Vamos a la cama…que hay que descansar

Hay algunas casas en las que el momento de ir a la cama es agradable y divertido (como la familia Telerín) pero la verdad es que en la mayoría de las que yo conozco, la cosa no es tan sencilla.

Algunos niños no quieren irse a dormir, otros no quieren dormir solos, otros no ponen problemas pero se despiertan 8 veces durante la noche, los hay que lo tienen todo…y mientras tanto las mamás y papás tenemos que seguir trabajando, llevando a los hermanos mayores al cole, cocinando y manteniendo la casa en condiciones.

Y luego viene lo peor, la vecina que nos dice que nuestro hijo es muy mayor para dormir acompañado; la abuela que opina que el bebé debería dormir más horas del tirón o la mamá del parque que comenta lo bien que duermen sus hijos (mientras tú intentas disimular tus ojeras como puedes).

En mi opinión, cuando alguien nos da consejos y nos critica en temas de sueño infantil suelen pasar dos cosas: el desconocimiento y la mentira.

Desconocimiento

La mayoría de la gente desconoce cómo debe dormir un bebé o niño pequeño y sólo se basa en lo que sale en la tele (que los niños siempre duermen estupendamente y solos) o lo que comentan los demás.

Y no los culpo de verdad porque la presión mediática es grande, yo misma antes de ser madre, pensaba que los bebés durante sus primeros meses de vida sólo dormían. Del mismo modo que pensaba que los niños deben aprender a dormir solos para fomentar su independencia. Afortunadamente tuve la suerte de tener una hija que me enseñó de un golpetazo todo lo que no habia sabido aprender durante mi embarazo.

Mentiras

No digo que lo hagan conscientemente, es más bien una mentirijilla piadosa que no hace daño a nadie 🙂

Las mamás recientes nos sentimos juzgadas constantemente y parece que si reconoces que tu hijo duerme mal, todos te van a culpar a ti de la situación.

Por otra parte, todo depende de las expectativas que tenga la mamá en cuanto al sueño de su hijo. Hay mamás que se quejan porque su hijo se despierta una sóla vez por la noche y hay otras que aunque se levanten 6 veces a ponerle el chupete al bebé, consideran que han dormido bien.

Y esto nos lleva al punto anterior: la importancia de la información.

Es por este motivo por el que Rafi López creadora de la página web Dormir sin Llorar y yo misma nos hemos unido para aportar un rayo de esperanza a las familias desesperadas, que piensan que nunca volverán a dormir más de 5 horas seguidas y el próximo viernes ofreceremos el Taller Virtual de Sueño Infantil.

Así que ya sabes, si quieres tener información de las etapas del sueño infantil, trucos respetuosos para mejorar las noches, ideas para dar el pecho por la noche o para que ayude papá…apúntate ya y sigue el Taller desde tu casa.

¡Nos vemos el viernes!

2013-04-15T15:16:16+00:00 3 Comments

3 Comments

  1. Jennifer Baldo Vivan abril 15, 2013 at 8:55 pm - Reply

    Parece que me estabas describiendo, a mi mi hijo también me ha enseñado,eentre otras cosas, que hay niños que les cuesta más dormir

    • Pilar Martinez abril 23, 2013 at 3:42 pm - Reply

      Hola Jennifer,
      nuestros hijos son nuestros grandes maestros!!
      Un abrazo!

  2. eva junio 11, 2013 at 5:50 pm - Reply

    A mi hijo de 13 años más que costarle dormir (cuando se duerme, duerme como un bendito!) lo que le ha costado siempre ha sido "irse a dormir". Aún ahora, con lo mayor que es, sigue haciéndose el remolón a la hora de acostarse.
    Estuvo durmiendo conmigo hasta casi los 3 años (que decidió "independizarse" y irse a dormir a su habitación él solito), y luego él se acostaba y yo me tumbaba con él hasta que se dormía o hasta que se tranquilizaba bastante como para dormirse en seguida (y es que la que se dormía muchas veces era yo! pero es que la serenidad que se respira acurrucándose a un hijo…! mmm!! es lo más bonito del mundo! da igual que tenga un año como que tenga 13!) y ahora hay muchos días que también me lo pide: "mami, vienes a acurrucarme un rato hasta que me venga un poco de sueño?" y qué voy a hacer? pues claro! ir con una sonrisa de oreja a oreja!.
    Mi hijo nunca ha sido de dormir demasiado, incluso de muy bebé. Se pasaba más horas comiendo que durmiendo, incluso si alguna vez dormía más de 2h seguidas iba a "menearlo" un poco, por si le había dado algo jajaja!
    A mí me han criticado muchísimo tanto por el colecho (y es que como le di el pecho hasta los 2 años para mí era realmente lo más cómodo del mundo!) como por "consentirle" cuando empezó a dormir solo, incluso ahora porque "debería daros vergüenza! con lo mayor que es el niño!", pero sabéis qué? que a mi plin! me encanta acurrucar a mi hijo y ayudarle a dormirse, incluso hay noches que se cuela en nuestra cama y reconoce abiertamente que ha dormido como un rey (tenemos una cama de matrimonio enorme! y es fácil "colarse" sin que nos enteremos demasiado, pero ahora que vamos a ser uno más, creo que hasta se nos va a quedar justa!).
    Yo ni me arrepiento ni me avergüenzo. Muchas de las madres que me critican tienen muchos más problemas con sus hijos que yo, así que ¿para qué hablar?. Y con el nuevo bebé voy a intentar hacer lo mismo!
    Mi consejo: haced lo que os diga el corazón! Y mientras padres e hijos quieran compartir cama, por qué no hacerlo? 🙂

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies