¿has visto qué bien se porta esta niña?

Ayer estábamos en el ambulatorio, en la sala de espera, mi hija Alejandra y yo. Ella tiene casi 15 meses por lo que tooodo le parece interesante, así que yo la acompaño en sus exploraciones: la máquina de café, la luz, el señor que está sentado enfrente, los cuadros…

En eso que se abre la puerta del ascensor y sale una mamá con una bebé de edad similar (16 meses tenía, según me confirmó más tarde). La mamá estaba intentando sentar a la niña en el carrito y la niña se quejaba, no muy fuerte ni lloraba, pero se quejaba.

En ese momento la madre suelta una frase que muchas veces me han dicho “¿has visto qué bien se porta esta niña? y tú quejándote y portándote fatal!”. Yo siempre me siento mal cuando me dicen eso…casi nunca respondo nada, simplemente sonrío y me voy porque me sabe fatal por el pobre niño que sale mal parado en la comparación, pero ayer le dije a la madre mientras sonreía “es que nosotras estamos andando”.

Es evidente que un  bebé necesita andar, moverse, ver las cosas y es evidente que no quiere ir sentado en una silla aburrida sin ningún estímulo. Simplemente quise hacerle entender a la madre que no es que mi hija se portara mejor, es que en ese momento se sentía más libre y eso la hace más feliz. Y por supuesto un bebé feliz no llora ni se queja.

Seguro que esas comparaciones las hacen con la mejor de las intenciones, pero me sabe tan mal!

2011-05-04T22:00:38+00:00 2 Comments

2 Comments

  1. Lucía-Chupete enero 4, 2012 at 4:05 am - Reply

    Yo también me he encontrado en numerosas ocasiones con situaciones de ese estilo, donde no sabes ni que hacer ni que decir, pero en este caso creo que supiste actuar de una manera muy acertada y sin duda hiciste entrar en razón a la madre de la niña. Es cierto, los niños necesitan actividad, explorar nuevos entornos y todo ello no desde un carrito, sino experimentando, jugando, tocando…
    Gracias por compartir tu experiencia, quizás en otra ocasión cambio mi forma de actuar frente a situaciones del estilo.
    Un saludo,
    Lucía

  2. pma enero 4, 2012 at 4:36 pm - Reply

    ¡Gracias Lucía! a veces es difícil quitarle la razón a la madre sin que se ofenda…pero es que no se la voy a dar porque la verdad es que no la tiene. La pobre niña no se estaba portando mal, se quejaba con todo su derecho y ni siquiera muy fuerte.
    Un saludo y muchas gracias por comentar!
    Pilar

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies