Hasta hace poco tiempo, la película favorita de mi hija Pilar era El Señor de los Anillos (la tercera sobretodo), ya sé que no parece una película muy «de chicas» pero es que a ella le encanta la magia, el miedo y las luchas…así que esas películas son la combinación perfecta!

Antes de eso habíamos pasado por rachas de ver Monstruos S.A. una y otra vez, Sreck también tuvo su momento (las tres primeras fundamentalmente), Aladdin, Pinocho, Mulán, Barbie y las Tres Mosqueteras y alguna de las típicas de princesas (dicese Blancanieves y La Bella Durmiente).

De repente ha llegado Rapunzel a nuestras vidas. Fuimos a verla al cine con una amiguita de mi hija y las dos estaban e-mo-cio-na-das con la peli, con las canciones, con el chico! (si, si, ya estamos ahí) y con el maravilloso final.

Así que ahora la hemos visto como 500 veces. Pilar se sabe todos los diálogos y todas las canciones y además se ha fabricado un pelo como el de Rapunzel con pañuelos y con mi fular portabebé, de forma que lo lleva arrastrando por todo el suelo de la casa 🙂

La verdad es que la película es muy bonita y además es bastante divertida y sobretodo no es una cursilada machista como la Cenicienta y todas esas de Dysney que no me gustan nada. Y además, a mi hija le ha servido para desarrollar nuevamente su creatividad y crearse un «pelo», lo que a mi me encanta.

Lo único malo es que ahora dice que quiere dejarse el pelo igual de largo que Rapunzel…y yo ahí si que veo algunos problemas ¡juas!