Crianza: nuestra "NO" adaptación

Mi hija Alejandra tiene casi dos años (23 meses) y hasta ahora siempre ha estado conmigo, he podido organizar mi vida para poder hacer cursos, escribir en el blog, ayudar a mi marido en algunos proyectitos, ayudar a mi hija mayor con los deberes, llevarla a cumpleaños y a múltiples eventos infantiles (que vaya vida social que tiene la niña…ya la querría yo para mi 🙂 ), empezar yo algunos proyectos propios…y todo eso con la niña y sin volverme loca (o casi).

Sólo se había quedado con gente conocida, a veces con mis padres para que yo tuviera mi “tarde especial” con mi hija mayor, a veces con una canguro para que yo sacara algo de curro o para irnos al cine.

Pero ahora, necesito enfocarme más en varios proyectos que quiero lanzar y una canguro diariamente durante tres o cuatro horas sería demasiado caro, así que después de hacer una búsqueda intensa, encontramos una guardería que nos gustó para la niña.

Es un sitio con las instalaciones completamente nuevas, las cuidadoras son muy cariñosas, hay dos adultos por clase siempre (osea que el ratio niño/adulto) es más bajo que en el resto que coles, si los peques lloran les cogen en brazos para consolarlos, intentan adaptarse a las costumbres del niño (permiten chupetes, mantitas de apego, etc.) y una de las cosas que más me gusta: es un cole abierto a los padres; es decir, los papis pueden ir cuando quieran a ver a sus nios o a estar con ellos, a jugar allí con ellos, etc.

Cuando fuimos a visitarlo el primer día, a mis niñas les encantó todo, la clase, el patio, las “seños”. De hecho, mi hija mayor no paraba de repetir que quería ir a ese cole algún día con Alejandra…y Alejandra por su parte, estaba tan a gusto jugando allí, tan contenta que no quería irse en el momento de marcharse. Así que tomamos la decisión y una hora después estábamos llamando al cole para confirmar que el lunes irían las dos allí a jugar.

¡Para mi era perfecto! Un cole cerca de casa, donde mi hija adoraba estar y en el que además, podría estar su hermana durante unos días para su adaptación. En mi cabeza, tenía montada una película en la que mis hijas se divertían allí y Alejandra no lloraba nunca al dejarla en el cole.

Y así fue algunos días, excepto algún lloriqueo esporádico de Alejandra, que se le pasó en seguida al ver los columpios o al ponerle música…sin embargo ahora llevamos ya tres días que cada día es peor.

Desde por la mañana Alejandra ya me avisa de que no quiere ir con Moni (su seño), que el cole le gusta, le gustan los juguetes, el patio, sus amigos, su seño y hasta las galletas que le dan allí…pero que no quiere ir.

Yo le explico despacito que le quiero mucho, que no quiero que esté triste, pero que necesito que se quede allí un rato para poder trabajar. Que entiendo que esté asustada en un sitio nuevo, con niños que no conoce y adultos que no son su familia, pero que sólo estará allí un ratito y que a la hora de comer (las 12 de la mañana) iré a buscarla. Ella lo entiende todo, de hecho es capaz hasta de repetirmelo, pero cuando entra en la clase, se aferra a mi y se pone a llorar.

Hoy he estado hablando con ella antes de entrar y he hecho una despedida corta (tal y como me aconsejan en el cole) y ha sido el peor día con diferencia. Se ha quedado llorando muy fuerte y sólo decia “CON MAMA, CON MAMA”. Me he quedado 10 minutos fuera de su clase, esperando que parara de llorar y no paraba.

Las seños la cogían en brazos, la intentaban distraer con una canción, con los juguetes…etc. pero ella seguía llorando.

Ha sido horrible, de hecho he acabado llorando yo.

Ya no estoy segura de nada, en teoría era el sitio perfecto, con el tipo de adaptación perfecta, sólo para tres horas…pero dudo de si vale la pena que mi hija y yo suframos así. No me sirve que me digan que esto es “normal” en la adaptación. No es normal que un bebé y su madre tengan que llorar para adaptarse a nada…no, no es normal.

¿Y vosotros? ¿os habéis adaptado?

2012-01-10T10:45:44+00:00 26 Comments

26 Comments

  1. Anabella enero 10, 2012 at 1:34 pm - Reply

    Pues nosotras todavía estamos adaptándonos (desde septiembre). Mi niña lloraba al entrar, luego paraba (según las seños, porque la guarde es cerrada) y seguía bien el resto del día. Yo la tenía que llevar si o si, pero en diciembre terminaba lo que estaba haciendo, así que me planteé sacarla… Ese día justo dejó de llorar, y ya casi no lo hace… Por eso lo he dejado, pero como vuelva a ver otra recaída, adiós guarde. Por cierto, mi hija tiene 23 meses también! Ojalá hubiera encontrado por mi ciudad una guarde abierta a los padres, me sentiría mucho mejor…
    Saludos y ánimo!!

  2. pma enero 10, 2012 at 1:38 pm - Reply

    Ayyy Anabella no me digas que ha estado llorando tres meses!!!! pobrecitas las dos…la niña y la mami…
    Yo no creo que aguante tanto, de hecho me estoy poniendo de plazo esta semana…mi marido me dice que tranquila, que esto pasará, pero es que lo que yo pienso es ¿de verdad todo el mundo ve normal que todo lloremos y que tengamos que aguantarnos?
    Menos mal que tu peque ya no llora…
    La verdad es que en el fondo se que tengo suerte, mi cole es abierto y son estupendos…pero es taann duro…
    Un beso y gracias por comentar 🙂
    Pilar

  3. Maria enero 10, 2012 at 3:01 pm - Reply

    Muchisimo animo, espero que sean un par de días malos y otra vuelva a querer ir… Nosotros aún no hemos pasado por ello pero cuando llegue el momento creo que va aser duro… Un abrazo

  4. pma enero 10, 2012 at 3:50 pm - Reply

    Gracias María, eso espero yo también.
    Y espero que el momento en que tengas que dejar a tu peque esté muuuy lejos 🙂
    Un beso!
    Pilar

  5. Belén enero 10, 2012 at 4:57 pm - Reply

    Siento que la niña esté así. Comprendo la dureza de la situación. siento no poder aconsejarte. Mi hijo fue más mayorcito al cole, tenía 3 años y medio. Lloró 2 ó 3 días, pero no mucho y después se fue adaptando. Al principio iba pero sin gustarle del todo, y poco a poco, me confesó que estaba encantado. Pero era más mayorcito.
    Te mando todo mi ánimo, espero que pase pronto.

  6. pma enero 10, 2012 at 6:20 pm - Reply

    Gracias Belén, eres un cielo 🙂
    Ella dice que el cole le gusta, le gusta todo lo que hace allí…pero no quiere ir porque no está mamá.
    A las dos horitas de estar alí me han mandado del cole unas fotos en las que la niña estaba jugando, cantando y bailando…¡menos mal! eso me ha ayudado a tener más fuerza para mañana…
    Un beso!
    Pilar

  7. Silvia enero 10, 2012 at 10:26 pm - Reply

    Ay guapa! Cómo lo siento! Sólo puedo darte ánimos porque de momento mi hijo no va a la guarde. El año que viene te lo contaré.
    ¡Animo!

  8. Mamá (contra) enero 10, 2012 at 11:50 pm - Reply

    Te estaba leyendo y estaba pensando que era una suerte que hubieras encontrado un sitio tan estupendo porque yo por mi zona no conozco ninguno. Sobre las dificultades de adaptación poco puedo decirte. Por mucho que le guste el sitio, está claro que sin mamá al lado ningún lugar mola demasiado. Mi hijo tiene 27 meses y no le veo preparado para estar solo en ninguna parte, por mucho que pudiera gustarle… Pero si tu lo necesitas, te gusta el sitio y a tu hija también, espera unos días, dale un poco de tiempo.

  9. pma enero 11, 2012 at 12:46 am - Reply

    Gracias Silvia! suerte el año que viene 🙂
    Un beso!

    Gracias mamacontracorriente! esa es la idea…esperar un poco a ver que pasa…en mi mente, yo veo a Alejandra queriendo ir al cole y disfrutando muchísimo allí…sin embargo, ese día aun no ha llegado.
    Y mucha suerte en tu búsqueda de cole…es muy complicado encontrar algo decente.
    Un beso

  10. Zulema enero 11, 2012 at 12:58 am - Reply

    Ánimo guapa! Yo por guarderías no pasé, por suerte nunca me fueron necesarias, pero mi hija al empezar el colegio sí que lloraba mucho, estaba muy apegada a mí. La llantina duró la primera semana y ya después iba encantada, enamorada del colegio y de sus compañeros. Sin embargo el más pequeño llegó junto a su hermana a la puerta del cole, me dijo hasta después de mamá, me dio mi besito y si te vi no me acuerdo, tan contento para la escuela jaja Hay niños que necesitan un poco más de tiempo, si es necesario dejarla ahí unas horas ármate de paciencia, es muy difícil y duro pero se terminan adaptando

  11. pma enero 11, 2012 at 1:04 am - Reply

    Gracias Zulema! yo me imaginaba una imagen parecida a la de tu hijo pequeño, sin llantos ni problemas…en fin ¿qué le vamos a hacer?
    Tendremos un poco de paciencia…
    Un beso!
    Pilar

  12. Míriam enero 11, 2012 at 1:10 am - Reply

    Qué dificil. No puedo hablarte de mi experiencia porque mi hija (casi dos años y medio) no va a la guardería. Empezará el cole en septiembre, con 3 años. Pero mi opinión es que los niños a la edad que tiene la tuya no están preparados para separarse de mamá y estar en un sitio con más niños (aún no saben compartir, etc), en un lugar "desconocido" con alguien con quien todavía no han establecido vínculo. Otra cosa es que mucha gente no pueda optar por otra cosa y es normal. Nuestra sociedad no está preparada tampoco para que los padres estemos más con nuestros hijos (conciliación, sueldos, etc…) Y qué pasa? Pues que todos sufren; los niños sin duda, pero los padres también.
    Que llore, sí, es normal. Y que tu llores, también. Aún estáis en la etapa fusional… poco a poco, con tiempo, paciencia, muchas palabras y mucho amor… quizás la adaptación vaya haciendose más fácil. Pero los inicios son duros.
    Mucho ánimo. Un abrazo.

  13. Kim enero 11, 2012 at 1:12 am - Reply

    Dentro de un año me temo que nos tocará a nosotras.
    No tengo ningún consejo que darte, solo espero que Alejandra se acostumbre lo antes posible (y tú también). Desde luego, es mucho menos dura la adaptación en un cole respetuoso que en uno que no lo es.
    Ojalá tu próxima entrada sea para contarnos lo contenta que está.
    Besos.

  14. pma enero 11, 2012 at 1:27 am - Reply

    Gracias Miriam, eso es justo lo que intento explicar y nadie parece entenderlo…no es que la niña me esté echando un pulso, ni que esté enmadrada, ni que yo la malcríe…es que tiene menos de dos años! es un bebé lo cierto es que no está preparada todavia para esto…en fin, ya veremos donde llegamos 🙂
    Un beso!

    Gracias Kim…espero que el año que viene, tu niña lo lleve genial! y yo también espero que mi próximo post sea el que tú dices 🙂
    Un besazo!

    Pilar

  15. Yaneth enero 11, 2012 at 3:24 am - Reply

    Nuestro pequeñín entró en la guardería pocos días después de cumplir el año. Lo pasamos mal, y me incluyo, los tres primeros días y luego todo fue volviendo poco a poco a la normalidad. Y eso que el período de adaptación era de media hora diaria. Nunca antes me había parecido tan larga una media hora… Un saludo y espero que todo se arregle prontito. 😉

  16. Marina enero 11, 2012 at 11:59 am - Reply

    Hola Pilar,

    Qué tal ha ido hoy? Ya sabes que nosotros estamos en la misma posición que tu en estas fechas. Nachete ha empezado la guarde este lunes. El lunes yo lo pasé fatal, me daba la impresión de que estaba abandonando a mi pequeño. Sin embargo cuando hoy he llegado a la guarde y él le ha tirado los brazos a una de sus seños para irse con ella tan contento, me he dado cuenta de que él está bien, y que yo por tanto también debo estarlo.
    Es dificil separarse de nuestro pequeños, por ellos y también por nosotras, pero ellos se adaptan a todo, y no hay que olvidar que los llevamos a unos sitios donde hay muchos niños, muchos juguetes, que cantan todo el rato y que juegan un montón.
    Dale tiempo a Alejandra, es una niña adorable, lista y muy sociable y no te agobies tu (cómo si fuera tan fácil, verdad?)

    Muchos besos.

    M

  17. pma enero 11, 2012 at 12:24 pm - Reply

    Gracias Yaneth, nosotros llevamos ya más de tres días…y no tiene pinta de mejorar en absoluto.
    Un beso

    Gracias Marina, me acuerdo muchisimo de ti en estos días porque sé que estáis pasando por lo mismo…lo que pasa es que Alejandra no se tira a los brazos de su seño. Le gusta su seño, dice que es simpática, que le pone canciones y tal…pero nanai de la china.
    Esto es el problema principal…se que Alejandra estará bien, pero en estos momentos no ESTA bien…está fatal y llorando a cada rato…
    En fin, ya os contaré.
    Muchos besos!
    Pilar

  18. Jimena febrero 28, 2012 at 8:11 pm - Reply

    Mi hijo tiene 26 meses y no va al jardin ni guaderia ni nada. Yo he trabajado desde que el tenia 8 meses primero medio dia, despues jornada completa. Con mi marido hacemos horarios defasados y tenemos una señora en casa que los cuida y me ayuda con las tareas domesticas y ademas pasa 2 tardes a la semana con sus abuelos y su tio. Jamas lo he visto llorar. Alguna vez me pide : " se queda mamá " y yo me quedo, jugamos un rato y depues me dice " se va al trabajo mamá"
    Aun le doy teta, es super sano y por sobre todo feliz! Algunas veces lo traigo a la oficina para que vea donde estoy y con quien cuando no estoy con el. Algunos dias trabajo en casa y mi marido tambien y nos tomamos un rato para contarle que hacemos, aunque no se si entiende del todo la verdad es que ha sido una experiencia hermosa!

  19. Anika marzo 20, 2012 at 8:13 pm - Reply

    Es el primer dia que leo este blog, que encontré navegando por casualidad. Resulta que mi niña tiene 23 meses y por nuestras (mias y de mi marido) circunstancias laborales tuvimos que dejar a nuestra pequeña Lauri en la guardería con tan solo 5 meses. Era tan pequeñita¡¡ jamás olvidaré ese día. Es más creo que ninguna mamá que no lleve a su pequeño a la guardería podrá comprenderlo. Fué tan dificil, arrancar a mi bebita de mi tan temprano….

    Me esforcé mucho y busqué en todas las guarderias de las que me hablaban bien, por suerte la prima de mi mejor amiga, estaba en un centro privado y el año pasado empezaba con un grupo de 0 años. Fui a ver el centro y me encanto, y ella y me pareció tan dulce que dije, este es el mejor sitio para mi pequeña. Y allí la llevé.

    Era tan chiquitina que no se enteró de que me iba, al mes de estar allí adoraba a su profesora, la llevaba a la guarde más mayorcita y se iba con Laura (que la profe también se llama así) y me decia adios con la manita con una sonrisa en la cara, era una maravilla.

    Pero llegó agosto y mi pequeña se pasó el mes con su mama y su papa a todas horas, y cuando tuvimos que volver a llevarla, al mismo sitio, con la misma profesora a la que adoraba… ya las cosas no eran iguales, se quedó llorando un mes, y yo con ella claro. Me ha resultado una experiencia desgarradora, si hubiera podido a la semana la hubiera sacado, pero no pudo ser.

    Ahora meses despues mi niña, me pregunta por su profe los fines de semana, eso me da tranquilidad, pero ¿y en septiembre?

    Espero que te sea leve, mucho animo…

  20. Pilar Martinez marzo 21, 2012 at 12:10 am - Reply

    ¡Jimena, qué experiencia tan fantástica la tuya!
    Disfruta de tu peque y de vuestra lactancia que estoy segura, os está ayudando en llevar tan bien las separaciones.

    Hola Anika,
    qué penita tu niña…entiendo perfectamente lo que cuentas de dejarla con cinco mesecitos en la guarde. A mi hija mayor la tuve que dejar con cuatro meses en una guarde y fue horrible…
    Menos mal que tu hija ya va contenta y que su seño la quiere.
    Al final hemos cambiado de colegio a mi hija pequeña (la que protagonizó este post) y ahora está encantada con su cole, con su seño y con todo….
    Lo importante es encontrar un buen sitio y sobre todo una buena cuidadora con la que tener buena comunicación.
    Un beso y gracias por comentar!
    Pilar

  21. DesastremaDre diciembre 28, 2012 at 1:21 am - Reply

    Puff, qué miedo. Yo voy a empezar en Enero a llevar a Juanito a la guardería. Tendrá entonces 23 meses, y he tomado la decisión por mí, que no daba abasto con los dos, y también por él, que creo que necesita salir de casa, correr, jugar, interaccionar. La guardería me gusta, está totalmente acristalada, por lo que puedo ver siempre que pase por allí a mi niño, y me han permitido hacer una adaptación lenta, y creo que las profesoras son cariñosas…, pero sigo dudando. De hecho, si veo que le cuesta adaptarse y llora mucho, probablemente dé marcha atrás. Gracias por tus consejos, un abrazo.

    • Pilar Martinez diciembre 28, 2012 at 11:53 pm - Reply

      Hola Desastremadre,
      mucha suerte con tu adaptación a la escuela.
      La verdad es que mi hija mejoró de una forma increible cuando la cambié de cole. Así que al final si nos hemos adaptado 🙂
      La guardería que me cuentas tiene muy buena pinta! y en cualquier caso, si ves que no te cuadra la situación, siempre puedes volver a atrás.
      Un abrazo!!

  22. laura febrero 8, 2014 at 4:50 am - Reply

    Hola. Nosotras empezamos con paulina la adaptación esta semana. Los dos primeros días bien pero el tercero lloró un montón. Quiero probar este mes y si no funciona buscare otras alternativas. No puedo verla sufrir.

  23. Lucero Aguilar febrero 19, 2014 at 5:09 pm - Reply

    Mi niño tiene 14 meses y va cumplir un mes en la guardería. El primer día que lo dejamos no se extraño nada pero cuando regresamos por él estaba hecho un mar de lágrimas y no ha parado desde entonces.

    Ahora se despierta llorando, intentamos consolarlo pero solo para por segundos y vuelve a llorar; así llegamos con él a la guardería.

    Ha cambiado por que solía ser muy sociable, se dejaba cargar por los tíos y primos pero ahora al llegar a casa de familiares o que lo intenten cargar otra persona de la familia, que no sean sus abuelitos o sus papás, empieza a llorar.

    Realmente nunca pensamos que mi pequeño reaccionaría así al cambio ya que nunca se había portado así con gente o lugares nuevos 🙁

  24. laura febrero 19, 2014 at 10:53 pm - Reply

    Hola! Hace tres semanas que estamos yendo al maternal y yo también noto cambios en mi hija que no me gustan. Está muy pendiente de mí y antes era muy independiente. Me dicen que es normal,que me lo hace a propósito porque intuye mi angustia. Tengo muchas dudas. No sé qué resolvere.odio dejarla llorando aunque después me digan que juega muy tranquila. Cuando. La busco no tiene cara de felicidad y me preocupa traumarla. Uf!!!

  25. Calesha marzo 21, 2014 at 3:47 pm - Reply

    Hola! Desde antes que mi hija naciera, el tema de la guarderia era algo importante para mi. Por fortuna y haciendo muchos movimientos de horarios, hemos podido cuidarla bastante tiempo en casa. Cuando ella tenia un año de edad, nos incorporamos a un grupo de estimulacion infanttil donde los peques asisten con sus padres, para mi fue perfecto porque ese grupo ha representado el lugar de transición. Ahí hay otras madres que le hace cariño, que le hablan cuando algo no esttá bien; entre padres y madres hablamos de los que nos inquieta, de lo que nos alegra. Pasados 9 meses de asistir a este grupo, ocurrió una situación familiar complicada y de un dia para otro, no habia quien cuidara de mi hija por las tardes para irme a trabajar. Como caida del cielo encontramos una ludoteca, donde pacientemente nos explicaron como funcionaba y nos mostraron los amplios y bonitos espacios. Mi hija se quedó sin problema (a los 21 meses), ahora tiene 24 meses y adora asistir a su ludoteca. Cada niño es muy diferente, creo que la clave en el caso de mi hija, fue ese largo período de transición que le ayudó a irse despegando de mamá, con mamá presentte en el lugar.

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies