Desde que me quedé por primera vez embarazada empezó el bombardeo:

– A los bebés no hay que cogerlos mucho en brazos que se acostumbran

– No hay que darles todo lo que pidan que se malcrían

– Los niños son muy listos y quieren manipularte

– Si no le enseñas quién manda en casa se te subirá a la chepa

– Los niños sólo quieren llamar la atención

Creo que leí que el pediatra Carlos González dijo en una entrevista que parece que a la gente le preocupa más que se malcríen los niños que el hecho de que tengan un accidente. Todos repiten sin parar que hay que «tener cuidado» y «estar prevenido» ante las manipulaciones de los niños, pero nadie recomienda algo tan lógico como tapar los enchufes por ejemplo.


Y no, no estoy hablando de dejar a los niños hacer lo quieran y vivir sin normas ni límites, la crianza consciente no tiene nada que ver con eso (o por lo menos la que yo defiendo). Estoy hablando de dejar de posicionarnos en frente para ponernos a su lado.

Nuestros hijos nos quieren muchísimo, somos las personas más imortantes de su vida y ¡claro que a veces quieren llamar nuestra atención! es que quieren estar con nosotros. Cuando los adultos nos enamoramos ¿no queremos estar el mayor tiempo posible con nuestra persona amada? ¿no hacemos a veces tonterías para que nos hagan caso? Pues nuestros hijos igual.

Ya que nosotros somos los adultos, deberíamos intentar ser más comprensivos, tener más empatía con ellos y no «verlos como el enemigo» porque no lo son.

Nuestro clima familiar, nuestra salud mental y sobretodo nuestros hijos nos lo agradecerán.

[pullquote]Nuestro clima familiar, nuestra salud mental y sobretodo nuestros hijos nos lo agradecerán.[/pullquote]

Y para reirnos un poco…aqui os dejo con mi admirado Gila. ¿Está el enemigo? que se ponga 🙂