Seremos madres toda la vida

Cartel_PB_ MC

Hoy estrenamos una nueva sección en la que contaremos con Mireia Long para hablar de maternidad, aprendizaje, educación infantil, etc.

Contar con Mireia para que escriba en mi blog es como un sueño hecho realidad, porque para mi es una auténtica Blogstar y ha sido uno de mis referentes cuando me he sentido perdida e insegura al convertirme en madre.

Mireia_Long

 

Mireia Long es Co-directora y fundadora de La Pedagogía Blanca. Experta en antropología de la crianza y la educación, en pensamiento divergente, en establecer límites sin castigos y comunicación no-violenta, en aprendizaje online y cooperativo, en organización de espacios educativos y en altas capacidades.

Licenciada en Geografía e Historia, profesora, conferenciante, madre homeschooler. Ha trabajado además como periodista, publicista y actriz. Autora de los libros: “Una nueva maternidad” y “Una nueva paternidad”.

Hoy quiere hablarnos de la crianza consciente a partir de los 3-4 años. Algo muy importante porque mientras nuestros hijos son bebés o están con nosotras nos sentimos más empoderadas criándoles, pero parece que cuando se hacen más mayores y empiezan en el colegio, se nos olvida todo y acabamos comportándonos como no queremos hacerlo.

Seremos madres toda la vida

Ser mamá es algo que os ocupará los pensamientos toda la vida. Sin embargo, cuando vuestros pequeños, criados con apego, a los que estáis tan unidas, comiencen a crecer su mundo se ampliará y puede que no todas las experiencias, personas y espacios donde se desarrollen tengan la misma filosofía respetuosa que estáis trabajando con tanto amor. ¿Cómo ser madre más allá de la primera infancia?

Uno de los retos a los que os vais a enfrentar como madres es la escolarización de vuestros hijos. Pero ser su madre no acaba cuando comiencen el colegio ni debería cambiar la relación que tenéis con ellos.

La verdad, las cosas pueden descontrolarse un poco.

Vuestros horarios y los suyos harán que el tiempo que paséis juntos sea más reducido. Además, seamos sinceros, el sistema educativo dista mucho de ser ideal.

Y quiero ser sincera con vosotras, es entonces cuando más importantes vais a ser para que vuestro hijo siga siendo un niño feliz y se mantenga la conexión, confianza y apego que tenéis.

Del colegio los niños pueden llegar cargados de “mierda”, y no me refiero a tierra en la ropa, sino de experiencias negativas con un trato irrespetuoso.

Castigos, etiquetas, mala gestión de las emociones, exigencia de superar etapas evolutivas a marchas forzadas, falta de libertad de movimientos, limitación del juego, las terribles y aburridas fichas y después, los deberes y la exigencia de estudiar de manera memorística. No tiene que suceder, y no va a suceder siempre, pues afortunadamente cada vez hay más educadores que trabajan con el espíritu de la Pedagogía Blanca, pero sucederán y hay que estar preparadas.

Nuestra propia educación y escolarización, la presión del entorno y la falta de tiempo nos pueden hacer sentir que lo que hemos delegado en la escuela ya no es, completamente, nuestro trabajo y nuestra responsabilidad, o que, aunque queramos cambiar las cosas, las posibilidades son muy pequeñas.

Y existe el riesgo de rendirse, dejarse llevar, convertirse en extraños que exigen a los niños cosas que nosotras, de propia iniciativa, jamás exigiríamos.

No es obligatorio que os convirtáis en autómatas que basan su relación en supervisar que el niño haga sus deberes, lleve sus libros y fichas al día o acuda a las extraescolares. Eso no es, estoy segura, la maternidad que deseáis. Pero, ¿podéis evitarlo?

Por supuesto que podéis. Y os voy a dar algunos consejos sobre cómo conseguirlo, además, me comprometo a seguir, en las próximas semanas, colaborando con Maternidad Continuum, para orientaros en los temas de educación, escolarización y aprendizaje que más os preocupen, siempre con la perspectiva de la Pedagogía Blanca.

Pedagogia_Blanca_nueva_formacion2016

Vamos por los consejos.

Primero: recordad que delegar una parte de la educación de vuestros hijos en los profesionales no es entregarles la responsabilidad de la educación y el aprendizaje.

Tenéis derecho a plantear opciones, dudas y quejas si consideráis que la escuela no está ofreciendo una experiencia enriquecedora y respetuosa a los niños. Puede que encontréis maestros poco receptivos a cambiar su sistema, reducir los deberes o dejar de usar los castigos, pero también os aseguro que vuestra intervención puede ser muy positiva, animándolos a recordar o a activar esa vocación que les hizo elegir esa profesión.

Muchos educadores sienten el deseo de reciclarse, de mejorar, de observar a los niños y de innovar, y están esperando a esos padres y madres que los apoyen. Si no es el caso, vuestro papel es especialmente importante como guardianes y garantes últimos del bienestar de vuestros hijos.

Si hay que quejarse o delimitar la injerencia de la escuela en vuestra vida privada, lo debéis hacer, pues en el fondo, las personas cuya felicidad, sano crecimiento, equilibrio emocional y opinión os importan de verdad no son los maestros, ni el resto de las mamás del cole, ni la familia, ni el entorno.

Los que de verdad importan son vuestros hijos y vosotras sois sus líderes y su ejemplo.

Si los defendéis de lo que creéis que no es justo, les enseñáis dos cosas muy valiosas, que siempre vais a apoyarlos y que además, es posible responder a las injusticias con acción y no con sumisión.

El segundo consejo trata de vuestro papel como educadoras activas. Por mucho o poco que el niño aprenda en el colegio, no va a aprender solo allí.

Gran parte de su formación seguirá en vuestras manos. A vosotras y a los papás es a quienes más les importa que el niño alcance su potencial, tenga recursos y habilidades y logre alcanzar sus sueños.

Y seguís pudiendo enseñarles muchísimo en el hogar, no solo valores o comportamiento, no solo cuidar sus emociones y construir una relación de diálogo y respeto, que son cosas indispensables, sino también conocimientos.

Tenéis la oportunidad de alimentar en ellos la curiosidad, guiarlos para que descubran los temas que más les apasionan y profundicen en ellos, mantener la llama del placer por aprender viva.

Todo eso supone esfuerzo, tanto o más como el de las noches en vela, los retos de la lactancia, el comprender las emociones y necesidades de un bebé. Pero os aseguro que vuestros hijos lo merecen y que estáis preparadas para hacerlo.

El camino de la maternidad acaba de comenzar. Y como os decía, aquí estoy para ayudaros en las dudas y retos que se os presenten en cuestiones de Pedagogía Blanca.

2016-02-08T08:30:00+00:00 7 Comments

7 Comments

  1. Alicia febrero 8, 2016 at 8:46 am - Reply

    Me alegro tanto de tenerlas a las dos en un solo sitio virtualmente hablando.
    Gracias a ambas.

    • Pilar Martinez febrero 8, 2016 at 11:45 am - Reply

      Gracias a ti!!
      es un placer tener aquí a Mireia <3
      Un besazo!

  2. Cata de Mamatambiensabe febrero 8, 2016 at 6:48 pm - Reply

    Feliz de releer a Mireia por aquí, grandes consejos… desde luego que la crianza nunca termina, muta, cambia de etapa, se ajusta, se enriquce y presenta tantos nuevos retos en cada nuevo andar…

    • Pilar Martinez febrero 9, 2016 at 9:07 am - Reply

      Me encanta leerte Cata!
      nuca dejaremos de ser madres, aunque nuestros hijos tengan 50 años jaja
      Un besazo!

  3. patty febrero 12, 2016 at 12:40 pm - Reply

    No puedo estar más de acuerdo contigo. Cuando quise convertirme en Mamá nunca se me ocurrió plantearme el tema de la educación académica, y los problemas con los que me podía encontrar. Quizá la presón academíca desde pequeña, le ha generado un rechazo a querer realizar deberes, estudiar…me ha llegado a decir cosas como “si ahi, todo el dia como una tonta delante de un papel”…al fin y al cabo es muy pequeña, ella quiere jugar, salir, correr, y no entiende aún la importancia o la no importancia, de tener que aprender a escribir, o a sumar, o aprender inglés…y claro en el cole la filosofía ha sido siempre deberes de casa, y que les ayudemos…y qué hago si no quiere leer, no quiere concentrarse…al final me agobio, y acabo presionandola también, y lo peor de todo es que encima me lo impongo como mi propia responsabilidad cuando no tendría que serlo. He estudiado mucho en mi vida, tengo una licenciatura y master y un montón de cursos superiores, por que siempre me han inculcado que era mi responsabilidad estudiar no la de mis padres…y me estoy dando cuenta que estoy haciendolo al revés con mi hija…a veces me planteo cómo es posible que todas las tardes tenga que volver a ponerme a hacer deberes, por que si no no se pone…y que haces la dejas, dejas que no los lleve, que no saque el curso…no se algo está pasando últimamente que no termino de comprender.
    Y respecto al tema de la educación y de ciertos profesores, en fin, este año tenemos suerte, tenemos una profe excelente, que juega más con la motivación que con la presión y los castigos, pero el año pasado viví una experiencia con una profesora realmente desagradable, y os puedo asegurar que no me callé y exigí explicaciones, al fin y al cabo un profesor pasa al día casi más horas con nuestros hijos que nosotros, y encima no podemos saber nada de lo que pasa exactamente en esas horas, sobre todo cuando son tan pequeños, y no tienen tanta capacidad de expresar lo que realmente están sintiendo. Os dejo un artículo donde comento la experiencia, y lo que hice, por si puede ayudar a otras mamás: http://mamaenapuros.com/senora-profesora-quiero-protestar/
    Y enhorabuena por el artículo y por estos buenos consejos, que te aseguro que voy a poner en práctica….Un abrazo

    • Pilar Martinez febrero 14, 2016 at 3:24 pm - Reply

      Hola Patty,
      el tema de los deberes es muy controvertido y muy, muy desagradable para algunos niños, porque no nos estamos dando cuenta que estamos impidiendo que nuestros hijos vivan una infancia feliz y además, les hacemos trabajar más que nosotros mismos con horas extras.
      Tú eres la que debes tomar la decisión sobre este tema, te comento que hay un grupo en facebook que se llama “Basta de deberes” en el que padres y profesores ponen ideas en común para terminar con este problema. En el grupo hay de todo, padres que ayudan a sus hijos con los deberes, padres objetores que se niegan a que sus hijos los hagan (y afrontan las consecuencias), padres que hacen los deberes de sus hijos para que estos puedan jugar…en fin, de todo como en la vida real!
      Te animo a entrar al grupo ¡seguro que te sentirás muy arropada!
      Un abrazo
      Pilar

  4. patty febrero 12, 2016 at 12:42 pm - Reply

    Comparto el artículo en mi página de facebook: https://www.facebook.com/mamaenapurosymas Merece la pena leerte. Un abrazo

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies