Niño que no obedece y sólo hace caso a los gritos

Otro viernes más continuamos con la sección “El viernes…la psicóloga responde en Maternidad Continuum” con Mónica Serrano.

Os recuerdo que si queréis que Mónica responda alguna consulta, sólo tenéis que mandarla a maternidadcontinuum@gmail.com Para ver el post donde se dan todas las indicaciones entrad aqui.

Mónica Serrano Muñoz Psicóloga Infantil. Especialista Psicóloga Perinatal, especialista en maternidad, la crianza con apego y en acompañamiento durante la maternidad. Para un asesoramiento más amplio, podéis contactar con ella escribiendo a psicologa@bambulah.es Puedes leer sus artículos en el blog http://psicologiaycrianza.blogspot.com.es/

Consulta

Hola, soy madre de dos niños, de 7 años y medio y 3 respectivamente. Mi hijo mayor siempre ha sido muy difícil, y ahora que está creciendo está empeorando.

Siempre ha sido un niño muy cariñoso, y que exigía muchas atenciones, pero nunca le ha gustado obedecer. Es muy inquieto, aunque no hiperactivo. Ya hemos ido a psicólogos, pero no hemos resuelto el problema.

Quiere hacer siempre su voluntad, y nos desobedece abiertamente a mí y a mi marido. El No, nunca es no para él. Es súper insistente cuando quiere algo, y razonar con él nunca ha funcionado, porque él siempre continua insistiendo en lo mismo.

Siempre tuvo dificultad para obedecer, inclusive en el colegio. En casa sólo funciona cuando llegamos al extremo de gritarle o darle un azote. No funciona de otra forma. Es muy frustrante. Consigue desequilibrar a toda la familia. Se lo comen los celos con su hermano, que es un niño mucho más tranquilo, aunque ahora está empezando a seguir la misma línea de comportamiento que su hermano.

Hemos llegado a un punto en el que no sabemos que más hacer con él. Siempre está enfadado, se queja de todo y no se le puede pedir nada. Acabo cogiéndole tanta manía que no me dan ganas ni de ser cariñosa con él. Eso me entristece mucho, porque me hace sentir muy mal como madre. Siempre fui dedicada a mis hijos, dejé de trabajar para cuidarlos, y sin embargo parece que lo estoy haciendo fatal.

Agradezco su ayuda.


Respuesta

Estimada amiga. Muchas gracias por compartir con nosotras la situación que estás viviendo y espero que mi respuesta te sirva de ayuda.

Tal y como expresas en tu consulta, la dinámica de tu familia se está viendo alterada y tú achacas este problema al comportamiento de tu hijo mayor. Esto te hace sentir cierto rechazo hacia el niño, lo cual te genera sentimientos de tristeza y culpabilidad.

Ante esta situación, es importante abordar dos aspectos: las relaciones entre los miembros de la familia y las emociones que la relación con tu hijo te generan.

Como comentas, tu hijo es un niño cariñoso, inquieto, perseverante en sus deseos y que presenta cierta dificultad a respetar normas y límites. Esto es lo que más altera, en tu opinión, el funcionamiento familiar, desencadena conflictos constantes, hace que el niño esté casi permanentemente enfadado y que a ti cada vez te apetezca menos ser cariñosa con él.

[pullquote]es necesario que os replanteéis qué está sucediendo en lo relacionado con los límites[/pullquote]

Por lo tanto, se observa claramente que la relación con tu hijo está empezando a deteriorarse debido a los conflictos motivados por la dificultad para respetar normas del niño. De esta manera, es necesario que os replanteéis qué está sucediendo en lo relacionado con los límites, pues es eso lo que está generando gran parte de los problemas.

Cuando se observa un problema de este tipo en las familias, es interesante que los padres analicen de una manera reflexiva su manera de establecer límites. En estas ocasiones, los padres deben observar qué tipo de límites y normas están estableciendo, de qué manera y si el cumplimiento de éstos es verdaderamente necesario.

[pullquote]A veces los padres ponemos normas o límites que podrían eliminarse y la convivencia familiar o el desarrollo de los niños no se vería afectado.[/pullquote]

Así, deben evitarse las normas o límites arbitrarios o innecesarios. Con esto me refiero que, a veces, los padres ponemos normas o límites que podrían eliminarse y la convivencia familiar o el desarrollo de los niños no se vería afectado.

Es más, muchas veces, eliminar normas innecesarias es positivo, pues se propicia un ambiente más relajado, en el que los niños pueden actuar con menos tensión.

[pullquote]Cuando en casa se imponen normas y límites en exceso, algunos niños tienden a rebelarse constantemente[/pullquote]

Cuando en casa se imponen normas y límites en exceso, algunos niños tienden a rebelarse constantemente, pues el ambiente rígido les impulsa a buscar un margen de acción más amplio. De esta manera, los niños tratan de encontrar espacio para su autonomía y autoafirmación personal a través de la oposición a las normas.

Con todo esto, se entiende que si se relajan las normas, los padres permiten al niño el espacio de actuación independiente y de autoafirmación de la propia identidad, el niño no tendrá que rebelarse para conseguirlo (pues ya lo tiene) y los conflictos disminuirán.

Si la frecuencia de los conflictos disminuye, la calidad de las relaciones familiares aumenta, dando cabida a interacciones mucho más positivas entre padres, hijos y hermanos.

Así pues, cuando el clima familiar se relaja, la convivencia es más fácil y las emociones de los miembros de la familia se vuelven más positivas. Probablemente, tu hijo dejará de estar permanentemente enfadado y tú dejarás de experimentar sentimientos de rechazo hacia él, por lo que tus emociones de tristeza también disminuirán.

De esta manera, es importante que los padres reflexionéis y establezcáis las normas y los límites que consideráis necesarios. Del mismo modo, debéis eliminar los que consideréis menos importantes.

[pullquote]Un criterio a seguir a la hora de establecer normas y límites es priorizar los relacionados con la seguridad personal y el respeto a los demás[/pullquote]

Un criterio a seguir a la hora de establecer normas y límites es priorizar los relacionados con la seguridad personal y el respeto a los demás. En estos casos, los límites han de ser claros y de obligado cumplimiento. Los demás pueden eliminarse, atenuarse o flexibilizarse.

Por otra parte, para que mejore la relación con tu hijo y el funcionamiento familiar es esencial promover interacciones positivas entre vosotros. Para ello es importante que felicites a tu hijo por cada pequeño logro. De esta manera, debes establecer metas intermedias en vez de sólo la meta final. Así, será más fácil que consiga las pequeñas metas intermedias y puedas felicitarle por ello.

Por ejemplo, en vez de pedirle que “recoja su habitación” le pediremos “recoge ese coche”, “pon el cojín encima de la cama”, “guarda los lápices en el estuche”… y se le felicitará por cada pequeño logro, aunque no alcance por completo la meta final (la habitación no queda completamente recogida).

Del mismo modo, hay que ofrecer al niño alternativas a lo que se quiere evitar. Como comentas, tu hijo no respeta el NO. Lo que el niño posiblemente necesita es una alternativa: “No hagas eso, mejor haz esto o aquéllo”. Tan importante es decirle lo que no debe hacer como darle una o varias alternativas a su conducta.

[pullquote]Tan importante es decirle lo que no debe hacer como darle una o varias alternativas a su conducta.[/pullquote]

Asimismo, es importante que permitir al niño tomar decisiones, establecer acuerdos con él, hacerle partícipe activo de la dinámica familiar. Si se siente implicado en el establecimiento de normas y rutinas, le será más fácil cumplirlas.

Es esencial que propicies a diario la vivencia de experiencias familiares positivas, de momentos agradables. Es importante que dediquéis tiempo a disfrutar de actividades agradables en familia. Esto hará que mejore el clima familiar y la relación entre vosotros.

No debes olvidar que debes permitir y ofrecer un espacio a las emociones negativas de tu hijo, es decir, observarlas con una mirada empática, acompañarle mientras las experimenta y darle afecto para que pueda canalizarlas positivamente. Así, sus enfados tendrían un espacio de contención en la familia que le permitirán canalizarlos de manera adecuada.

Del mismo modo, debes permitirte a ti misma tus emociones negativas, enfrentarte a ellas, observar qué está produciéndolas y por qué. Probablemente, los conflictos con tu hijo despiertan recuerdos, sensaciones, miedos… Debes conocerlos para comprender por qué te sientes tan triste.

Asimismo, cuando la dinámica familiar mejore y la relación con tu hijo sea más positiva, seguramente tus emociones de tristeza y rechazo disminuirán.

Con todo esto, espero haber podido ayudarte. No obstante, puedes contactar conmigo en la dirección psicologa@bambulah.es para cualquier aclaración o profundización que necesites.

Un abrazo fuerte.

Mónica

2013-03-08T09:28:32+00:00 7 Comments

7 Comments

  1. Maria T marzo 11, 2013 at 5:06 am - Reply

    Amiga, paciencia……
    Es dificil convivir con un niño que le cuesta obedecer.
    Lo estas haciendo bien y buscar ayuda es sinonimo de eso. Tu bebé va a madurar y a entender todo, solo dale tiempo. Los niños solo nesesitan amor, paciencia y comprension. Y los padres TAMBIEN.
    Siempre dicen que el origen de los problemas de los niños son los padres, y eso es injusto a mi forma de ver.
    Uno hace todo lo que puede y a veces se siente frustrado y sobrepasado.
    Mi hija solo tiene 14 meses y aun no he llegado a la parte de la educacion donde estas tu….y espero que mi paciencia esté super fortalecida…..!
    Adelante!!!!

    • Pilar Martinez marzo 12, 2013 at 3:07 pm - Reply

      Hola María,
      es cierto que aunque los padres hagamos todo lo posible a veces nos vemos sobrepasados…pero eso tampoco es "culpa" de nuestros hijos, más bien yo diría que es por nuestro estilo de vida, la cantidad de obligaciones que nos ponemos sobre los hombros, etc.
      Seguro que tu paciencia estará estupendamente cuando la necesites con tu hija 🙂
      Un abrazo!!

  2. Silvia marzo 12, 2013 at 1:44 pm - Reply

    Muchas gracias Monica. Voy a poner en práctica tus sugerencias. Y gracias Maria por los animos. Tengo la esperanza de poder armonizar nuestra vida familiar por el bien de todos. Abrazos.

    • Pilar Martinez marzo 12, 2013 at 3:07 pm - Reply

      Hola Silvia,
      claro que podrás hacerlo!! no lo dudes!
      Un abrazo enorme!

  3. pamela agosto 11, 2015 at 2:17 am - Reply

    hola chicas!! mi situación es que soy madre de 3 niños, 9 años nena mayor, 2 años nene y pequeño de 6 meses… hay veces que me supera toda la exigencia que tienen conmigo!… y la nena mayor desde la llegada del pequeño no hace nada sin mi ayuda, tareas y demás responsabilidades, hablo mucho con ella pero no hay caso!!! muchas veces lloro por que la verdad que me siento saturada! que consejos me pueden dar!! gracias desde ya!!

  4. Brenda c.s agosto 24, 2016 at 2:26 am - Reply

    Buenas noches, mi situación es que tengo una niña de 9 años no colabora para nada ni siquiera para ordenar su cuarto, solo lo hace cuando se lo ordeno estando en la casa, yo le hablo y ella todo me contesta con burla, ademas en días pasados tuve una discusión con dos vecinas por cosas que ella dijo yo soy farmacéutica y trabajo turnos cortos diurnos. Ya no se de que manera hablarle, me enloquece, las cosas de la casa me las daña, las rompe, la ropa de ella la corta con tijeras las cortinas igual, yo le digo las cosas y todo para ella es burla.
    Lo único rescatable es que en el colegio es una de las primeras a nivel academico.

  5. Laura agosto 25, 2017 at 1:11 am - Reply

    no dice nada concreto ufff puro bla bla bla, ya todo eso aplique y nada ayuda, hay comprension hay amor, consecuencias y ayuda profesional y solo dando azotes reacciona, como si estuviera retando, parece que tiene 13 0 15 años y solo tiene 7, desde los 4 actua de esa edad.

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies