Beneficios de los Portabebés

De nuevo cuento con Margaret González como autora invitada en el blog. Ella es instructora de porteo y es la mamá al frente de la tienda online Tela de Abrazos. También escribe artículos muy interesantes sobre crianza, porteo y lactancia en el blog de Tela de Abrazos. ¡Te recomiendo visitar su blog porque es muy interesante! Además, en estos momentos se encuentra en pleno lanzamiento de su nuevo Programa formativo “Primeros Pasos en el Porteo” donde explica todo, todito lo que hay que saber para portear correctamente al bebé.

Curso_Porteo

Beneficios de los portabebés

Siempre digo que más que beneficios deberíamos hablar de perjuicios para el bebé, y para los padres, por no llevar a tu bebé en brazos. Lo llamemos como lo llamemos, llevar a tu bebé en brazos provocará en él unos beneficios, tanto físicos como emocionales, que tu bebé no tendrá si no está en contacto constante contigo. Y los beneficios también son para nosotros, los padres, porque la crianza es la unión de los dos, de la madre/padre con su bebé. Si uno de ellos está feliz, los demás también, ¿verdad?

Os voy desglosar brevemente cada uno de los beneficios más conocidos de llevar a tu bebé en brazos, de tenerlo pegadito a tu pecho:

Lloran menos y están más tranquilos. El bebé se siente seguro en contacto continuo con sus padres. Siente el movimiento, el olor, el calor y los sonidos que le son familiares (la voz de su madre, su olor, el sonido del corazón), que le recuerdan al vientre materno. Este recuerdo, estimula sus sentidos y ayuda a su bienestar. Incluso, para bebés prematuros sentir su cuerpo pegado al de su madre/padre, les permite sentirse tan seguros como si estuviesen aún dentro del vientre. Los benéficos del piel con piel están científicamente probados y requeté comprobados.

Duermen periodos más largos. Sí, es cierto, de verdad. El calor, el olor de su madre, les hace sentirse seguros, y el movimiento les recuerda a cuando estaban en el vientre y hace que se duerman antes y durante siestas más largas.

Regulan mejor la temperatura corporal, la circulación sanguínea, la respiración, el ritmo cardíaco y las digestiones. Al sentirse más tranquilos y seguros, su cuerpo no necesita estar en estado de alerta y se relaja, lo que favorece, a su vez, que cojan peso más rápido.

Mejor motricidad, coordinación, tono muscular y sentido del equilibrio. El movimiento y la cercanía que siente el bebé, favorecen el desarrollo de su sistema nervioso y del equilibrio.

Posición correcta. El portabebés ergonómico se adapta al desarrollo del bebé. La posición del bebé en el portabebés es la más parecida a la que tenía en el vientre materno, para favorecer el desarrollo de la columna vertebral, el fémur y las caderas. Incluso, se recomienda en terapias en casos de luxaciones congénitas de los huesos de la cadera.

Menos cólicos. La posición que adoptan en el portabebé favorece las digestiones y alivia el dolor de los gases.

Estimulo de los sentidos y las relaciones sociales. El bebé tiene una visión más real del mundo ya que puede verlo a la misma altura que lo ven sus padres. Tiene un contacto continuo, lo que le transmite información táctil a su sistema nervioso y desarrolla su equilibrio. Además, las conversaciones que tienen sus padres las recibe mucho más cercanas, y permite que pueda captar detalles del lenguaje de forma más clara y precisa. También hace que estén más integrados en la vida social de sus padres, en sus actividades diarias.

Favorece la lactancia materna.

Más independientes. Desmiente el mito de “se va a malcriar si le coges en brazos”. El bebé en contacto continuo con sus padres siente bienestar y seguridad en todo momento, convirtiéndole en un niño más seguro de sí mismo e independiente.

Y para los padres no son pocos los beneficios, ni menos importantes.

Para mí el más importante y necesario: NOS DEJA LAS MANOS LIBRES! Sí, podemos seguir atendiendo a nuestro bebé mientras seguimos con nuestras tareas diarias, con nuestra vida, tanto dentro como fuera de casa.

El increíble, pero cierto: Nos ayuda a que no nos duela la espalda. Sí, porque tu bebé te va a pedir brazos sí o sí, así que mejor que te ayudes de un portabebés para evitar molestias en brazos, muñecas y hombros. Sobre todo te lo aconsejo si ya tenías molestias de espalda antes de tu bebé, evitarás que se acentúen.

Nos refuerza la autoestima. Al ver a nuestro bebé feliz estamos seguros de que lo estamos haciendo bien como padres.

Desplazamientos mucho más sencillos. Tren, autobús, aceras en obras, etc…

Por todo esto, además de por el placer que supone llevar pegadito a tu bebé, he preparado el Programa de Porteo “Primeros Pasos en el Porteo”. Por que todas estas cosas no nos las cuenta nadie cuando estamos embarazadas, en las clases de preparación al parto nadie nos habla de esto y es necesario saberlo, ¿no crees?

En este curso las mamás/papás/embarazadas podrán conocer las necesidades de contacto físico que tienen sus bebés, por qué demandan tanto, conocer todos los tipos de portabebés que existen, para que puedan elegir la opción que mejor se adapte a sus necesidades, y muchas cosas más. Y por supuesto, aprenderán a usarlos. Sabrán cómo anudar el fular y portear a su bebé desde el primer día.

Un curso imprescindible si aún no has porteado a su bebé y quieres aprender más sobre por qué es necesario llevarle pegadito a ti y cómo hacerlo.

Aquí tienes toda la información: Programa “Primeros Pasos en el Porteo”

2014-03-31T10:29:28+00:00 0 Comments

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies