Cada vez somos más las madres que trabajamos desde casa y poco a poco el número va aumentando. Trabajar desde casa es, en mi opinión, la mejor manera para conciliar el trabajo con la crianza de tus hijos, pero a veces la organización puede ser complicada porque si estás mucho rato trabajando los niños se aburren.

Un truco que me funciona de maravilla es utilizar el método del pomodoro. Esta técnica me encanta, tanto para mi misma como para hacer las tareas con mis hijas.

Este método te «obliga» a parar de trabajar cada 25 minutos de trabajo intenso, por lo que mis hijas saben que sólo necesito «ese rato» de 25 minutos y cuando termine, podré jugar con ellas.


Además, ese parón me despeja la cabeza y a mis hijas les permite cambiar de actividad.

En cualquier caso, durante el rato en el que debo estar concentrada trabajando es conveniente darles a mis hijas algo interesante que hacer, así que aquí os dejo algunas ideas para que estén entretenidos.

Siempre dependerá de la edad de los niños, por supuesto, pero estas me sirven a mi que tengo dos hijas de 2 y 6 años:

– Pídeles que creen una obra de teatro en secreto puedan enseñarte cuando termines el trabajo. Esta misma idea sirve para que hagan un dibujo en secreto o alguna manualidad sencilla.

– Dales un teléfono que ya no sirva o que sea de juguete y que sean tus secretarias recogiendo tus recados.

– Ten juguetes especiales que sólo sacas en situaciones especiales. No los saques todos a la vez, mejor poco a poco.

– Pídeles que te den ideas de actividades que pueden hacer sin tu ayuda. Si escribes estas ideas, puedes usar esta lista de vez en cuando.

– Ten libros para colorear especiales o libros de actividades sólo para este tiempo.

– Pídeles que te limpien los cristales o una puerta (con una toallita). En mi casa esta idea es un éxito total.

– Dales papel de regalo y un rollo de celo y que envuelvan sus juguetes como regalo para jugar a un cumpleaños.

– Si tienen deberes, que los hagan contigo y así trabajaréis todos juntos.

– Invita a algún amigo de confianza a casa para jugar juntos.

– Pídeles que preparen un pic-nic en la terraza (otra idea que a mis hijas les re-chifla).

Trabajar en casa con los niños puede ser muy gratificante, sin embargo, también puede ser un reto. Lo mejor es tener una actitud positiva, tener ideas de reserva para que estén entretenidos, asumir que la flexibilidad es nuestra mejor aliada y disfrutar juntos de estar en casa.

¿Y vosotros qué hacéis para que vuestros hijos estén entretenidos mientras trabajáis?