Es una realidad, las madres (y los padres, que nadie se me enfade) mienten cuando van al médico. Sobretodo en el pediatra.

Todos los días recibo consultas de madres que no ven otra salida que mentir a los profesionales sanitarios y es una pena, porque se supone que están ahí para ayudarnos, para cuidarnos y hacer que podamos cuidar mejor de la salud de nuestros hijos.

¿Entonces por qué ocurre esto?

He hecho una pequeña investigación sobre el tema y he recibido muchísimas respuestas y confesiones en las que las madres me cuentan que han mentido frente a un profesional sanitario y estos son los motivos más frecuentes:

Porque no tienen información sobre lactancia materna

Yo creo que las madres que dan el pecho son las que más mienten en el médico con diferencia.

Hay veces que estas madres están mejor informadas sobre lactancia que sus médicos, entonces cuando un doctor no quiere recetarle una medicación que necesita porque dice que es incompatible con la lactancia (y no conoce e-lactancia), cuando recomienda una ayudita al primer problema, cuando le dice a una mujer embarazada que debe destetar a su hijo mayor para no perder a su bebé, etc. las madres sienten la necesidad de mentir para poder recibir la atención sanitaria que necesitan.

El problema es que la lactancia materna no se considera una materia importante como para estudiar en las carreras sanitarias de forma que cuando los sanitarios salimos de la universidad con nuestra titulación bajo el brazo, sabemos entre poco y nada sobre lactancia.

Afortunadamente esto está cambiando y cada vez nos encontramos con más profesionales sanitarios que son conscientes de la importancia de estar formados sobre lactancia y unilateralmente deciden formarse.

De hecho, la mayoría de mis alumnos de la Formación de Asesoras de Lactancia Materna son sanitarios valientes e implicados que quieren cambiar las cosas desde dentro (matronas, pediatras, ginecólogos, fisioterapeutas, farmacéuticos, etc.)

Así que yo no pierdo la esperanza y confío en que dentro de unos años, las madres que dan pecho no necesiten mentir a su médico.

Porque opinan sobre crianza

Los médicos estudian muchísimos años para aprender mucho sobre enfermedades: sus síntomas, el avance de la enfermedad, su tratamiento, su prevención, etc,

Sin embargo no estudian (ni deberían hacerlo) sobre educación y crianza, porque realmente no es un tema que les afecte.

La crianza de los niños es competencia de las familias y por tanto las decisiones también.

Los profesionales sanitarios no deberían opinar y mucho menos criticar las opciones de crianza de los padres. Cuando alguna vez hacemos eso (y me incluyo porque reconozco que yo misma lo hice varias veces antes de ser madre) estamos sobrepasando nuestras competencias y nos merecemos que nos mientan en la cara.

Porque algunos no conocen como introducir correctamente la Alimentación complementaria

La Organización Mundial de la Salud y la Asociación Española de Pediatría son claras: «la recomendación es ofrecer leche materna durante los seis primeros meses de vida del bebé y a partir de ese momento combinarla con otros alimentos» sin embargo todavía nos encontramos con profesionales sanitarios que desconocen esta recomendación y que siguen adelantando la alimentación complementaria por los motivos más peregrinos (no engorda suficiente, engorda demasiado, no duerme bien, la leche materna ya no alimenta, etc.) o que no saben que la leche es el alimento principal del niño.

En estos casos las madres mienten por no luchar con el médico, porque sienten que no van a ser escuchadas sino juzgadas (cuando lo están haciendo estupendamente) y porque no quieren gastar energía en algo que consideran un esfuerzo inútil.

La verdad es que yo las entiendo e incluso a veces les recomiendo mentir porque no pueden esperar años a que sus médicos se reciclen, a veces necesitan una prueba o un tratamiento YA.

 

¿Y tú has mentido a tu médico? ¿me cuentas por qué?