Mucha gente critica la Navidad porque lo considera una fiesta muy consumista. Parece que hay que pedir un crédito para comprar los mejores regalos y endeudarnos todo el año para comer marisco en las cenas familiares.

Yo no pienso así (igual es que porque soy muy consumista jaja), porque de hecho en mi casa nos encanta hacer regalos (sea Navidad o no) y compramos muchas cosas muy baratas pero que «hacen bulto» porque a mis hijas les gusta mucho ver el árbol lleno de cosas en la mañana de Reyes.

Pero bueno, creo que también hay que tener en cuenta que para hacer buenos regalos a veces es más importante el cariño que le pones y sobretodo que sea algo que la persona que lo recibe vaya a apreciar.

¿Y qué quieren nuestros hijos por encima de todo? jugar, disfrutar y pasar tiempo con sus padres…así que hoy te presento propuestas de todo tipo (algunas gratis y otras con precio, pero todas implican dedicar tiempo en familia).

Ir al teatro

No hace falta acumular cosas a la hora de hacer regalos, porque podemos acumular experiencias como ir al teatro o a ver un musical.

Hay algunos que son caros, es cierto, pero hay otros con ofertas muy interesantes si vas entre semana por ejemplo o con bonos de temporada.

Una excursión a algún sitio pintoresco

Investiga lo que hay en tu ciudad, porque a veces pasamos por delante de los sitios sin fijarnos pero siempre hay parques secretos, tiendas antiguas, fachadas de edificios antiguos que vale la pena ver.

Una tarde de chocolate con churros

En casa o en una churrería de las de toda la vida, en realidad no importa mucho, pero lo importante es que estemos presentes y que nuestra familia vea que estamos compartiendo el momento con ellos.

Ir a ver las luces de Navidad

Un plan GRATUITO para los que se quejan del precio de las cosas. Sólo hay que coger el metro para ir al centro de la ciudad y visitar las zonas donde las luces sean más bonitas y brillantes.

Visitar algún museo

La mayoría de los museos pueden visitarse gratis algunos días y hay museos que a los niños les gustan mucho.

En Madrid por ejemplo tienes el MUNCYT (Museo Nacional de Ciencia y Tecnología) que es gratuito y divertidísimo.

O puedes ir a otros menos convencionales como el Museo del traje, el arqueológico o visitar alguna casa-museo como la de Lope de Vega.

Un masaje

Que puede ser ir a un spa a que te den un masaje o bien, dar nosotros un masaje a los demás miembros de la familia.

Este regalo no falla nunca 😉

Visitar un parque temático

Vale, este regalo no es precisamente barato, pero vale la pena hacer un esfuerzo por lo bien que lo vamos a pasar todos.

¿Qué te han parecido mis ideas? ¿Se te ocurren más cosas que regalar? ¿te animas a regalar experiencias y no «cosas»? te leo en los comentarios.