Muchos papás y mamás son capaces de relacionarse mediante el afecto con sus hijos mientras son bebés, se ven tan pequeños y desvalidos que es difícil no tratarlos con mucho cariño. Sin embargo, estos tiernos bebés van creciendo y un día te desafían y se ponen a llorar como si no hubiera mañana.

La mayoría de las mamás se quedan descolocadas cuando sus hijos tienen berrinches porque por mucho que hubieran escuchado sobre las rabietas, cuando ves a tu retoño retorcerse en el suelo mientras grita y da patadas es muy complicado mantener la calma.


Y por otra parte, muchas veces no contamos con recursos para afrontarlas de forma afectuosa porque nosotros mismos fuimos criados de una forma completamente distinta. Además todo se complica más aún cuando recibes comentarios externos críticos sobre las rabietas «no le hagas caso que sólo quiere llamar la atención», «debe aprender que ese no es un comportamiento aceptable así que ignóralo», etc.

Lo cierto es que los berrinches no son algo que nuestros hijos hagan a voluntad y mucho menos para molestarnos o manipularnos, más bien se trata de una reacción un tanto exagerada frente a una frustración porque no todavía están aprendiendo a gestionar sus emociones.

A partir de los dos años el cerebro de los bebés sufre grandes cambios que les permiten avanzar muy rápido, a veces demasiado rápido para digerir tantos cambios emocionalmente y por eso de vez en cuando sufren estos episodios de descontrol que llamamos rabietas.

Algunos adultos también sufren berrinches o ¿nosotros no nos enfadamos a veces sin control por tonterías? pues eso…hay que intentar ser más comprensivo con nuestros hijos porque las rabietas tampoco son fáciles para ellos.

Ahora, las mamás y papás contamos con un recurso magnífico para aprender a reaccionar de manera empática y respetuosa frente a los berrinches de nuestros hijos porque Louma (creadora del blog Amor Maternal) ofrece una videoconferencia estupenda con mucha información útil para muchas cosas:

– entender mejor a nuestros hijos

– contenerlos emocionalmente y ayudarles a superar esta etapa

– anticiparte a los berrinches y evitarlos

– acompañar de forma respetuosa a tu hijo si la rabieta ya está sucediendo

– manejar nuestro estrés y mantener la calma cuando se produzca una rabieta

– gestionar nuestro propio enfado

charla berrinches larga

A mi me hubiera gustado mucho contar con toda esta información cuando mi hija mayor empezó a tener rabietas…sobretodo cuando se descontrolaba en un lugar público y yo me sentía fatal.

Para más información sobre la Videoconferencia Manejo Respetuoso de Rabietas entra aquí.

¿Y vosotros cómo manejáis las rabietas de vuestros hijos?