Hoy en día parece que existe una epidemia de hipogalactia a nivel mundial (baja producción de leche) porque muchas de las preguntas que más recibimos las asesoras de lactancia e IBCLC incluyen «¿Cómo aumento mi producción? ¿puedo tomarme algo para tener más leche?».

Pero empecemos por el principio…¿Qué son los galactogogos?

Galactogogo es la sustancia que estimula la producción de leche materna.

Desde tiempos inmemoriales, se ha creído que hay plantas, infusiones o medicamentos que ayudan a producir más leche materna, pero lo cierto es que casi todas esas creencias están basadas en mitos.

Sí es cierto, que existen algunos fármacos que son eficaces como galactogogos, aunque la galactorrea (leche en el pecho) generalmente se trata de un efecto secundario del principio activo.

Por tanto son medicamentos que se usan para otras cosas, pero que podrían aumentar la leche como efecto secundario.

¿Cómo se usan y cuándo son necesarios?

En principio los galactogogos, cuando entendemos que la lactancia es a demanda, no suelen ser necesarios.

Sin embargo hay casos extremos que necesitan más ayuda, o en casos realmente complicados que pueden beneficiarse de ellos:

  • Lactancia inducida (madres que adoptan un bebé y quieren amamantar)
  • Separaciones forzosas entre la madre y el bebé (por ejemplo por ingreso hospitalario)
  • Relactaciones
  • Hipogalactia verdadera

En cualquier caso, el galactogogo siempre debe ser recetado por un médico y debe ir acompañado de una estimulación correcta del pecho (agarre correcto, vaciado frecuente, etc.) porque sin eso, el galactogogo pierde efectividad.

El más utilizado es la domperidona que en realidad es un antiemético (alivia las nauseas) pero en dosis de 10 a 20 mg cada 8 horas durante 2 a 4 semanas, se ha visto que puede aumentar la producción de leche (siempre con ayuda de la estimulación del pecho, como he comentado).

Sin embargo no es eficaz en todas las madres y a la larga puede provocar dependencia y síndrome de abstinencia en su retirada, por tanto se debe retirar de manera progresiva y tomar bajo supervisión médica.

¿Por qué tanta gente piensa que los necesita?

No olvidemos que la lactancia materna es la manera de alimentación que la naturaleza tiene prevista para la especie humana y la leche materna es la adecuada por especie.

A pesar de que muchas madres piensan que no tienen leche es bastante raro encontrar madres con hipogalactia verdadera (casi tan raro como que te toque la lotería).

¿Entonces qué debemos hacer para tener la leche suficiente? Muy sencillo: ofrecer el pecho a demanda.

La estimulación del pecho es lo que provoca la producción de leche, por tanto cuanta más estimulación tendremos más producción de leche.

Los bebés piden pecho muy a menudo durante las primeras semanas y esto hace que muchas duden de su producción porque constantemente están recibiendo mensajes de duda por parte del entorno «¿Seguro que tienes leche? ? no es normal que el bebé llore tanto, no es normal que el bebé mame tantas veces ¿otra vez quiere teta?»

Por tanto, es muy habitual que las madres sientan que están todo el día con la «teta al aire» y esto es lo normal porque el estómago del bebé es pequeño, la leche materna se digiere muy rápido (unos 48 minutos de media) y su trabajo principal durante esas semanas es engordar y crecer, así que lo que más van a hacer es tomar teta.

Como decía la mejor manera de producir la leche que tu bebé necesita es estimular la producción ¿y cómo hacemos eso?

  • Ofreciendo el pecho a demanda (cuando el bebé quiera, aunque haga media hora que pidió)
  • Asegurándote de que tiene un buen agarre al pecho
  • Haciendo piel con piel el mayor tiempo posible
  • No poniendo horarios a la lactancia (ni dando chupete para que aguante más ni infusiones para que duerma…nada)
  • No ofreciendo nada que no sea leche durante los seis primeros meses de vida
  • Durmiendo con el bebé (porque las tomas nocturnas son importantes y ayudan a aumentar la producción)
  • No escuchar las opiniones negativas sobre tu lactancia
  • Confiando en tu capacidad de mamífera

¿Has usado alguna vez galactogogos? me encantará leer tu historia en los comentarios y no te olvides de compartir este post si crees que puede ayudar a alguien 🙂