Lujos_madres

Antes de ser madre a veces me quejaba de falta de tiempo (como todos supongo). Entre el trabajo, el gimnasio, los cursos a los que me apuntaba, las amistades, los viajes y la vida social no me sobraba mucho tiempo para «hacer el vago».

Después de ser madre me di cuenta de que estaba totalmente equivocada. En realidad sí tenía tiempo y no lo estaba apreciando.

Cuando estás embarazada y alguien te dice que cuando nazca el bebé no vas a tener tiempo ni de darte una ducha te parece algo exagerado.

Yo, sin ir más lejos pensaba eso de «no será para tanto» o «seguro que si te organizas bien te da tiempo a todo» ¡JA! y permite que repita ¡JA, JA!

Cuando tienes bebés o niños pequeños el tiempo se te escapa de las manos y cosas tan sencillas como beber agua cuando tienes sed, te pueden parecer lujos maravillosos.

Así que ahora te voy a dar mi top 5 de lujos sencillos que sólo las madres podemos apreciar:

Ir al baño sola

Madre_baño

¿recuerdas cuando ibas al baño con una revista o el móvil y estabas el tiempo que necesitabas?

¿recuerdas tener intimidad en el baño y cambiarte el tampón sin que nadie estuviera mirando?

Pues cuando nace tu bebé lo echas muchísimo de menos porque las madres ya estamos más que acostumbradas a tener pequeños espectadores cuando vamos al baño (incluso estamos acostumbradas a sostener en brazos a un bebé mientras vamos al baño).

Darte una ducha de más de cinco minutos

spa_piscina

 

Cuando una madre puede recrearse un poco en el agua caliente de la ducha, ponerse mascarilla en el pelo, peinarlo y enjuagarlo con tranquilidad se siente como si estuviera en el spa más lujoso del mundo.

Y si tiene tiempo de ponerse crema hidratante en el cuerpo ya es la bomba.

Leer más de cinco páginas seguidas

lectura

Adoro leer.

En mis tiempos era capaz de pasarme la noche en vela leyendo sin parar (hasta que terminara el libro).

En vacaciones uno de mis pasatiempos favoritos era pasar horas y horas leyendo.

Pero desde que soy madre, si consigo leer más de cinco páginas seguidas sin que nadie me reclame me siento increíblemente bien.

Tener tiempo para que se sequen las uñas

uñas

Ni siquiera con el brillo secante (gran invento por cierto) consigo esperar lo suficiente para que se sequen las uñas cada vez que me las pinto.

Siempre hay alguna que se fastidia a los pocos minutos de haber terminado de pintarla y es que es muy difícil no tocar nada durante tanto tiempo.

Ver una película entera del tirón

cine

Si consigues terminar una película sin interrupciones te hace tanta ilusión que te parece que estás ahí en un cine de estos modernos con sonido dolby surround y comiendo palomitas.

Y aquí tienes mi top 5 de pequeños placeres que las madres con niños pequeños sabemos apreciar 😉 (y seguro que las madres con niños mayores recuerdan).

Lo bueno es que con el tiempo, conforme los bebés van creciendo cada vez vas teniendo más tiempo para estas cosas. Yo por ejemplo, ya he conseguido ver varias películas con mi marido sin interrupciones y dentro de poco espero poder ir al baño sola (que aún sigue en el número uno de mi lista jaja).

¿Y tú me cuentas tus pequeños placeres de madre?