Hoy cuento con una autora invitada de excepción. Ella es Violeta Jaén y así se presenta ella misma:

«Soy Violeta Jaén. Mamá, educadora y maestra de Educación Infantil. Asesora de Lactancia, Porteo y con experiencia en Baby Led Weaning. He trabajado con niños más de 10 años hasta que paré para dedicarme de lleno a mi pequeña y a mi misión en la vida, que es compartir lo aprendido, cogerte de la mano, si me dejas, y emprender el maravilloso camino de la maternidad.»

Así que aquí te dejo con su artículo que seguro que te va a ayudar a evitar que tu lactancia materna fracase 😉

Lo que tienes que saber para que tu lactancia materna no fracase

¿Eres mamá o vas a serlo? ¿Conoces ya los beneficios de la lactancia materna? ¿Lo contemplas como primera opción? Si estás bien informada y te apetece pasar por esta maravillosa etapa puede convertirse en tu única opción.

Casi todas las mamás quieren dar el pecho

Como bien sabemos, la leche materna es el mejor alimento que podemos dar a nuestro bebé, pues es un alimento completo “creado” especialmente para él y para cubrir todas sus necesidades.

Si preguntas a las mamás al tener a su bebé, o incluso antes, si quieren dar lactancia materna, prácticamente todas dirán que sí. ¿Qué es lo que pasa entonces? ¿Por qué fracasan tantas lactancias?

Según un estudio realizado por el Proyecto Infancia y Medio Ambiente (INMA) realizado en Guipúzcoa sobre 460 mujeres, más del 84% de las mamás salen del hospital dando a sus bebés lactancia materna. Pero al cabo de los cuatro meses ya sólo 53% continúan, y a los 6 meses ¡sólo el 15%!

Si es por elección propia y consciente ¡genial!, tu bebé te agradecerá esos meses que lo has alimentado con tu leche, pero no me gustaría que fuera una elección forzada por desconocimiento o falta de apoyo que luego puede convertirse en una “herida” que es mejor evitar.

¿Por qué fracasan tantas lactancias?

Son diversos los motivos de abandono de la lactancia. Pero si analizamos bien cada caso nos damos cuenta de que el motivo real, el de fondo, es la falta de información.

En la maternidad hay muchas decisiones importantes a tomar, y nos surgen dudas ¡es normal! Todo es importante y todo repercute en nuestros pequeños. Cada decisión parece vital.

Es alucinante como al quedarnos embarazadas parece que se nos encienden unas luces de neón en la frente que le dicen al mundo ¡opinad sobre todo, mi maternidad es un evento público! y tenemos que lidiar con ello. Ahí aparecerán buenos consejos, pero también mitos sobre la lactancia disfrazados de buenos consejos. Por eso, para estar tranquilas con nosotras mismas y seguras de lo que vamos decidiendo es importantísimo estar bien informadas.

Causas de interrupción de la lactancia materna.

A cada causa de abandono suele ir asociado un falso consejo o mito. Aquí las causas más comunes de abandono de la lactancia.

  • Vuelta al trabajo
  • Grietas o mastitis
  • Hipogalactia o baja producción de leche materna
  • Hospitalización del bebé o de la mamá (separación)

Todo esto tiene solución pero en un momento de vulnerabilidad y sin un buen asesoramiento o apoyo puede parecernos imposible.

Además los mitos se siguen interponiendo en el camino: «Cuando vuelvas a trabajar se interrumpe la lactancia varias horas, tendrás que dejarlo», «si te duele amamantar tienes que aguantar hasta que se haga callo», «tienes que dejar de amamantar, no tienes leche y tu bebé pasa hambre». ¡En fin! Que tenemos que estar preparadas y sacar toda nuestra artillería.

Hay momentos difíciles durante la etapa de lactancia.

Si has pasado a dar el biberón no te preocupes, no te sientas mal, la leche de fórmula es la mejor imitación de la leche materna, ¡tu bebé estará bien! Pero si lo haces, que sea por elección propia, no porque te sientas obligada por algún bache encontrado en el camino.

Sea una u otra tu decisión, será la mejor decisión, sin duda, porque será la tuya, pero hazlo convencida.

Infórmate.

Cuando nace nuestro bebé tenemos que dedicar prácticamente todo nuestro tiempo a la parte “práctica” de la maternidad. Por eso, un buen momento para comenzar a informarnos es durante el embarazo, ya que solemos contar con un precioso tiempo para nosotras que debemos aprovechar.

Va a ser muy bueno para ti que te informes, y hay varias formas de hacerlo.

  • Acude a grupos de apoyo. Siempre es bueno «buscar tu tribu». Mujeres como tú, embarazadas o que ya son mamás. Contar con su apoyo y experiencia. Puedes buscar en tu ciudad o cerca de ella algún grupo de apoyo de mamás. Hay grupos de apoyo muy buenos que suelen hacer reuniones periódicas y algunos talleres ¡búscalos!
  • Lee mucho. ¡Hoy día es tan fácil! Puedes buscar libros en las bibliotecas públicas, comprar algunos libros «de cabecera» y seguir las webs y blogs de maternidad (Maternidad Continuum es una web maravillosa que me ayudó).
  • Busca el apoyo de la familia o amigos. Tener apoyo en casa es muy importante. Cuenta a tus familiares y amigos lo que quieres hacer y busca su apoyo. Ten cuidado, porque aquí entran en juego los mitos. Te llegarán consejos bien intencionados pero muchas veces desfasados que tendrás que saber identificar.

¡Cuidado, que vienen los mitos!

Si, escucharás mitos de todos los tipos y colores, pero ¡cuidado! vendrán enmascarados, disfrazados de buenos consejos (normalmente bienintencionados) que nos harán dudar una y otra vez.

¿Cuál es nuestra misión como madres? ¡Estar informadas! Cuanto más sepamos mejor. Así podremos detectar esos mitos que nos van a llegar a raudales y que pueden ser tan peligrosos (¡no para nosotras, que sabremos detectarlos!)

Me llegan relatos de lactancias interrumpidas por haber creído en algún mito. «Es que no tenía leche”, “se me cortó la leche”, “es que mi leche no alimentaba”, “estaba confundiendo la teta con el chupete” y como estos, muchos más.

Lo más grave y peligroso es que nos suelen llegar de personas que tienen autoridad para nosotras, por lo que muchas veces ni nos planteamos no escucharlos (sanitarios, madre, suegra, amiga).

Es verdad que somos animales mamíferos, y que la lactancia es un proceso natural que no debería necesitar preparación, pero a diferencia de los otros animales pensamos y analizamos mucho las cosas en lugar de dejarnos guiar por el instinto. Somos muy influenciables y sobre todo en ese momento de nuestra vida, vulnerables.

Guía de lactancia. «37 mitos que no podrán acabar con tu lactancia».

Para que puedas identificar estos mitos más fácilmente he elaborado un ebook para tí “37 mitos que no podrán acabar con tu lactancia”.

Puedes descargarla gratis aquí. ¡Ojalá te sirva!

Violeta Jaén de violetajaen.com