Desde que el programa Salvados de Jordi Évole hablara del tema de la educación en España y la comparara con la de Finlandia, parece que se ha puesto de moda el debate sobre el sistema educativo. Y yo me alegro muchísimo de que por fin empecemos a hablar de estas cosas y de que la gente sea capaz de ver un poco más allá.

Parece que cuando se habla de educación sólo tenemos en cuenta el tema de los recortes en los colegios , que es un asunto muy grave, ya lo sé, pero el sistema educativo ya tenía muchísimos problemas antes de que empezaran los recortes y ahí es donde creo que se debe empezar a mirar.

[pullquote]uno de cada tres jóvenes dejaron sus estudios antes de terminar la secundaria[/pullquote]

España está a la cabeza de Europa en fracaso escolar ya que uno de cada tres jóvenes dejaron sus estudios antes de terminar la secundaria, además nuestros resultados en los exámenes PISA, PIRLS y TIMSS (los Pisa para niños de 9 años) son desastrosos.

Es evidente que nuestro sistema educativo no funciona. Quizás funcionaba mejor con nuestros padres, no lo sé, pero ahora mismo no tiene ningún sentido seguir alargando algo que es un fracaso probado, así que en este momento podemos hacer dos cosas, seguir echando la culpa a los niños de hoy en día y a sus familias «que se lo consienten todo» o hacer algo desde la base del problema.

Destacaba Jordi Évole en su programa que las diferencias más notables entre España y Finlandia eran:

  • La organización del Sistema Educativo a largo plazo (sin importar qué gobierno está al mando)
  • La excelente preparación de los profesores (ya que sólo pueden acceder a la carrera de magisterio los mejores de los mejores)
  • La implicación de toda la sociedad en este tema: impuestos altos que pagan las escuelas, padres implicados que se dedican a sus hijos, bajas de maternidad/paternidad elevadas…

Yo añadiría, que la educación en Finlandia motiva a los niños porque:

  • Respeta sus tiempos de aprendizaje (no intenta enseñar a leer y escribir antes de tiempo como en España)
  • Respeta la diversidad: no todos los niños aprenden de la misma manera ni al mismo tiempo
  • Escucha las necesidades de los niños porque de hecho, los niños se consideran un tesoro…no como en España que a veces parece que los consideramos un estorbo
  • Los niños se divierten aprendiendo…no como los nuestros que se aburren como ostras

El verano pasado se publicó una película que ha marcado un antes y un después en estos temas «La Educación Prohibida». En esta cinta se explica un poco de dónde surgen los sistemas educativos tal y como los conocemos ahora mismo y por qué se debería cambiar tanto la forma de enseñar como el contenido.

Os invito a verla si tenéis curiosidad sobre este tema, porque vale la pena:

El curso pasado inicié un peregrinaje que duró meses porque no me gustaba el colegio de mi hija mayor. Muy poca gente entendió mi decisión porque era uno de los colegios mejor puntuados en los ránking y que mejores puestos obtenía en las notas de selectividad…sin embargo su metodología de aprendizaje era la estimulación temprana de los niños, la repeteción sistemática de los contenidos hasta aprenderlos de memoria, la disciplina férrea, las horas interminables de fichas y más fichas aburridas y repetitivas, los deberes para casa y la presión por las notas desde bien pequeñitos.

Sus métodos eran los tradicionales pero multiplicados por 10. Los niños se aburrían soberanamente, permanecían sentados demasiadas horas, perdían horas de juego por los deberes excesivos y no aprendían con gusto, sino por la nota del exámen.

Yo creo que es posible aprender de otra manera, de hecho estoy absolutamente convencida de ello, así que voy a comenzar una serie de artículos donde entrevistaré a expertos en educación que enseñan de «otra forma».

No hay una única forma de hacerlo bien, seguramente hay miles y yo quiero mostraros algunas porque: Otra Educación es Posible.

NOTA: el nombre de la serie de artículos está basado en el de la Asociación Otra Escuela es Posible, una asociación maravillosa que os invito a visitar.