¿Cuál es la adaptación ideal al colegio?

Tras escribir la semana pasada el artículo de ¿Por qué lloran los niños en la guardería?, me quedé con las ganas de hablaros de mi opinión sobre el proceso de adaptación a las escuelas infantiles o colegios.

Hay algunas guarderías que directamente no tienen proceso de adaptación y desde el día 0 los niños se quedan durante 8 horas.

Hay otras que dejan a los padres elegir cómo lo quieren hacer y tambien las hay muy estrictas en cuanto a horarios y visitas, por lo que también lo son en la adaptación.

¿Cuál es la mejor?

La mejor sin dudarlo es la que le vaya bien al niño. Entiendo que las maestras deben atender a muchos otros niños y por esto intentan poner un poco de orden en los horarios de entrada y recogida, pero si lo que la maestra me propone no le va bien a mi hijo, no es una buena adaptación. Parece de perogrullo, pero lo recalco porque a veces nos olvidamos que la adaptación la hacemos por el bien del niño.

Hay niños que entran encantados al cole sin decir ni adios y no quieren irse a casa cuando llega la hora, pero hay que reconocer que son los menos, así que voy a hablar de la adaptación que para MI es ideal para la mayoría de los niños, es decir, los que se quedan llorando en el cole.

Primero con Mamá

O con papá o mejor aún, con los dos.

Dice Rosa Jové, que los niños pequeños siempre siguen esta pauta: primero lo hago con mamá y luego lo hago solito, así que para mi, esta pauta debería de ser obligatoria en todas las escuelas infantiles.

Sería estupendo que el niño pudiera ir al cole con mami hasta que se pueda sentir seguro y confiado como para que mami se vaya.

¿Y cuanto tiempo? pues el que necesite el niño. Habrá niños que en dos días estarán contentos en el cole y otros necesitarán dos semanas…todo depende.

Cuando el niño conozca el entorno, a las seños y a los otros niños ya no se sentirá tan asustado y seguramente querrá quedarse a jugar un rato sin mamá.

Pocas horas

El tiempo pasa muy despacio para un bebé…¿os acordáis cuando érais pequeños lo lentos que pasaban los días? Pues eso.

No podemos pretender dejar 8 horas a un bebé en una guardería y que no eche de menos a sus papás. Y si tenemos que dejarlo ese tiempo, por lo menos que se pueda adaptar poco a poco: una semana dos horas, a la semana siguiente tres…y así sucesivamente

¿Y en casa? Compensar

Después de 8 horas o más separados de sus mamis, los peques necesitan muchos mimos, mucha atención,  muchos juegos, muchos besos, muchas cosquillas y muchos momentos íntimos.

Las lavadoras, las llamadas de teléfono y el resto de obligaciones “adultas” no les importan en absoluto y deberíamos intentar dejarlas para otro momento, al menos durante la adaptación.

¿Una utopía?

Puede ser que lo propongo sea una utopía. Entiendo que la mayoría de las veces, las familias no tienen tanto tiempo como para hacer una adaptación como la que yo propongo, pero por lo menos puede intentarse hacer algo parecido.

Si los padres podemos hacerlo, deberíamos intentar que la adaptación de la escuela fuera sencilla y sin traumas…y si no podemos, al menos podemos intentar hacerlo lo más llevadero posible.

Y si somos maestras y tenemos a 16 niños que atender, podemos intentar ponernos en el lugar del niño y facilitar en la medida de lo posible, que su adaptación sea progresiva y feliz.

¿Y para vosotros cuál es la adaptación ideal al cole?

2012-09-11T08:00:53+00:00 9 Comments

9 Comments

  1. Jenni septiembre 11, 2012 at 2:14 pm - Reply

    Genial, como siempre Pilar!!!
    Leerte es leerme a mi misma.
    Justo estaba preparando un video, no te extrañes si al verlo ves esto plasmado, por q pienso exactamente como tu.
    Te comparto el post en mi grupo de facebook.
    Besitos!!

    • Pilar Martinez septiembre 11, 2012 at 4:45 pm - Reply

      ¡Gracias Jenni!
      Somos muchas las madres que pensamos así…quizás las guarderías deberían tomar nota ¿no crees?
      Espero ansiosa tu video 🙂
      Un beso!

  2. cristina septiembre 15, 2012 at 2:14 am - Reply

    Yo soy educadora infantil y si esa es la adaptación ideal pero imposible cuando ya los padres te piden horario completo desde el día uno y consigues 5 días dos horas y con malas caras y no entienden que es por su hijo no porque no queramos trabajar

    • Pilar Martinez septiembre 15, 2012 at 2:58 am - Reply

      Hola Cristina,
      está claro que nunca llueve a gusto de todos. Hay padres que trabajan demasiado y otros parece que lo de ser padres no va con ellos.
      A mi me encantaria que las maestras de mis hijas me dijeran que cuanto más lenta es su adaptación, mejor es para ellas. Yo no suelo tener problemas, porque mi cole es bastante respetuoso, pero aun así suelo ser la madre rara que quiere que su hija termine la adaptación 🙂
      Por ejemplo, mi hija mayor ha empezado segundo de primaria y desde el primer día todos menos ella se quedaron hasta las 5, sin embargo yo me la llevé a casita a comer y a jugar esa tarde, para que la vuelta no fuera tan brusca…al dia siguiente ella misma me dijo que quería quedarse a comer con sus amigos 🙂
      Un abrazo y gracias por comentar!

  3. Míriam septiembre 15, 2012 at 1:49 pm - Reply

    Totalmente de acuredo con tu post. Trabajo en un jardín de infancia y defendemos este tipo de adaptación. Los primeros 4 días, ningún niño puede quedarse más de hora y media en la escuela, y a partir del primer dia de horario entero, cada família puede alargar la adaptación tanto como quiera y pueda. ¡Hasta se pueden quedar a comer con sus hijos! Lo más complejo es hacer entender a algunas familias que así es mucho más fácil para los pequeños… Al fin y al cabo, a todos nos gustaría poder empezar a trabajar poquitas horas, verdad?

    • Pilar Martinez septiembre 27, 2012 at 2:16 pm - Reply

      Ay Miriam! ojalá hubiera más escuelas infantiles como la tuya! A mi me encantaría ir a comer con mis niñas!!! aunque no me quejo porque en el cole de mis hijas, puedes desayunar con tus hijos y eso también está muy bien.

  4. Mirtha septiembre 26, 2012 at 6:20 pm - Reply

    Genial Pilar!
    Acá en Venezuela no hay proceso de adaptación gradual, la mayoría de los colegios y guarderías reciben a los niños desde el primero día en horario completo, en el caso del colegio de mi niña de 3 añitos, fue gradual la primera semana, solo 2 horas e iban aumentando el tiempo en la medida en que cada niño se adaptara bien.

    Mi nena se adaptó enseguida, claro ya ella conocía su colegio, y le va de lo mejor, allá, juega, no llora, se queda emocionada y segura… el proceso lo está viviendo en casa 🙁 y procuro contenerla lo más posible, pero no me deja jaja! ni al baño puedo ir sola, está muy sentimental, ayer lloró muchísimo antes de acostarse y no era malestar ni "berrinche" era con tristeza… me tocó conversa mucho, abrazarla, darle mismos extras, nos quedamos dormidas abrazaditas y se le pasó, esta mañana se levantó feliz y con ganas de ir otra vez.

    Es difícil, cuando trabajamos toooodo el día y ellos deben quedarse de 8 a 5 pm en el colegio.

    Un abrazo!

    • Pilar Martinez septiembre 27, 2012 at 2:18 pm - Reply

      Hola Mirtha,
      ay qué penita tu niña…¿necesitaba soltar sus nervios quizás? menos mal que tiene a una mamá paciente y cariñosa que la abraza hasta que se duerme 🙂
      Lo de ir al baño acompañada…creo que es algo que viene dado con la maternidad! jaja
      Besos!

  5. joana septiembre 4, 2013 at 11:05 am - Reply

    Pero yo veo un problema. En el colegio de mis hijos la adaptación era asi mas o menos. Pero el problema viene que no todos los padres estaban de acuerdo von esa forma de adaptación y había los que opinaban que mejor dejarlos y que lloren que se les pasa en un momento. Con lo cual a la profesora se le planteaba un problema. Había niños, como el mío que se quedaban con sus padres y otros niños llorando porque sus padres se habían ido y, encima al ver que otros niños estaban con sus padres todavía era mas difícil para la profesora. Así acabo diciendo os a todos los padres que nos fuéramos porque, de esa forma había menos niños que lloraban. Y era asi. Cuando llevábamos dos o tres semanas de adaptación eramos dos madres las que nos quedabamos con los niños y había cinco o seis llorando al vernos a nosotras y no a sus madres. Cuando decidió que no se quedara ningún padre, ya solo se quedaban llorando el mío y el de la otra madre que solía estar.
    Así que me parece un problema el tema de la adaptación no solo por la escuela si no porque cada niño es de un padre y una madre distinta que cada uno piensa de una forma

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies