Imagen gracias a http://www.freedigitalphotos.net/

Imagen gracias a http://www.freedigitalphotos.net/

Recuerdo este vídeo de Hirukide «Ser madre es un plus» que se convirtió en viral hace unos meses en la red.

Es un vídeo precioso, así que si no lo has visto te invito a que lo hagas:

En él se destaca la capacidad de las madres de organizar su familia, las habilidades necesarias para gestionar la crianza de los hijos haciendo malabarismos con todo lo demás y se mira a las madres desde el punto de vista positivo.

Yo creo que si los empresarios del mundo fueran conscientes de la capacidad de las madres querrían contratarlas a todas 😉

Siempre digo que mi trabajo de madre es el más difícil y agotador que he hecho nunca. Es el trabajo más exigente y el más gratificante al mismo tiempo.

Nada te prepara para ser madre. Por muy buenas habilidades que tengas antes de dar a luz, te aseguro que sólo la experiencia de la maternidad te enseña de verdad a ser madre.

Antes de ser madre, yo era especialista en resolver problemas. Se me daba bien y me gustaba hacerlo. En la empresa donde trabajaba los entendía como un reto y normalmente los resolvía bastante bien.

Luego me convertí en madre y mis problemas no se podían resolver con una llamada de teléfono, ni trabajando muchas horas, ni organizando a un equipo de trabajo. Me sentí agobiada muchas veces, me sentí una madre sin experiencia y bastante inútil. Llegué a pensar que ser madre me venía grande.

Pero el tiempo fue pasando, los problemas se fueron resolviendo y fueron surgiendo otros pero yo ya no era la misma. Mis habilidades habían cambiado y sobretodo mis expectativas.

Yo he cambiado, he sobrevivido a mis crisis existenciales, mis hijas están sanas y son maravillosas. Tengo unas habilidades estupendas con las que enfrentarme a lo próximo que venga y estoy segura de que seré capaz de hacerlo.

¿Y tú eres mamá? debes saber que eres buenísima en todo esto:

 1. Multitarea

malabarista_hulahop

Una persona no sabe lo que es trabajar en multitarea de verdad hasta que es madre. Lo normal en una madre es tener varios frentes abiertos: pone el agua a hervir, mientras da la merienda al bebé, ayuda a su hijo mayor a hacer los deberes y atiende al teléfono.

Ya le gustaría a los ejecutivos tener la capacidad de las madres de hacer 18 cosas a la vez.

2. Gestión de crisis

desorden

Seguro que te habrá pasado alguna vez que el día que llegas tarde es el día que tu hijo derrama la leche y se mancha todo el uniforme del colegio, justo cuando no tienes limpio el de recambio.

Las madres estamos acostumbradas a gestionar este tipo de crisis.

3. Resolución de conflictos y mediación

hermanas_enfadadas

¿A que tus hijos discuten muchas veces de vez en cuando? estoy segura de que eres especialista en hacer de mediadora para apaciguar los ánimos y que todo vuelva a la normalidad.

Estoy convencida que los mejores mediadores profesionales son madres.

4. Organización

calendario

O lo que es lo mismo…ser una agenda con patas 😉

Cuadrar horarios familiares no siempre es sencillo, sin embargo las madres lo hacemos y conseguimos llevar al pequeño a su clase de kárate sin que el mayor se pierda el cumpleaños de su mejor amigo (y todo esto mientras llamamos al técnico de la lavadora jeje).

5. Capacidad de Motivación

niño triste

A veces nuestros hijos están tristes, han discutido con sus amigos, no tienen ganas de hacer su trabajo, etc.

Las madres somos expertas motivadoras y sabemos lo que hacer para animar a nuestros hijos mejor que nadie.

6. Ser detective

lie_to_me

Las madres somos expertas en detectar cuando algo no va bien, en buscar pistas y enterarnos de todo.

¿Recuerdas la serie Lie to Me? estoy segura que al equipo de detectives que leían tan bien el lenguaje corporal, les ayudaban unas cuantas madres 😉

7. Ser termómetro

termometro

Antes de ser madre no era capaz de detectar la fiebre. Siempre me parecía que todo el mundo estaba muy caliente y mis diagnósticos fallaban muchísimo.

Desde que nació  mi primera hija tengo como un detector oculto que me dice cuándo mis hijas tienen fiebre o cuándo están un poco calentitas y van a tener fiebre en las próximas horas. Además soy infalible.

Si alguien patentara ese detector de fiebre instantánea seguro que ganaría dinero.

8. Creatividad

pintura

Inventar juegos, dibujar, hacer manualidades, ofrecer alternativas a niños aburridos, imaginar historias y canciones…nunca pensé que sería capaz de hacer todo esto. Siempre he pensado que el hemisferio derecho de mi cerebro estaba apagado.

Soy una persona racional, analítica y con muy poca imaginación. Sin embargo me he dado cuenta que la creatividad se puede desarrollar si hay motivación para ello.

9. Cambiar pañales (y ser experta en cacas)

pañales

Las madres cambiamos los pañales incluso con una sola mano o en situaciones complicadas (el niño de pie o cuando  no hay cambiador) y somos especialistas en las cacas de nuestros hijos: color, consistencia, olor, etc.

¿Quién te iba a decir que ibas a saber tanto sobre cacas, eh? 😉

10. Contar cuentos

princesa

Cualquier madre podría ser actriz si quisiera.

Todas hemos utilizado diferentes voces en función de los personajes y somos capaces de aprender de memoria las historias favoritas de nuestros hijos.

¿Qué te parece? ¿ Se me olvida alguna habilidad que tenemos todas las madres? Cuéntamelo en los comentarios

 

Imagenes del post gracias a http://pixabay.com/