Muchas madres que dan el pecho tienen dudas de si deben continuar con los complejos multivitamínicos del embarazo, el hierro, calcio, ácido fólico, etc.

El hecho que se vendan vitaminas como «XXXX lactancia» todavía genera más confusión, e incluso muchas de ellas salen de la consulta del médico con la receta bajo el brazo (ya sabes, el trabajo de marketing de la industria farmacéutica es impecable).

Sin embargo, las madres lactantes no necesitan tomar vitaminas para tener más leche, ni para que su leche sea de calidad ni para tener energía.

En el caso de que la madre tenga alguna deficiencia, entonces sí que estaría indicado: por ejemplo en caso de anemia ferropénica se recomienda tomar hierro.

También hay mujeres que refieren sentirse mejor cuando están muy cansadas y se toman un complejo multivitamínico (que no es necesario que sean las de lactancia que son más caras).

Pero esto no tiene mucho que ver con la lactancia, sino más bien con el cansancio normal tras el parto.

El Yodo es una excepción

Sí que existe un suplemento que las madres lactantes deben tomar y es el yodo.

Las necesidades diarias de Yodo (que normalmente son de 100 a 150 microgramos/día) se duplican o triplican durante el embarazo y la lactancia (pasan a ser de 200-300 microgramos/día) y por tanto los organismos oficiales recomiendan un suplemento de yodo tanto a las mujeres embarazadas como a las mujeres que dan pecho durante toda su lactancia.

El suplemento se suele recetar de entre 100 y 200 microgramos/día en forma de yoduro potásico.

Por otra parte, el yodo que toma la madre también va a pasar a la leche materna y es interesante que lo haga, puesto que tiene una función muy importante en el desarrollo neurológico del bebé.

Las necesidades de yodo en el bebé son de 90 microgramos/día y debe obtenerlos de la leche de su madre, por tanto la madre debe asegurarse de que su leche suministra el yodo que necesita (y por eso la necesidad de suplementos).

En cuanto a las deficiencias de yodo en la madre, podría afectar a la hormona tiroidea y llegar a producir bocio. De hecho, la falta de yodo es la primera causa más común de bocio en el mundo.

¿Cómo consumir yodo aparte del suplemento?

En muchos países occidentales se consume sal yodada que es una manera estupenda de incluir el yodo en la dieta porque por regla general se ha visto que la mayoría de la población tiene deficiencias en yodo (y especialmente las embarazadas y madres lactantes como hemos visto antes).

Por ejemplo me han comentado que en Argentina se pone un suplemento de yodo en el pan y en México y Chile se usa sal yodada para todo por norma, así que todo los productos que lleven sal, llevan extra de yodo.

Así que las recomendaciones puede que sean diferentes según en qué país vivas.

En España desde luego las embarazadas y mujeres que dan teta deben tomar un suplemento de yodo diario de 200 microgramos/día aunque tomen sal yodada.

Además, también se pueden consumir alimentos ricos en yodo como salmón y camarones (ojo con las algas que no son como las japonesas y no hayq ue abusar):

Imagen http://caloriasynutrientes.com/alimentos-ricos-en-yodo/

Conclusión

Infórmate de las recomendaciones en tu país en cuanto al yodo si estás embarazada y/o estás dando pecho.

Si vives en España ya te lo digo yo, debes tomar un suplemento de 200 microgramos/día de yodo mientras dure tu lactancia (aunque dure cuatro años) y si no has tomado este suplemento hasta ahora porque te acabas de enterar, empieza a tomarlo ya mismo.

¿Te han recetado yodo? Me encantará leer tus comentarios.