Amo Ser Tu Almohada: 10 razones para practicar el colecho es un Carnaval de Blogs iniciado por Amor Maternal para tratar de romper con el tabú social que existe en torno a dormir con los hijos, dar a conocer esta opción tan sana y natural como agradable tanto para el niño, como para sus padres y proporcionar información fiable y experiencias personales al respecto.

Una vez más, mi querida Louma del blog Amor Maternal ha organizado un carnaval de blogs con un tema realmente interesante.

El colecho (dormir con tus hijos) es una práctica que muchas veces se considera un tabú en nuestra sociedad occidental, aunque en otras sociedades distintas a la nuestra se considera lo normal.

Podéis ver algunos artículos que he publicado al respecto aqui y aqui.

El carnaval consiste en escribir este artículo con las 10 razones más importantes por las que en mi casa dormimos con las niñas, así que ahí van:

1. Todos dormimos más y mejor. He querido poner esta razón en primer lugar porque muchas veces, la gente tiene la errónea creencia de que los niños duermen «mejor» en sus cunas o que los papis necesitan dormir solos para ser adultos y aunque entiendo que habrá personas que lo vivan así, no es nuestro caso. Todos en mi casa, sin excepción,  dormimos mejor juntos que separados. Y cada uno en su casa que se apañe como quiera 🙂

2. Porque dormir con mis hijas es un eficaz y gratuito  antipesadillas. No necesitamos un osito especial, ni un carrusel con música y luces, ni un peluche que emite los sonidos del corazón de una mamá…mis hijas tienen el calorcito de sus papás si lo necesitan y además gratis.

3. Porque ayuda a adaptarse mejor a los cambios. En los últimos dos años nos hemos cambiado de ciudad, de casa dos veces y mi hija mayor ha cambiado de colegio y de amigos. Sin embargo no hemos tenido ningún problema con las noches, porque eso no ha cambiado.

4. Porque soy muy vaga para estar levantándome y desvelándome por las noches. La verdad es que por la noche prefiero dormir.

5. Porque no hay nada mejor que despertarse con la sonrisa de tus hijas y comértelas a besos. Yo suelo despertarme un poco gruñona, sin embargo cuando mis hijas abren los ojos y me miran sonriendo, todo el mal humor que pueda tener se me cae a los pies.

6. Porque cuando mis hijas se independicen lo harán de verdad no porque yo decido que deben hacerlo. De hecho, os confieso que mi hija mayor ya quiere irse a su habitación con su hermana, pero la pequeña no está muy de acuerdo en eso todavía (y yo me alegro un poco, la verdad jeje)

7. Porque es mucho más cómodo. Sólo deshacemos la cama grande y no tenemos varios cuartos que arreglar al día siguiente.

8. Porque SE que es beneficioso para mis hijas. SE que se sienten más seguras de si mismas, confiadas y queridas durmiendo con nosotros. Me lo dice mi instinto, mi corazón y un montón de estudios científicos que lo demuestran 🙂

9. Porque ayuda a la lactancia. Todavía recuerdo mis noches eternas con Pilar (cuando no colechábamos con ella) y yo me levantaba a darle el pecho varias veces…era muy duro para las dos. Con Alejandra sin embargo, le he podido dar el pecho dormida, casi sin darme cuenta y ella ni siquiera se ha despertado.

10. Porque me ayuda a controlarlas mejor si están enfermas. Sé cuando tienen fiebre, cuando respiran mal, cuando están inquietas por algún dolor y además, me permite acompañarlas en su malestar sin desvelarnos ninguna.