Rabietas: La via más rápida para superarlas

Alrededor de los dos años, el cerebro de los bebés empieza a madurar a toda máquina y comienza la mielinización del córtex cerebral (que terminará sobre los 4 años). Esto significa que el niño va a adquirir habilidades que dependan del córtex cerebral: hablar, razonar, memorizar, etc. Cada niño a su ritmo por supuesto, pero generalmente este proceso comienza a esta edad.

Esto significa que el niño se empieza a dar cuenta que es una persona diferente del resto, con necesidades y opiniones distintas que además y empieza a querer independizarse. En esta etapa puede querer hacer cosas que sean contrarias a lo que nosotros decimos y el niño como no entiende lo que pasa, se ofusca y estalla porque no puede gestionar la impotencia de no conseguir su deseo.

Con toda esta explicación quiero dejar claro que el niño no estalla porque sea un malcriado, ni porque sea malo, ni porque quiera tomarnos el pelo ni nada parecido.

Muchas personas opinan muy negativamente que el niño “sólo quiere llamar la atención” al tener un berrinche y esto es cierto pero no en el mal sentido que ellos creen. El niño necesita la atención de sus padres, tiene un deseo que no puede obtener y no puede gestionar la rabia que siente al ver negado su deseo…por lo que sí, llama la atención porque la necesita.

Por otra parte, sobre los dos años, los niños necesitan probar constantemente la importancia de las normas con un mecanismo que se denomina transgresión (según la psicóloga Judy Dunn). De esta forma los niños van probando a saltarse las normas y van observando la reacción de los adultos y así van sabiendo lo que es importante, lo que es peligroso y lo que no lo es tanto.

En mi opinión, este mecanismo de transgresión que comenzamos a probar a los dos años, nos dura toda la vida porque ¿quién no prueba a llegar tarde un día al trabajo a ver qué pasa? ¿quién no se toma un café más largo de lo habitual el día que el jefe no está?…pues eso.

Todo es pasajero

Es importante saber que las rabietas terminarán algún día, porque aunque desde el punto de vista evolutivo son necesarias e incluso positivas al ir enseñando al niño lo que puede y lo que no puede hacer, lo cierto es que no son nada agradables.

Este es un mantra que yo me he repetido muchas veces en alguna situación complicada con mis hijas y a mi me ha funcionado bastante bien: todo es pasajero.

Conforme el niño vaya creciendo y vaya adquiriendo más destrezas de lenguaje, de negociación y de razonamiento, se irán pasando las rabietas.

¿Cómo superarlas?

Según la psicóloga Rosa Jové la mejor forma de superar las rabietas se basa en la prevención. Si no ocurren no hay que gestionarlas.

1. Evitación

Tú conoces a tu hijo y sabes lo que suele hacerle estallar. Si evitas ese tipo de situaciones, tendréis todos una vida más pacífica: ir al supermercado sin el niño para que no llore pidiendo golosinas, no comprar chocolate para que el niño no lo vea en casa…

2. Flexibilidad

Rosa Jové dice una cosa que me encanta ¿En cinco años esto importará?

Y es que a veces somos los padres los que nos ofuscamos con una cosa y creemos que es importantísimo que el niño lo haga ahora tal y como decimos nosotros. Parece fundamental que el niño empiece a comer la fruta cuando queremos nosotros, o que recoja los juguetes todos los días, o que se bañe todos los días a la misma hora…¿en cinco años esto importará?

Si lo que pide el niño no es peligroso y en cinco años no importará ¿por qué no dejarle hacerlo?

¿Por qué no puede ponerse unos zapatos de charol con un chándal? ¿Por qué no podemos quedarnos 15 minutos más en el parque? ¿Por qué no podemos dejarle tocar el mando? ¿Por qué no puede levantarse de la mesa? ¿Qué pasa si no se baña un día?…cada uno en su familia tiene sus prioridades en cuanto a las normas y la forma de comportarse, pero un poco de flexibilidad a veces nos viene bien a todos.

3. Distracción

A veces es tan sencillo como proponer otra cosa divertida para evitar la rabieta. Algo que al niño le guste o le apetezca hacer: pintar, leer un cuento, bañarse juntos…

¿Y si ya ha estallado?

Si el niño ya ha entrado en el bucle de la rabieta y no puede salir, sólo podemos acompañarle con amor y comprensión y ayudarle a que lo supere.

Podemos darle un abrazo (si es que el niño lo acepta, porque algunos no quieren contacto), podemos darle un papel y un lápiz para que pinte su rabia, podemos sentarnos a su lado y acompañarles…le explicamos que entendemos su frustración y que estaremos con él hasta que se le pase.

Hay que tener paciencia, saber que el niño no estalla para tomarnos el pelo y no hacer caso de miradas y opiniones de extraños. Si el niño está en plena rabieta necesita por encima de todo amor.

Una vez la rabieta ha pasado, el niño suele necesitar mucho contacto y cariño, necesita comprobar que le seguimos queriendo y que estamos ahí para apoyarle en su aprendizaje.

¿Y vosotros tenéis algún truco para superar las rabietas?

2012-06-14T11:52:38+00:00 26 Comments

26 Comments

  1. R&R junio 14, 2012 at 2:30 pm - Reply

    Muy buen artículo. Todavía no estamos en esa fase, pero siempre es bueno estar bien informado para afrontar cada nueva situación en la vida.
    Gracias por compartirlo.
    Un abrazo

  2. Lily junio 14, 2012 at 8:06 pm - Reply

    Gracias por este ártículo valioso… las rabietas son un gran problema para las mamás y como bien dices las claves para superar, o mejor dicho prevenir, las rabietas son el amor y la comprensión.
    Hace pocos días leía en una revista "para padres" las claves para superar las rabietas, las indicaciones eran apartarse del niño y ni siquiera mirarle, me parecieron unos consejos crueles que sólo hacen sentir los niños solos y incomprendidos frente a sus problemas, sólo enseñan a los niños que sus padres NO están allí para ayudarle. (… he vuelto a buscar el artículo en la revista : no tiene firma ¿?)
    Gracias Pilar por tus consejos positivo que pueden ayudar a muchas mamás a prevenir las rabietas con el cariño.
    Besos
    Lily

  3. Pilar Martinez junio 15, 2012 at 12:30 am - Reply

    Gracias Raquel, como tú bien dices, nunca está de más informarse…al fin y al cabo, esta fase llegará 🙂

    Lily, muchas gracias por compartir tu opinión. Yo tambien he leido alguna vez esas recomendaciones de ignorar al niño mientras tiene una rabieta e incluso me lo han aconsejado muchas veces otras mamás, pero sinceramente no creo que sea una buena forma de superar esa situcaión. El niño sufre muchísimo más porque además de tener que gestionar su propio estallido de ira, debe asumir que su madre le está ignorando ¡en el momento que más la necesita!
    Como dice Rosa Jové "Quiéreme cuando menos lo merezca porque será cuando más lo necesite"
    ¡Un beso!

  4. Beatriz junio 16, 2012 at 5:29 pm - Reply

    Hola Pilar, totalmente de acuerdo con tu artículo.
    Mi hijo pequeño tiene 2 años y estamo en plena fase de rabietas. A veces son inevitables. Últimamente se despierta de las siestas enrabietado, está medio dormido medio despierto, me demanda a mí y lo único que puedes hacer es tener mucha paciencia y estar con él, a veces incluso me bajo con él al portal para que se distraiga viendo pasar los coches mientras yo le acaricio.
    Un saludo
    Beatriz de criarconamor.com

  5. Pilar Martíne junio 17, 2012 at 12:45 am - Reply

    Hola Beatriz,
    ¡qué buena idea! mientras mira los coches se distrae y se le olvida el motivo del enfado 🙂
    Gracias por compartir tu experiencia,
    Un beso!

  6. Nayeli junio 17, 2012 at 7:34 am - Reply

    Excelente articulo Pilar!
    Ojalá la gente entendiera que las rabietas o berrinches son parte del desarrollo de los niños y como bien dice tu articulo, no son por que el niño nos quiere tomar el pelo o por que es malo. Y yo me he dado cuenta que muchas mamas al terminar las rabietas están tan molestas que no quieren abrazar ni ver a lis niños a los ojos, mientras que ellos les piden con lagrimas que los cargen o mimen. Mi hija aun tiene un año, y gracias a esta valiosa información desde el punto de vista científica me siento preparada para ayudarla cuando ella atraviese esa etapa.

  7. Celia Garabaya junio 17, 2012 at 6:34 pm - Reply

    Hola Pilar, felicidades por el artículo y en general por el blog, me encanta, es muy interesante.

  8. Pilar Martinez junio 17, 2012 at 11:44 pm - Reply

    Gracias Nayeli, es una pena porque después de las rabietas de los niños, a veces quienes tiene una rabieta son los padres y como tú dices no quieren ni abrazar ni coger en brazos a sus niños…en su momento más delicado…

    Muchas gracias Celia! ¡nos vemos por aqui!
    Un beso!

  9. Rebeca julio 3, 2012 at 5:31 pm - Reply

    Hola pilar! Muy buen artículo. Yo estoy con esa etapa también y me he comprado un libro fantástico,de Naomi Aldort. Los de Rosa Jove también ayudan bastante. En mi opinión lo mejor es tener las herramientas o información necesaria para poder entender a los niños. Sin entendimiento no hay nada. Todos estos artículos que escribes más los libros,nos ayudan o personalmente a mi a ser capaz de entender a mi hijo y así poder educarle desde la totalidad de su ser. Muchas gracias!!!!!!

    • Pilar Martinez julio 5, 2012 at 2:14 am - Reply

      Hola Rebeca,
      Sin duda sin entendimiento no hay nada. Si no entendemos a nuestros hijos no es posible una crianza respetuosa y basada en el respeto.
      ¡Un beso!

  10. Belén agosto 3, 2012 at 3:14 pm - Reply

    Buenas Pilar, muy bueno el artículo.

    La chiquita de la casa suele tener rabietas desde hace un tiempo, el motivo es porque intenta hacer cosas que sus manos (ahora tiene 16 meses) no les permite, pues les falta aún habilidad y tiempo para ello. Lo que hago es que cogo lo que esté intentando y se lo explico primero haciendolo yo, y luego se lo pongo en sus manos, y aunque no lo consigue, porque aún no tiene esa habilidad, se queda tranquila al ver que se puede hacer aunque ella no lo pueda hacer.

    Lo que si he notado que se frusta mucho con los niños y niñas que no comparten las cosas, ella está acostumbrada a coger y manipular las cosas y luego las deja o se las pasa a quien esté al lado de ella, (no tiene apego a ningun objeto material, por lo menos por ahora), y en el parque hay algunos niños/as (son un grupo reducido), que llevan un montón de cosas al parque, y no las comparten con nadie, aunque no las estén usando, y eso le frusta y algunas veces hasta chilla y grita (cosa que nunca hace), lo que hago es que cuando estan me suelo marchar a otro lugar, para evitar el verrinche y además no quiero que aprenda ese comportamiento de apegarse a algo material, ya que somos animales vicarios y aprendemos de lo que vemos.

    Un saludo y abrazos

    • Pilar Martinez agosto 7, 2012 at 4:04 am - Reply

      Hola Belén,
      es normal que se enfade al querer hacer algo que no puede…pobrecita. En cuanto a lo de no compartir los juguetes, la verdad es que es algo muy habitual en los niños…y en los adultos si lo piensas ¿o tú compartes tu coche con algñun desconocido del parque? 🙂
      besos!!

  11. Raquel septiembre 4, 2012 at 2:47 am - Reply

    Hola, enhorabuena por tu web. Es genial ver como hay personas que entienden que los niños no son malvados, sino seres humanos en desarrollo que necesitan amor para desarrollarse en plenitud. Yo no tengo hijos, pero me consta que fui una niña de rabietas monumentales. Mi madre, que siempre nos ha tratado con respeto, preguntó a la pediatra qué podía hacer. Ella le dijo exactamente esto, que se quedara a mi lado y me dijera que no me preocupara que se iba a quedar conmigo hasta que se me pasara, mi madre dice que no volví a tener una rabieta después de hacer eso una vez. A dia soy maestra de educación infantil, es increíble ver como los niños responden al cariño que les doy y me devuelven el triple, a modo de ejemplo, el año pasado una mañana me levanté con un dolor de cabeza increíble, cuando se lo comenté a una compañera antes de empezar me dijo, prepárate, los niños lo huelen y se portan peor. Cuando llegaron a clase les conté que estaba pachucha y que necesitaba que hablaran bajito, cuando un niño empezó a hablar más alto otro le dijo "Shh, que la profe está malita", fue un día precioso. Si les das cariño, respeto y comprensión recibes lo mismo. Así de simple, o de complicado.

    • Pilar Martinez septiembre 6, 2012 at 12:01 pm - Reply

      Ay Raquel! cómo me gusta leer tu comentario!!
      tus niños tienen que adorarte!!! y qué bien que tu madre recibió un buen consejo y decidió escuchar a su corazón.
      Me encantaría que todas las profesoras de infantil pensaran como tú ¿te puedo hacer un monumento? jaja
      Un beso!

  12. paula septiembre 27, 2012 at 2:42 pm - Reply

    hola pilar

    me encanto el articulo lo que estoy un poco descolocada es que alex nuestro peque de un añito casi tiene creo que este tipo de rabietas si no coge lo que quiere en la hora de la comida o le damos otro juguete que no sea lo que el quiere se pone alllorar de repente y tira lo que tiene a mano en fin no se si es bueno aplicar lo que tu has dicho siendo tan pequeño,… el caso es que nosotros lo distraemos y le damos cariño pero aun asi el llora hasta que le conseguimos hacer reir con alguna cara fea de su padre y mia jeje …

    con todo esto lo que te quieria preguntar es siendo tan bebe es posible que ya tenga rabietas????

    un abrazo

  13. Pilar Martinez septiembre 27, 2012 at 6:03 pm - Reply

    Hola Paula,
    si es posible que siendo tan pequeño ya tenga rabietas…algunos empiezan antes y otros más tarde…
    Me ha encantado lo de ponerle una cara fea para que se ria! veo que ya habéis encontrado vuestros propios trucos jeje
    Un abrazo!
    Pilar

  14. M.Carmen octubre 31, 2012 at 10:55 pm - Reply

    Hola a tod@s!!

    Enhorabuena Pilar por tu artículo, siempre te sigo y leo pero esta vez me he emocionado y todo. Comparto totalmente la frase “Quiéreme cuando menos lo merezca porque será cuando más lo necesite”, de hecho he puesto un par de carteles en casa con la frase para que mi pareja lo recuerde.

    Animo desde aquí a personas como Raquel para que sigan realizando su labor con ese cariño. Ojalá todos empatizáramos con los niños y les transmitiéramos ese amor que tanto necesitan.

    Un abrazo.

    • Pilar Martinez noviembre 5, 2012 at 12:23 am - Reply

      Hola Mª Carmen,
      ¡qué buena idea lo de los carteles!… a veces nos viene bien recordarlo, sobretodo en momentos de tensión 🙂
      Muchas gracias por haberte animado a comentar!
      Un abrazo!

  15. paula noviembre 5, 2012 at 2:35 pm - Reply

    Mari Carmen me ha encantado la frase tanto que la he imprimdo en grande y la he colocado en lugares donde mi hijo suele tener dichas rabietas por no poder tocar ciertos objetos que le causarian daño, 🙂
    un saludo

    • Pilar Martinez noviembre 7, 2012 at 3:09 pm - Reply

      Qué bien Paula! así puedes leerla justo cuando lo necesitas…
      Un abrazo

  16. nayi diciembre 9, 2012 at 7:58 pm - Reply

    pilar, me encanto leer tu articulo muy util.

  17. iusfra tapia febrero 1, 2013 at 8:28 pm - Reply

    Gracias por tu articulo Pilar, y si preferio mil veces darle a mi hijo amor y comprension que ignorarlo!!! que logica tendria eso? CRIANZA CON RESPETO, ME ENCANTA 🙂

    • Pilar Martinez febrero 7, 2013 at 2:48 am - Reply

      Hola Iusfra,
      muchas gracias por comentar! yo tampoco le encuentro la lógica a ignorar a un niño que llora. No ignoraría a un amigo ni a mi marido así que a mis hijas tampoco! 🙂
      Un abrazo!

  18. Laura diciembre 29, 2013 at 11:46 am - Reply

    Hola!
    Muchisimas gracias por el articulo. He aprendido de el y pienso ponerlo en practica con mi hijo.
    Mi pequeño de un año y 5 meses solo lleva 2 rabietas ,pero estoy muy preocupada porque siempre fue un niño muy noble y bueno y de pronto lleva dos dias seguidos despertandose con estas rabietas que empieza a llorar y no para y nada le consuela. Intento cargarle y no me deja , no quiere que lo toque , pero quiere estar a mi lado, se golpea la cabeza contra el suelo muy fuerte y no le importa, se golpea con sus propias manos, no quiere que le cante, ni quiere ningun tipo de negociacion con nosotros. La rabieta de hoy le duro un poco mas de una hora y fue terrible para todos. Por un momento pense que tenia mucha hambre, pero tampoco queria el biberon,lo tiraba con fuerza. Me da mucha pena verle asi…… quisiera ayudarle a superar lo que fuera que le pasara.
    Un saludo y feliz año nuevo,
    Laura.

    • Naomi F. S. abril 1, 2014 at 2:07 am - Reply

      Hola,
      A mi me pasa lo mismo con mi hija de 18 meses, se golpea y si me acerco me pega… a veces va por casa lloriqueando y parece q nada le satisface, tengo la sensación q no nos entendemos, es un poco cansado a lo largo del día. Las rabietas le empezaron más o menos al cumplir el año…
      A veces intento darle todo el cariño, pero otras no puedo porque me quiere pegar, ni mirarla puedo, así que me voy a otra habitación a respirar profundo y coger fuerzas… q difícil es tratar las rabietas!!

      Leo todo lo q puedo sobre el tema, la verdad es que gusta más el dar amor q ignorar…

      Muchas gracias por ilustrarnos con tus palabras.

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies