Salir de compras ¿solo para tus hijos?Cómo recuperar el estilo sin tener mala conciencia

Hoy tengo como autora invitada a Sara Pellicer, asesora de imagen y comunicación y especialista en ayudar a sus clientas a encontrar la imagen que les ayude a conseguir sus objetivos.

Ella, además de experta en imagen, es madre y sabe los problemas que tenemos las madres para encontrar ropa que nos guste y nos pueda acompañar en nuestro día a día.

Contraté su servicio de Personal Shopper hace unos meses y la verdad es que me encantaron sus propuestas, me ayudó a verme mejor, me invitó a arriesgar un poco (y acertó con sus ideas) y me sugirió prendas que me hicieron sentir dentro de mi estilo, pero con mejor imagen de la que tenía antes.

Hoy nos va a hablar del problema tan extendido que tenemos las madres cuando salimos a comprar ropa para nosotras y acabamos llenando, más aún, el armario de nuestros hijos 😉

Salir de compras ¿solo para tus hijos? Cómo recuperar el estilo sin tener mala conciencia

“Salgo de compras porque necesito prendas nuevas y acabo comprando ropa sólo para mis hijos”.

He oído y leído tanto esta frase últimamente que he decidido reflexionar sobre ello.

¿Qué nos pasa con la maternidad? ¿Se acaba nuestra necesidad de tener un armario estiloso y de vernos bien en el espejo?

Sin duda, al convertirnos en madres nuestras prioridades cambian. Pasamos de ser el centro de nuestro universo a ser, en muchas ocasiones, las últimas de la fila. ¿Hemos ahorrado algo este mes? Para comprar zapatos nuevos a los niños. ¿La vuelta al cole? Uniformes nuevos para todos. Y no es que esté mal, claro que no. Como familia, surgen unas necesidades que hay que atender, pero… ¿y qué pasa contigo?

Has estado tan ocupada con la primera crianza de tus hijos que te has olvidado de mirarte en el espejo, tu imagen no era lo que más te preocupaba. Pero un día, te levantaste de la cama y pensaste: ¿quién es esa mujer y que ha hecho conmigo? Si no te ha pasado aún, ya te aviso, el día va a llegar.

Comprarte ropa y cuidar tu imagen forma parte de tus autocuidados, y cuando antepones las necesidades de todos los demás a las tuyas, algo está fallando.

Tú tienes que estar bien, tú tienes que volver a mirarte, a descubrirte, a quererte y a decirte lo guapa que eres. Porque tú eres la madre de tus hijos, y siempre lo serás, pero también eres una mujer, una persona con necesidades y con tus sueños, tus aspiraciones…

Nos han dicho tantas veces que las madres, madres somos, que se nos ha olvidado que podamos ser algo más. ¿Te sientes egoísta cuando te compras tú una prenda en lugar de comprarles algo a tus hijos? ¿A qué crees que se debe este sentimiento, a algo que nace de ti o que viene de fuera?

Por si esto no fuera poco, no te olvides de que eres espejo y ejemplo para tus hijos. ¿Qué crees que pensarán ellos de una mamá que no se cuida en absoluto? Por supuesto, este es un tema de equilibrio, tan malo es una mamá descuidada como una obsesionada por su imagen, pero no hay que llegar tan lejos, simplemente encontrar el punto medio en el que tú estás contenta contigo misma, te gustas, te valoras, te sientes tú misma y además, sigues siendo la madre que deseas ser.

Si sientes que te has perdido en algún punto del camino del estilo desde que fuiste madre, te aseguro que nunca es tarde para volver a sentirte bien con tu cuerpo y tu armario.

Comienza abriendo tu armario de par en par y mirando atentamente la ropa que hay dentro de él: ¿te representa en este momento de tu vida? ¿Te favorecen todas las prendas? ¿Potencian lo mejor de tu cuerpo? Si no es así, sácalas para siempre de tu casa y de tu vida.

A continuación, empieza a crear en tu mente la imagen de tus sueños, ¿cómo te gustaría vestir a partir de ahora? Seguramente el resultado sea una mezcla entre comodidad y estilo, algo muy compatible con tu vida actual, con prendas que combinen fácilmente entre sí y pensar en el look de cada día no te reste tiempo de calidad con tu familia.

Por último, decide qué vas a hacer a partir de ahora para ti, y sólo para ti, qué acciones vas a ejecutar para cumplir tus objetivos de imagen y para recuperar ese estilo que recuerdas que tenías hace tiempo pero no sabes dónde se quedó.

Si quieres que te ayude a iniciar esta nueva etapa de autocuidados, te recomiendo mi servicio de Personal Shopper Online, con el que seleccionaré por ti aquellas prendas que sean perfectas para tu vida, tu cuerpo y tu estilo. Puedes aprovechar el 10% de descuento activo hasta el día 20 de enero con el cupón REBAJAS2019.

2019-01-14T14:24:16+00:00 1 Comment

One Comment

  1. Nueve meses y un día después enero 16, 2019 at 12:15 pm - Reply

    Qué buenos trucos. Yo ropa, más o menos, tengo (por lo menos para mis necesidades actuales que no son precisamente vestirme de etiqueta), pero lo que tengo que recuperar es la forma 😂😂😂

Leave A Comment