Cuando le dije a mi hija mayor que estaba embarazada de nuevo y se iba a convertir en hermana mayor se emocionó muchísimo. Estaba muy contenta y no paraba de hablar del bebé: sobre su nombre, de sus juguetes de bebé, de las cosas que iban a hacer juntos, etc.

Ella adoraba a su hermana y todavía no la conocía.

Poco a poco, conforme se fue acercando la fecha del parto la gente le empezó a hablar de su futura hermana y al principio le hacía ilusión, pero después se empezó a cansar, sobretodo porque toooodo el mundo repetía las mismas frases y mi niña se estaba cansando de repetir siempre lo mismo (y yo también por cierto jeje).


Cuando nació mi hija pequeña las frases de siempre se multiplicaron por 10 y mi pobre hija mayor se agobió un montón.

Y casualmente, parece ser que cuando esperas tu tercer bebé, estas frases ya no se repiten tanto. Así que sólo los hijos únicos que pasan a ser hermanos mayores tiene  la suerte de escuchar estas frases 🙂

Aquí paso a relataros las 4 frases que le repitieron a mi hija hasta la saciedad (para que estéis preparadas si estáis embarazadas de vuestro segundo hijo):

1. ¡Qué pena! Ahora ya se te ha acabado el chollo ¿eh?

Esta frase se suele decir para hacer gracia pero la verdad es que no la tiene. Mi hija estaba FELIZ con su hermana ¿por qué todo el mundo se empeñaba en decirle que tener una hermana es algo negativo?

Es evidente que ya no iba a seguir teniendo mi atención en exclusiva, ella sabía que eso iba a ocurrir, pero es que conseguían meterle el miedo en el cuerpo y creo que no es necesario.

2. ¿Quieres a tu hermanita?

Recuerdo sus primeras respuestas: «¡si mucho!» «¡siiii!! ¡estoy muy contenta de tener una hermanita!» etc.

También recuerdo las que daba al cabo de unos meses: «grrr que siii» «pues claro!» uf…¿mamá por qué todo el mundo me pregunta lo mismo?

Por otra parte, hay algunos hermanos que no sienten mucho amor por sus hermanos (al menos los primeros meses) por lo que no se sebe presionar para que les quieran. Seguramente, conforme el bebé vaya creciendo, vayan jugando juntos y pasando buenos ratos en familia, el mayor irá desarrollando sentimientos se cariño por su hermano.

3. ¿Cuidas de tu hermana?

Pero qué tontería ¿no? los niños no tienen la obligación de cuidar de sus hermanos. Esa es una responsabilidad de los padres, así que esta es la típica pregunta que se hace cuando no se te ocurre nada que decir.

4. ¿Ayudas a mamá con el bebé? Tienes que hacerlo que ahora mamá tiene mucho trabajo

Muy parecida a la anterior…un hermano mayor por muy contento que esté de tener un bebé en casa no tiene por qué ayudar si no quiere…y dicho esto, creo que la mayoría de los hermanos mayores están encantados de ayudar a cuidar al bebé siempre que no sea su obligación.

Mi hija mayor disfrutaba ayudándome a bañar a su hermana y cambiándole el pañal, pero si alguna vez prefería quedarse viendo la tele o jugando con sus amigos a mi me parecía igual de bien.

¿Se os ocurre alguna otra frase típica en estos casos?