Recibo diariamente muchas preguntas sobre cómo empezar a hacer un banco de leche para la vuelta al trabajo tras la baja maternal.

Algunas madres parece que no se preocupan del tema hasta unos días antes de la vuelta, pero la mayoría están agobiadas mucho antes y tienen muchísimas dudas al respecto, porque parece algo imposible de conseguir y muy complicado.

Estas bolsas de la fotografía son del banco de leche de una madre con turnos de trabajo de 24 horas. Ella es enfermera y trabaja en una UVI móvil, así que ni siquiera tiene un sitio fijo en el que pueda sacarse leche ni unos horarios fijos que faciliten la tarea, sin embargo ahí lo tienes…se puede lograr.

¿Cuándo empezar?

No hay ningún momento OBLIGATORIO en el que se deba empezar y yo creo que depende más de la logística familiar que de las recomendaciones que te pueda dar yo.

Algunas madres empiezan cuando falta un mes para volver y otras no empiezan hasta que se incorporan al trabajo, pero como regla general yo creo que dos semanas es más que suficiente para empezar a hacerlo.

¿Cuántas veces hay que extraer, a qué hora y durante cuánto tiempo?

Volvemos a lo mismo, a mi no me gusta dar recetas estrictas y cerradas para hacer este tipo de cosas porque cada situación particular va a ser diferente y cada fa,ilia también.

¿Entonces cuándo te extraes y cuántas veces? lo que puedas y cuando puedas dependiendo de tu logística familiar.

Obviamente cuando más extraigas, más leche tendrás porque a más estimulación más producción, entonces sabiendo esto, ya lo adaptas a tus necesidades.

También hay que saber que por la noche y a primera hora de la mañana suele haber más leche y es más fácil la extracción, así que si puedes organizarte para sacarte leche en alguno de esos momentos será perfecto, pero si a ti te viene mejor sacarte leche a las 12 del mediodía en el descanso de tu trabajo también está bien.

En cuanto al tiempo de extracción generalmente suele ser suficiente con diez minutos de cada pecho.

Una cosa que sí suelo recomendar es intentar extraer todos los días a la misma hora aproximadamente, para que el pecho vaya regulando su producción a ese ritmo.

Porque aunque no lo creas tu pecho se va a acostumbrar al ritmo que tú le pongas: extracción dos veces durante la mañana y lactancia directa por la tarde y por la noche ¡es perfectamente posible!

¿Qué tipo de extractor?

También va a depender de muchas cosas: tu logística, tu economía, el tiempo del que dispongas, etc,

Los extractores eléctricos dobles son los más rápidos pero también son los más caros (algo importante a tener en cuenta) y los más aparatosos. Son más eficientes porque extraen de una vez de los dos pechos por tanto se recomiendan sobretodo en madres que necesitan estimular mucho su pecho: madres de múltiples que deben sacarse leche, en inducciones a la lactancia o relactaciones, madres con muy poco tiempo, etc.

Los extractores eléctricos simples, también suelen ser bastante eficaces, pero al tener que usarlo primero en un pecho y después en el otro, van a tardar el doble de tiempo. Al ser más pequeños también se transportan más fácilmente por eso suelen ser los escogidos para las madres que se los llevan al trabajo.

Los extractores manuales son los más económicos pero los más lentos y además la madre tiene que estar activamente sacando leche con el émbolo (y algunas madres se quejan de dolor en el brazo por este motivo).

En función de esta información puedes escoger el extractor que mejor vaya con tu situación familiar y logística.

¿Y si no uso extractor?

Parece que a veces se nos olvida que existe la extracción manual, que a mi particularmente me gusta mucho porque es gratis, se puede hacer en cualquier momento y lugar sin necesidad de acordarte de coger el extractor y es muy efectiva.

A veces cuesta un poco cogerle el truco, pero una vez lo vas consiguiendo a mi me parece la manera más sencilla de extraer tu leche.

 

¿Y si me sale poca leche?

Esto es muy habitual sobretodo las primeras veces que usas un extractor porque el extractor no estimula el pecho igual que un bebé ni tiene la misma capacidad de vaciado del pecho.

Lo que suele ocurrir es que poco a poco se va obteniendo más leche conforme se va usando el extractor o la extracción manual.

En este caso, como se suele decir «la práctica hace el maestro».

Por otra parte, hay algunos trucos que pueden ayudarte para que te salga más leche:

  • extraer de un pecho mientras tu hijo está mamando del otro porque la leche sale prácticamente sola
  • sacarte leche a primera hora de la mañana o por la noche que es cuando la prolactina está más alta
  • tener una fotografía de tu bebé, algo de su ropa para poder olerlo porque la oxitocina ayuda a que la leche salga con más facilidad
  • no obsesionarse con la cantidad de leche que se extrae (leer o hacer otras cosas mientras se usa el extractor)

Como ves, todo va a depender de tus necesidades, tu tiempo disponible, tu familia y tus preferencias. Pero puedes lograr el banco de leche.