Después de leer el artículo que publicó la semana pasada La Orquídea Dichosa con los cinco peores consejos que recibió al convertirse en madre hoy he decidido recoger el testigo y contaros los cinco peores consejos que yo recibí cuando me convertí en mamá.

Al igual que ella, yo también recibí algunos buenos consejos, pero en mi primera maternidad los malos consejos superaron a los buenos…o al menos esa es mi percepción.


Pues estos son los peores consejos que yo recibí:

1. Este bebé tiene hambre, dale un biberón.

Y esto cuando mi hija tenía menos de 24 horas de vida…y lo peor es que me lo creí.

A pesar de lo informada que estaba, de los libros que me había leído y de estar segura de que mi calostro era el mejor alimento para mi bebé hasta que me subiera la leche, me lo creí.

Mi hija lloraba desconsolada, la ponía al pecho durante más de una hora y al soltarse volvía a llorar y nada la calmaba, así que sucumbí y pedí un biberón en el hospital para dárselo.

Ahora sé que su llanto no tenía nada que ver con el hambre, pero en aquel momento dudé de mi misma y se lo dí.

2. Nunca metas a tu bebé en la cama o nunca lo sacarás

Los primeros meses de mi primera hija fueron bastante complicados y estoy segura de que si hubiera colechado con ella desde el primer momento (igual que hice con mi segunda hija), todo habría sido más fácil.

Ella sufría mucho con los cólicos, dormía poquísimo y estabamuy inquieta. Se le notaba con miedo de estar en la cuna y las noches eran laaaaargas.

Cuando decidí hacer caso de mi instinto y dormir con ella sin sentirme culpable todo mejoró enseguida y ahora me arrepiento mucho de haberme complicado tanto la vida durante esos meses.

Además eso de que nunca se van de tu cama es simplemente mentira, lo tengo más que comprobado 🙂

3. Los bebés tienen que llorar (y además les beneficia porque ensancha los pulmones)

Y yo me pregunto ¿por qué les beneficia llorar?

Es evidente que los bebés no saben hablar y que a veces necesitan llorar para mostrarnos lo que sienten o lo que necesitan, pero de eso a que es algo bueno, va un trecho enorme!

¿Los adultos necesitamos llorar? yo al menos no lo necesito en absoluto, así que no entiendo por qué pensamos que los bebés si lo necesitan.

4. Recupera tu vida cuanto antes para que se acostumbre a estar sin ti

Este consejo me lo han dado de muchas formas diferentes: vuelve a trabajar cuanto antes, vete de viaje sin niñas para que se acostumbren a estar sin ti…y la verdad es que no lo entiendo.

Cuando las personas dejan de estudiar y se ponen a trabajar entienden que su vida cambiará, cuando se casan entienden que su vida sufrirá cambios…¿entonces por qué cuando tienes hijos no asumes que tu vida cambiará?

Mi vida no es igual que cuando no tenía hijas y me parece bien. Tener hijos ha sido una elección mía y no me parece normal pretender seguir con mi vida como si mis hijas no existieran.

5. Los bebés sin dientes no pueden masticar

Y os puedo asegurar que ese consejo es absolutamente falso porque mi hija pequeña nunca ha comido una papilla, ha comido siempre comida «normal» y cuando no tenía dientes masticaba de maravilla.

Ahora tiene tres años y sigue masticando de maravilla 🙂

De hecho, el viernes 14 de junio voy a dar una videoconferencia hablando de este tema para ayudar a otras mamás a que no se crean este consejo.

Y vosotros ¿cuáles son los peores consejos que habéis recibido?