Cuando el niño se escapa corriendo en un centro comercial…

Hay una situación que se repite muy a menudo:

1. Recoges a tu hijo del colegio pero tienes que hacer unos recados en el Centro Comercial, así que antes de ir a casa y de que os de pereza salir decides ir a terminar con los pendientes

2. Al llegar al Centro Comercial le explicas que debe estar a tu lado porque podría perderse

3. Al minuto siguiente el niño sale corriendo y tú corres detrás de él en estado de nervios

4. Y así una y otra vez


No ven el peligro

Lo primero de todo es que debemos entender que para nuestros hijos, el peligro de perderse, ser raptado por alguien o algo peor no existe.

Ellos no entienden el peligro igual que nosotros ni son capaces de pensar en las mil cosas horribles que nosotros imaginamos cada vez que los perdemos de vista.

Además, no son capaces de adelantar acontecimientos igual que nosotros. No entienden que si se acuestan tarde un día, al día siguiente tendrán sueño. Igual que no entienden que si se pierden podría pasarles algo malo.

Así que en vez de enfadarnos con el niño porque no nos hace caso, podemos ponernos en su lugar y entender que lo que para nosotras es muy importante, para ellos no lo es tanto.

Los niños necesitan moverse

Si el niño ha estado en el colegio todo el día, muy probablemente habrá permanecido sentado mucho más tiempo del que un niño puede sorportar, por lo que al salir del cole ¡necesita moverse!

¿No os habéis fijado en los niños que salen de la escuela? casi todos salen corriendo y si tienen un parque cerca se ponen a trotar, a saltar, a jugar a juegos movidos…necesitan soltar la energía y sólo lo pueden hacer de esa forma.

El problema es que muchas veces tenemos muchas cosas que hacer y nuestros pobres hijos están obligados a seguir nuestro ritmo: llevar al hermano a una extraescolar, ir a comprar, recoger la ropa del tinte, etc. Pero si lo pensamos despacito, veremos que lo que necesitan nuestros hijos es correr.

Además, también necesitan estar al aire libre. Respirar el aire exterior, jugar con tierra, mancharse, inventarse juegos con piedras…y en el cole, ya están muchas horas “encerrados”.

Lo ideal sería estar un rato largo en el parque cuando salen del colegio para que los niños puedan moverse a su antojo y suelten toda esa energía acumulada a lo largo del día.

Negociar, negociar y negociar

Seguramente, si además de repetir muchas veces que no deben escaparse corriendo, le explicamos que entendemos sus ganas de correr y negociamos con él ofreciéndole algo a cambio por el esfuerzo, conseguiremos mejores resultados.

Por ejemplo podemos pactar con él que iremos un rato a su parque favorito si nos acompaña al Centro Comercial y así le vamos enseñando el arte de la negociación.

Que no se aburra

Si el niño está entretenido es más probable que acepte estar a nuestro lado.

Podemos contarle un cuento mientras vamos andando, comentar las cosas interesantes que vamos viendo o llevarle algún juguete que le guste mucho para entretenerse.

Mejor solos

Y como última opción, se puede intentar no llevar al niño al centro comercial ni a esos recados hasta que sea mayor para entender el peligro de perderse.

Si este tipo de situaciones son un problema para la convivencia familiar, lo mejor es evitarlas y vivir todos más tranquilos ¿no creéis?

 

¿Y vosotros qué pensáis? ¿qué se puede hacer para evitar que un niño se escape corriendo por el centro comerial?

2013-02-20T08:30:02+00:00 6 Comments

6 Comments

  1. Graciela febrero 23, 2013 at 3:38 pm - Reply

    Me siento totalmente identificada. Es así ellos solo quieren jugar y jugar están en esa hermosa etapa donde para ellos en su cabecita no hay nada malo a la vista. Es un buen truco lo de llevarlo al parque después de clases, lo pondré en practica.

    • Pilar Martinez febrero 25, 2013 at 3:43 pm - Reply

      Hola Graciela,
      claro…ellos quieren jugar y no se paran a pensar ni en peligros ni en estrés…
      Un abrazo enorme y ya me cuentas ¿ok?

  2. Jennifer enero 29, 2014 at 4:09 am - Reply

    Hola mi Nina se. Me va corriendo le digo queda te a lado mio me dise si Mami y se me escapa la tengo que poner en un coche para que no se me ecape que puedo hacer

  3. Mariela julio 24, 2014 at 9:23 am - Reply

    Hola me siento identificada, y por supuesto me ha fascinado tu punto de vista, o sea, que nos pongamos en su piel…un poquito mas cada día. Yo con mis hijas, el curso escolar pasado, muchos días nos quedábamos a hacer “picnic” en su parque favorito…cuando el clima nos lo permitía y es cierto que necesitan aire libre! se lo pasaban de miedo. La que terminó agotada fuí yo! jeje

  4. Sara noviembre 23, 2015 at 10:06 pm - Reply

    MALO ES CORRER DETRÁS DE UN HIJO DE CORTA EDAD CUANDO TE ECHA A CORRER, Y NOSOTRAS LAS MADRES NOS TOCA CORRER TRAS ELLOS.

    ¿PERO OS IMAGINAIS CUANDO TOCA CORRER DETRÁS DE UN HIJO ADULTO?

    Mi hijo ya tiene 26 años cumplidos, sin embargo hace unos meses tuve que correr detrás de él. Menos mal que a pesar de llevar yo zapatos de tacón, mientras él con chándal y zapatillas, y estar de mí a 20 metros, fui mucho mas veloz y en un plis plas le alcancé. Aunque tengo ya 47 años, he tenido la suerte de haber sigo una mujer fuerte y de buena forma física, incluyendo que mi hijo es mas bajo de estatura y enclenque que yo, por lo que al menos me resulta manejable.

    Él me desobedeció en sus tareas de casa y ya fue la gota que colma el vaso que sale de casa a hurtadillas. Salí a buscarle por la calle y cuando le veo desde esos 20 metros, lo llamo para que venga a mí, y se le ocurre salir corriendo. Ya tuve salir disparada tras él. Me lo traje a casa sujeto del brazo y allí le di 2 bofetones, y ya al menos, ha aprendido él la lección que debe ser responsable si aún vive bajo mi techo.

    Me alegré cuando se le pasó su enfado durante los días posteriores, porque creo que le dolió a su ego masculino por haber sido yo mucho mas veloz que él. Sobretodo si se tiene en cuenta que llevaba yo un calzado mucho mas inadecuado para carreras. Pero no tuve mas remedio que competir con él. A veces bromeo con él recordando que si repite lo de echar a correr, no se escapa y bofetón seguro.

    • Diana enero 21, 2016 at 7:03 pm - Reply

      Realmente a estas alturas, tu hijo ya debería vivir solo, es un adulto!, darle bofetadas a un hombre de 26 años es simplemente ridículo, ya lo que no aprendió no lo aprendió.

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies