bebe_papa_noel

Si has sido mamá recientemente seguro que andas algo preocupada con las fiestas navideñas. Por un lado, te hace mucha ilusión poder compartir la navidad con tu peque pero por otro lado, seguro que no tienes muy claro cómo organizar sus comidas, siestas, etc.

Voy a ver si puedo aportar algo de luz 😉

Lo primero es el bebé

El bienestar de tu hijo está por delante de todas las cosas. Tú, como su madre, seguro que lo tienes clarísimo, pero ya no estoy tan segura de que los demás lo hayan pensado.

Los familiares que quieren pasar de mano en mano a tu hijo deberían aguantarse las ganas que para eso ya son mayorcitos. Hay pocas cosas que estresen más a un bebé que esa situación en la que veinte desconocidos le cogen en brazos y gritan de la emoción.

No permitas que hagan eso con tu hijo, lo va a pasar fatal y después lo pasarás fatal tú porque seguramente esa noche va a llorar muchísimo.

Asimismo, si el bebé está durmiendo o necesita dormir, es importante que esté relajado y que nadie lo moleste, así que los gritos y la juerga deberían ocurrir lo más lejos posible del niño.

Los horarios de las comidas tampoco suelen ir muy acordes con las necesidades infantiles, por lo que no debes tener miedo en adelantar la hora de la cena o dar de comer a tu hijo cuando lo necesite. Como he comentado antes, los adultos podemos adaptarnos, pero ellos no.

Si viajas, paciencia y no tengas prisa

Si vas a desplazarte para pasar las fiestas en casa de algún familiar o en un hotel ten en cuenta estos consejos:

  • Sal con tiempo porque puede ser que tengas que parar muchas veces (pañal sucio, bebé que llora, bebé que tiene hambre…).
  • Intenta viajar en las horas en las que el bebé duerma, así no se pondrá nervioso con el coche ni se aburrirá tanto.
  • Duerme lo más cerca posible del bebé. Es posible que el bebé tenga problemas para dormir en un sitio nuevo, pero si estás junto a él, seguro que lo acepta mucho mejor.
  • Cuida que el bebé no se sienta «extraño»: lleva su mantita, sus juguetes, etc. Todo esto le dará seguridad.
  • Prepara la maleta con muchos extras: extra de pañales, de ropa, de baberos. Nunca sabes lo que puede ocurrir y seguro que no quieres quedarte sin bodys para tu hijo estando tan lejos de casa.
  • Lleva un botiquín básico y su cartilla sanitaria. No tiene por qué pasar nada pero nunca se sabe.
  • No te olvides de ti misma: lleva agua para ti (sobretodo si amamantas) y comida de sobra. También lleva mudas de sobra que ya sabes que los bebés pueden manchar tu ropa en el peor momento.
  • Ten paciencia y no te angusties. Lo importante no es llegar pronto, sino llegar.

¿Y si cenáis en tu casa?

Una buenísima opción es celebrar las cenas más importantes (Nochebuena y Nochevieja) en tu casa. Así el bebé no se tiene que desplazar a ningún sitio, ni tiene que salir a la calle con el frío y además se sentirá más tranquilo en su ambiente.

Tú pones la casa y los invitados que traigan la cena. Así no te tienes que ocupar de cocinar y puedes estar pendiente de tu bebé.

Por proponerlo no pierdes nada y a lo mejor te sorprendes.

Usa un portabebés ergonómico

El porteo indoor te va a ayudar mucho en esas comidas y cenas.

Mientras tú comes y conversas con tu primo segundo, él puede estar durmiendo tranquilamente en tu regazo o tomar pecho sin que nadie se entere.

Con tu hijo en el portabebé puedes hasta trasnochar si quieres para tomarte las uvas el día de Nochevieja 😉

Este año tienes bula

¿Se te ha olvidado comprar un regalo para tu padre?

¿Tenías que traer el champán y se ha quedado en la encimera?

¿Has llegado media hora tarde a la comida de Navidad?

¿Has olvidado felicitar a tus amigos por Navidad?

¿Te vas a casa la primera porque tu hijo está cansado?

No te angusties por nada ¡tienes un bebé! y esta es tu primera navidad como mamá, así que tienes permitido todo eso y mucho más.

No dejes que nadie te haga sentir culpable por ninguna de esas banalidades.

Y ahora es tu turno ¿Qué me dices? ¿Se te ocurre algún consejo más? Dímelo en los comentarios