Tras escribir la semana pasada el artículo de ¿Por qué lloran los niños en la guardería?, me quedé con las ganas de hablaros de mi opinión sobre el proceso de adaptación a las escuelas infantiles o colegios.

Hay algunas guarderías que directamente no tienen proceso de adaptación y desde el día 0 los niños se quedan durante 8 horas.

Hay otras que dejan a los padres elegir cómo lo quieren hacer y tambien las hay muy estrictas en cuanto a horarios y visitas, por lo que también lo son en la adaptación.

¿Cuál es la mejor?

La mejor sin dudarlo es la que le vaya bien al niño. Entiendo que las maestras deben atender a muchos otros niños y por esto intentan poner un poco de orden en los horarios de entrada y recogida, pero si lo que la maestra me propone no le va bien a mi hijo, no es una buena adaptación. Parece de perogrullo, pero lo recalco porque a veces nos olvidamos que la adaptación la hacemos por el bien del niño.

Hay niños que entran encantados al cole sin decir ni adios y no quieren irse a casa cuando llega la hora, pero hay que reconocer que son los menos, así que voy a hablar de la adaptación que para MI es ideal para la mayoría de los niños, es decir, los que se quedan llorando en el cole.

Primero con Mamá

O con papá o mejor aún, con los dos.

Dice Rosa Jové, que los niños pequeños siempre siguen esta pauta: primero lo hago con mamá y luego lo hago solito, así que para mi, esta pauta debería de ser obligatoria en todas las escuelas infantiles.

Sería estupendo que el niño pudiera ir al cole con mami hasta que se pueda sentir seguro y confiado como para que mami se vaya.

¿Y cuanto tiempo? pues el que necesite el niño. Habrá niños que en dos días estarán contentos en el cole y otros necesitarán dos semanas…todo depende.

Cuando el niño conozca el entorno, a las seños y a los otros niños ya no se sentirá tan asustado y seguramente querrá quedarse a jugar un rato sin mamá.

Pocas horas

El tiempo pasa muy despacio para un bebé…¿os acordáis cuando érais pequeños lo lentos que pasaban los días? Pues eso.

No podemos pretender dejar 8 horas a un bebé en una guardería y que no eche de menos a sus papás. Y si tenemos que dejarlo ese tiempo, por lo menos que se pueda adaptar poco a poco: una semana dos horas, a la semana siguiente tres…y así sucesivamente

¿Y en casa? Compensar

Después de 8 horas o más separados de sus mamis, los peques necesitan muchos mimos, mucha atención,  muchos juegos, muchos besos, muchas cosquillas y muchos momentos íntimos.

Las lavadoras, las llamadas de teléfono y el resto de obligaciones «adultas» no les importan en absoluto y deberíamos intentar dejarlas para otro momento, al menos durante la adaptación.

¿Una utopía?

Puede ser que lo propongo sea una utopía. Entiendo que la mayoría de las veces, las familias no tienen tanto tiempo como para hacer una adaptación como la que yo propongo, pero por lo menos puede intentarse hacer algo parecido.

Si los padres podemos hacerlo, deberíamos intentar que la adaptación de la escuela fuera sencilla y sin traumas…y si no podemos, al menos podemos intentar hacerlo lo más llevadero posible.

Y si somos maestras y tenemos a 16 niños que atender, podemos intentar ponernos en el lugar del niño y facilitar en la medida de lo posible, que su adaptación sea progresiva y feliz.

¿Y para vosotros cuál es la adaptación ideal al cole?