo que quieres decir mientras estáis comiendo o cenando ¿no? esa norma también existe en mi casa…aunque se me olvidó ponerla jaja
      Me estoy riendo por lo de tu marido!! :)
      Un abrazo!!

    • says

      Hola Avencia,
      si, tiene todo el sentido del mundo! pero en muchas casas se hace eso: no fumes porque es malo pero yo fumo porque soy mayor, no grites pero yo te grito, no comas chucherías pero yo me forro a helado de chocolate :)
      UN abrazo y gracias por comentar!

  13. Alejandra says

    Yo ya soy abuela,pero,en mi època de madre joven, mis normas eran muy similares a las que comentais..

    En esa época comenzaban los juegos electrónicos, la Game Boy etc…en eso eramos más estrictos y a partir del viernes las usaban durante el fin de semana….

    Siempre nos dábamos besos al levantarnos y al acostarnos,nos deseábamos buenos días y buenas noches ( aún hoy,que queda un hijo en casa)

    Nunca veíamos la tele mientras comíamos, y siempre intentábamos charlar de como había sido nuestro día.

    Siempre se respetaba la intimidad de los pequeños,si querían estar solos, o querían jugar ( sin cargar a un hermano con la responsabilidad del otro).

    Caricias y besos, decirnos te quieros…

    No besar si no deseaban.

    Expresar sus enojos,miedos o dudas.

    Y a pesar de que más de una vez se me escapó algún grito, creo que en términos generales, mis normas fueron flexibles, y evolucionaron a medida que fueron creciendo.

    • says

      Hola Alejandra,
      qué interesante me parece tu testimonio!! me encanta ver a familias que crecieron así…niños que se hicieron adultos siendo criados con amor y respeto y que "se convirtieron en personas normales"!!! porque las personas que intentamos criar así, recibimos muchas veces críticas en las que nos auguran toda clase de fracasos, hijos malcriados, tiranos en potencia :)
      Un abrazo y muchísimas gracias por tu testimonio!

  14. says

    Las normas son necesarias y útiles, pero con pocas, bien puestas y sobretodo con el cumplimiento por parte de todos los miembros de la familia, con el ejemplo, el desarrollo de los niños es mejor. Pero como bien dices, a veces la crianza con resto, tolerancia, afecto y empatía, a veces es màs complicada, porque los adultos carecemos de estas habilidades. Mi opinión como persona y como profesional de la psicología infantil es: ¡bravo! Sigue así

    Alejandra y .oO PequeEnFamilia Oo.

    • says

      Hola Alejandra,
      pero es una pena que nosotros los adultos no tengamos estas habilidades ¿no crees? y sobretodo, que si nosotros no tenemos respeto no podemos exigírselo a nuestros hijos (ni a nadie, dicho sea de paso).
      UN abrazo y gracias por tu comentario!

  15. Marta says

    Bien, yo estoy totalmente de acuerdo con predicar con el ejemplo….Pero, me encuentro en el caso de que yo no muerdo ni pego y mi hijo de casi cuatro años le pega y le muerde a casi todos incluida la hermana de 9 meses… ¿Qué hago para evitarlo? Acabo gritándole casi siempre… y luego me dice, "mami no grites" Una ayudita…

    Gracias

  16. says

    Creo que en la educación no hay que escoger un "método" o otro. La educación de adapta a cada casa por qué cada familia es diferente. Las normas se van amoldando con el tiempo a nosotros. Las normas que comentas son normas que obedecen a la lógica. Con un poco de lógica y como tu dices mucha empatía todo debería fluir más o menos bien. Aunque en realidad no se de qué hablo ya que mi nena solo tiene un año y es pronto para ver si funcionan las cosas o no.

    • says

      Hola Olga,
      está claro…a mi no me gusta hablar de este método o el de más allá. Pero si creo que para que nos entendamos todos, debo explicar que nuestra crianza se asemeja a lo que se denomina "con respeto" en la que se tienen en cuenta a los niños como personas merecedoras del mismo respeto que los adultos.
      Como bien dices, la empatía es nuestra aliada con nuestros hijos…ya nos contarás cuando crezca tu niña ¿ok?
      Un abrazo!!

  17. says

    Yo no puedo decirles, en casa no se grita por q soy yo la mas gritona, intento con todas mis fuerzas no serlo, pero es superior a mi.

    Las cosas q defines como no obligadas en mi casa son las mismas, excepto una. En casa no se salta en las camas, no por si se rompen o se deshacen si no por q m da miedo q se rompan la crisma. Yo les digo q si quiern saltar iremos a las camas elasticas q estan preparadas.

    De todos modos muchas de las cosas q no les dejo hacer es por q soy una cagarrita y me pone muy nerviosa q puedan hacerse daño.

    Y otra cosa q si les digo es: cuando habla otra persona y no vayas a hablar del mismo tema, por favor se respeta el turno de palabra. Siempre persona, independientemente de su edad.

    Los besos, uff tema peluagudo, yo odio dar besos, con eso te lo digo to.

    Lo q esta claro es q los niños son nuestro reflejo y la primera q tiene q aprender soy yo, para poder ser buen ejemplo. Aunque cuesta mucho no actuar por instinto en ocasiones.

    • says

      Hola Jenny,
      ay el miedo de las mamás!! jajaja entiendo que si vas a estar muy nerviosa es mejor que tus hijos no salten en la cama…el clima familiar mejorará si tú no estás de los nervios porque estás pensando que se van a matar :)
      Y sobre los gritos y otras actuaciones "instintivas" es muy difícil…ya lo sé…son los patrones con los que hemos crecido y nos salen en "automático"…¿has probado practicar algún deporte de contacto? yo practicaba hace tiempo el taekwondo y no sabes lo bien que me iba para el estrés jaja es en serio!!!
      Un abrazo guapa y mucho ánimo!!

  18. María Alicia says

    Estimada Pilar,

    Ha sido un placer encontrar a alguien que piensa tan parecido como yo! desde hace un tiempo he conseguido llevar en mi casa una disciplina más basada en los valores, que es lo que siempre me ha pedido mi intelecto y mi corazón, pero que por las influencias del estrés, y de las opiniones externas, algunas veces no es tan fácil de llevar a cabo.

    Gracias por leerme la mente y ponerlo en un artículo!

    Saludos.

    • says

      Hola Maria Alicia,
      si, las presiones externas a veces son muy complicadas de soportar…y los nervios y nuestras propias preocupaciones tampoco nos ayudan.
      Pero en mi caso, sólo tengo que mirar a mis niñas y verlas tan monas, tan felices…y estoy segura de que vamos por el camino adecuado.
      Un abrazo y gracias por comentar!

  19. says

    ¡Felicidades por este post! Tienes un blog magnífico, siempre con cosas interesantes. Pero este post especialemente me ha encantado.

    La gente confunde a menudo la crianza con respeto y apego, con la ausencia de educación y respeto por parte de los más pequeños. Está claro que no es así.

    Gracias por mostrar a muchos lo que otros tantos pensamos y estamos aburridos de argumentar y demostrar.

    Un abrazo.

    • says

      Hola Mamá Burbujita,
      muchas gracias!!! me voy a ruborizar! :)

      A veces es más cansado explicar a los demás lo que hacemos que a nuestros propios hijos! jajaja
      Un abrazo enorme y gracias por comentar!

  20. Pilar says

    Feliciades Pilar! me encanta tu post!

    En la nuestra hay muchas que coinciden con las tuyas, como las de la Wii / table, las de decir por favor y gracias, que ya lo dice de forma automática de escucharme a mí, el perdón también existe, por si algún día nos damos un golpetazo o entre hermanos se dan algún coco o se pisan, ejejeje

    El saltar, aiss sofás y camas, y lo de besar, más que asumido, jamás obligaré a que de un beso a nadie si él o ella no quieren, solo faltaría, pero es tan típico en nuestra sociedad y una pena a la vez…

    Lo de gritar ya me cuesta más porque a veces pierdo la paciencia a últimas horas de la tarde y es que estoy sola y con dos…. y tengo claro que él me copia, y si he chillado alguna tarde a los dos días él chilla también o da algún golpetazo… no hace falta decir quien lo ha dado antes… (necesito iconos ruborizándose)

    Son esponjas que aprenden de nosotros, es así de sencillo.

    Felicidades otra vez,

    Piii

    • says

      Hola Pilar,
      jeje no tengo iconos ruborizándose…y es mejor :)
      Efectivamente son esponjas y lo copian todo. La buena noticia es que las cosas buenas también las copian, así que tu intereés en mejorar y dejar de gritar también está siendo copiado por tus niños.
      Un abrazo enorme y muchas gracias por abrir tu corazón!

  21. says

    Me encantó. Gracias por aclarar una vez m{as este importante tema. Nosotros tenemos realmente muy pocas normas. Mi hija hace lo que nosotros hacemos, así que si confirmo que el ejemplo es la mejor manera de educar. Si grita o hace algo que no debería, tenemos que mirarnos a nosotros mismos y cambiar. Un abrazo.

    • says

      Hola Zary,
      has dado justo en el clavo guapa!!
      Si nuestro hijo hace algo que no nos gusta, tendremos que mirarnos el ombligo a ver qué debemos cambiar.
      Un abrazo enorme y gracias por comentar!

Dame tu opinión