Antiguamente, a los bebés se les ponían unos patucos de lana o de ganchillo a modo de «zapatos». Estos patucos, podrían ser más o menos bonitos (depende del gusto de cada uno) pero por lo menos eran cómodos para los bebés.

Sin embargo desde hace años, se ha puesto de moda el colocar zapatos a los bebés que ni gatean, ni se ponen de pie, ni andan. Pero estoy hablando de zapatos de verdad, no de estos de tela un poco gorditos que no tienen suela ni nada, son zapatos con suela o incluso con cordones.

Algunos expertos ya están escribiendo sobre este tema porque es algo cada vez más frecuente, de hecho en el Hospital Nisa Pardo de Aravaca (Madrid) recomiendan públicamente no calzar nunca a un bebé que no anda porque, según ellos, los pies de los bebés están en continuo desarrollo y si los calzamos antes de tiempo, estamos impidiendo que su estructura ósea se desarrolle correctamente.

Según estos expertos, la estética no debe primar en este tema porque el pie está en constante evolución y pasan varios años hasta que le estructura ósea y los ligamentos están desarrollados en su plenitud.

Además, dan algunas recomendaciones para elegir el calzado de los bebés y niños pequeños que son interesantes:

-En los primeros meses, ponerle calcetines o patucos para proteger del frío (no zapatos).

-No usar calzado abotinado, porque no permite la movilidad del tobillo. Este es un punto muy importante, ya que hay muchas personas que piensan que los bebés que comienzan a andar deben llevar el zapato altito para proteger el tobillo.

-Debe tener mayor longitud que el pie: de 1 a 1,5 cm más grande que el dedo más largo. También muy importante, el zapato no debe quedar justo ni apretar el pie.

-Andar descalzo por terreno irregular favorece el desarrollo del niño. Como por ejemplo por la playa.

-Nunca calzar al niño antes de que empiece a andar.

-La suela debe ser suficientemente flexible para permitir la movilidad de las articulaciones.

Mi experiencia

Mis dos hijas han aprendido a andar descalzas y no han llevado zapatos antes de empezar a andar más que las veces imprescindibles, como por ejemplo cuando querían practicar el aprendizaje de andar de las matitas en el parque 🙂

Con mis dos hijas he recibido multitud de consejos para ponerles zapatos y también muchas preguntas de gente que no entendía por qué no las calzaba con los zapatos tan monos que hay ahora.

Las dos adoran ir descalzas por casa o por cualquier sitio, aunque entienden que hay sitios en los que hay que llevar calzado (en la calle por ejemplo)…yo misma adoro ir descalza en mi casa igual que mi marido.

Mis dos hijas aprendieron a andar perfectamente sin zapatos y no los echaron en falta en ningún momento, de hecho, se quejaban cuando quería ponerles los zapatos para salir a la calle.

¿Y vosotros qué opináis? ¿les ponéis zapatos a vuestros bebés?