Flipando con el anuncio Meritene Junior

Cartel_meritene

Cuando piensas que no puede haber nada peor que los anuncios de Pediasure para niños que “dejan parte de su comida en el plato”, cuando crees que ya lo has visto todo y que nada puede sorprenderte, llega un nuevo iluminado y produce la siguiente barbaridad.

Dice el nuevo anuncio de Meritene Junior (como homenaje a las madres malas) “Si algún día tu hijo te dice que eres una madre mala, es que eres muy buena” y todo esto mientras se ve a una mujer con cara de mala leche obligando a comer brócoli a un niño.

Una madre que no está comiendo con el niño, sólo está sentada mirando fijamente a este niño y que además le dice con un tono bastante agresivo “no me pienso mover de aquí hasta que no te lo comas”.

De verdad que el anuncio no hay por donde cogerlo y voy a intentar explicarte por qué.

No se debe obligar a comer

En todos los libros sobre crianza se dice de forma tajante que no hay que obligar a comer a los niños.

¡En todos! incluso en los más conductistas parece que este tema está claro, sin embargo muchos padres siguen pensando que si no obligan a comer a sus hijos, éstos se pondrán enfermos y estarán desnutridos.

Lo cierto es que los niños tiene una capacidad innata de autorregulación (que muchos adultos hemos olvidado por cierto) y comen lo que necesitan, si les dejamos y no les achuchamos para que se coman el brócoli. Si te interesa saber más sobre este tema, te invito a leer este artículo del psicólogo ramón Soler, este del gran Julio Basulto  y este estudio (en inglés).

Citando al genial nutricionista Juan Revenga en este post del blog Marujismo, “Los niños malcomedores no existen” así que no hay que darle más vueltas, no se debe obligar a comer a un niño.

[Tweet “Nunca se debe obligar a comer a un niño”]

Tu hijo se merece respeto

Al menos el mismo respeto que le darías a cualquier adulto.

¿Le dirías a tu marido “no me voy a mover de aquí hasta que te comas el plato”? ¿no verdad? ¿pues entonces por qué pensamos que podemos decírselo a un niño? ¿tiene menos derecho a que le respetemos por ser más pequeño? ¿el respeto se gana con la altura?

Y no me vale como excusa que le estamos enseñando a comer, porque en esta situación lo único que le estaríamos enseñando es a obedecer, a olvidar sus propios gustos personales por agradar a otras personas, a no escuchar su mensaje interior por cumplir nuestras expectativas.

Si queremos enseñar a comer saludablemente a un niño debemos empezar por comer nosotros de forma saludable porque los niños hacen lo que ven.

Te invito a leer este relato tan gráfico que copié de una compañera de foro allá por el 2009, donde se puede entender perfectamente lo que sufre un niño al que le obligan a comer.

¿El brócoli se come?

En serio…si a mi me dicen que no muevo hasta que no me coma el brócoli me saldrán raíces porque ODIO el brócoli.

Vale que hay que intentar comer de todo y que la alimentación sea sana y equilibrada, pero poner de comer cosas que no nos gustan ya es masoquismo puro.

Si al niño no le gusta el brócoli no se lo pongas, de verdad, no hay ninguna necesidad de sufrir por la comida. Hay miles de alternativas saludables que podemos utilizar para que nuestros hijos coman verdura y no tiene ningún sentido organizar una batalla campal cada vez que toca comer.

Juntos es mejor

¿Por qué el niño come sólo? ¿por qué su madre no está comiendo con él?

Los niños que comen en familia comen mejor, ojo que comer mejor no significa comer más cantidad, pero sí más variado y sobretodo están más contentos de compartir ese rato familiar.

Además se ha visto que los bebés que comparten la mesa familiar tienen menos reticencias a probar nuevos alimentos por lo que son todo ventajas.

En mi opinión, las comidas familiares pueden ser una oportunidad fantástica para estrechar los lazos familiares y para evitar que la comida se convierta en un conflicto.

¿Aprender a comer con batidos?

Nada más que añadir al tuit de Julio Basulto.  Si lo que pretendemos es enseñar a comer de forma saludable a nuestros hijos ya podemos ir olvidando los batidos y suplementos porque no son más que sustitutos de la comida (y yo lo que quiero que coman mis hijas, es comida).

Madres buenas VS madres malas

Ya lo que faltaba…ahora vamos a enfrentar a las madres y a hacer que todavía se sientan más culpables por todo.

¡Venga ya señores de Nestlé! esta vez se han lucido.

Y para terminar, si todavía no te he convencido, ahora vas a flipar con el anuncio de marras:

No te cortes y dame tu opinión ¿qué te ha parecido el anuncio?
2015-10-09T10:00:00+00:00 64 Comments

64 Comments

  1. Mónica Alvarez octubre 9, 2015 at 10:29 am - Reply

    Vamos que les están enseñando a alimentarse de batidos de chocolate. O de cualquier cosa que tenga color de chocolate, da igual que sea colacao, meritene, un lugumba, plástico, heroina… Con tal de que tenga buen aspecto y consiga que tu mamá te quiera y que juegue contigo.
    Luego dirán que esto no es fomentar la obesidad, los trastornos de alimentación, drogadicción, alcoholismo… ¿sigo?

    • Pilar Martinez octubre 9, 2015 at 11:00 am - Reply

      Pues básicamente sí.
      Tómate el batido (además del plato de brócoli) y estaré contenta y jugaré mucho contigo.

  2. mamagnomo octubre 9, 2015 at 10:41 am - Reply

    Ay… Estoy tan en desacuerdo con todo! Mis hijas son malcomedoras, alguna desde el nacimiento otras más tarde, etc… No sólo no comen brócoli tampoco zanahoria, judías, tomate o patatas. No comen de nada que no sea leche con Colacao, filetes de pollo, cerdo o ternera y pescado tipo lubina. Nada más. Chocolate sí pero no como para sustituir una comida. Sólo un poco. Ahora dime cómo creo que sin frutas ni verduras ni hidratos como el pan o patatas en puré aunque sea, van a vivir bien.
    Yo si creó en los suplementos, te digo que comer en familia sirve para que se me atragante la comida a diario y que al final dejan todo en el plato y no prueban nada nuevo.

    • Pilar Martinez octubre 9, 2015 at 11:04 am - Reply

      Entiendo tu punto de vista porque mi hija mayor también comía mucho menos que otros niños de su edad (un poco menos de la mitad) y sólo quería comer cuatro cosas mal contadas: tortilla francesa, macarrones, leche y yogures.

      Sin embargo te prometo que el tiempo al final pone las cosas en su sitio. A

      Hoy en día mi hija come de todo y además bastante cantidad (porque está en pleno crecimiento preadolescente, cuando se le pase seguro que volverá a comer como un pajarito) y está igual de delgada que estaba antes.

      Tengo claro que siempre ha comido lo que necesitaba, antes y ahora.

      Un abrazo y mucho ánimo!

    • tuspatucosymistacones octubre 9, 2015 at 1:06 pm - Reply

      Te iba a decir justo lo que te ha dicho Pilar, con mi madre teníamos verdaderas peleas a la hora de la comida, y grandes amenazas…

      Odiaba las verduras, todas, ni ensalada, ni judías ni nada. Odiaba el pescado, todo, ni lubina, ni rape ni salmón, nada. Sólo me gustaba el jamón ibérico (ibérico y de bellota), los macarrones y poco más… Hoy en día como casi de todo, ensaladas, judías, salmón, rape, y por supuesto macarrones y jamón, que sigue siendo mi perdición. Jamás he estado desnutrida.

      Mi cuñado es un caso similar, pero aun peor. Aun con sus 22 años no come casi de nada, se alimenta a base de pasta, arroz y pollo, y de vez en cuando algo de verdura y algún pescado… Mide casi dos metros y está sanísimo.

      Sé que es difícil, porque he visto cómo mi madre sufría por mi, pero estate tranquila, no somos tontas, si tienen hambre te lo harán saber. Pero es peor obligar, porque además de todo lo que ha dicho ya Pilar en el post, puede causar trastornos de la alimentación a largo plazo…

      Ánimo con las gnomitas 🙂

    • Ibana octubre 9, 2015 at 11:25 pm - Reply

      Pues tienes unas malcriadas….

      • mamagnomo octubre 9, 2015 at 11:37 pm - Reply

        Jajaja ya ves…

    • Maricarmen (La Chica de la Dieta) octubre 13, 2015 at 10:07 am - Reply

      Mi hija (hoy de cumple 3 años) comía maravillas hasta que cumplió el año. De todo podía darle en sus purés, ¡yo era feliz! De pronto, de un día para otro, dejó de comer. Ya no le gustaba absolutamente nada. Sólo proteínas (pollo, jamón, carne) y lácteos, además de arroz y pasta (solos, esos sí, ni siquiera una salsa de tomate). Ni fruta, n una sola verdura. Ya hoy tiene tres y sigue más o menos igual, pero te digo que poco a poco le vamos descubriendo algunos gustos. A veces come arroz con espinacas que le hago estilo risotto. A veces la psata con salsa bolognesa. Y últimamente (¡estoy sorprendida!) zanahoria rallada, manzanas y kiwi.
      ¿Me desesperaba? Claro que sí. Porque además soy coach nutricional y ¡cómo es eso que alguien que enseña a comer sano tiene una hija que no come verduras! Pero he confiado siempre en ella, en su capacidad de regularse, y en que cuando somos pequeños no hemos aprendido a “comer sin hambre” ni a “aguantar hambre”. Simplemente come cuando tiene hambre. Y si tiene hambre, comerá lo que haya. Si no quiere comer eso, pues no come. Cuando hay hambre se come, cuando no hay hambre no se come. Yo no le doy chocolate ni suplementos para que tenga sus nutrientes, en casa se come lo que hay, y lo que hay es comida sana (ojo, que el chocolate puede ser sano si es oscuro, pero que obviamente no es un alimento principal). Tampoco la chantajeo con darle postre “si come”, ni la castigo quitándole el postre o la tele “si no come”. No quiero crearle esas asociaciones tan dañinas que ya veo yo (con la gente a la que ayudo) que traen tantos problemas de adulto. Prefiero enseñarla a tomar decisiones apropiadas con la comida, en función de lo que le pide su cuerpo y de lo que hay disponible en casa. Eso sí, todos comemos lo mismo. Ella no tiene comidas aparte ni diferentes. Y tratamos de sentarnos todos en la mesa a comer, por más de que es bastante caótico (más aún ahora que tengo otra más pequeñita, de 7 meses, con la que vuelvo a comenzar la historia).
      Mucho ánimo, y nunca es tarde para comenzar a confiar en tus niñas y poner las cosas en orden en casa 🙂

      • Maricarmen (La Chica de la Dieta) octubre 13, 2015 at 10:13 am - Reply

        Mamgnomo olvidé agregar algo importantísimo: yo sé que mi hija está bien (y no desnutrida ni mucho menos) porque etsoy muy pendiente de sus chequeos médicos y de su curva de crecimiento. Si eso va bien, es porque ella está bien y está comiendo lo necesario. Ya si no fuese así y o bien se está quedando pequeña o bien se enferma con frecuencia, allí por supuesto que sí tendrían que entrar los suplementos u otras estrategias.

  3. Jessica Gestoso octubre 9, 2015 at 11:43 am - Reply

    Puf vaya tela con el anuncio. Me ha recordado a una vez que, estando en casa de un familiar, me dijeron que si no me comía la coliflor no me levantaba de la mesa. Horas me pase ahí sentada! Pero es que no me entraba ni a tiros. Sólo consiguieron que todos tuvieramos una tarde horrible y que me pasara los siguientes 20 años negándome a probarla.
    Yo me pongo en situación y si me dan la opción de tomarme un rico batido de chocolate en vez de un plato de verduras cocinadas sin ninguna gracia y lo tengo muy claro. Me quedo con el batido y que le den a la verdura. Pero para mi comer no es sólo alimentarse, también es un momento para estar en familia, charla sobre lo que hemos hecho durante el día y para los más peques es una oportunidad de aprender a conocer los alimentos, las texturas, los olores…
    Yo lo tengo claro, si no tiene hambre que no coma, yo tampoco tengo el mismo apetito todos los días. Y si no le gustan algunas verduras, pues ya comerá otras, a mi también hay cosas que no me gustan y nadie me obliga a tomarlas. Creo que los peques se merecen que confiemos un poco más en ellos y en su instinto de supervivencia.

    • maternidadcontinuum octubre 13, 2015 at 12:05 pm - Reply

      Muy de acuerdo contigo, debemos confiar en nuestros hijos, que no se van a morir de hambre con la nevera llena.
      Por cierto…menudo infierno con la col…a mi tampoco me gusta así que, me hubiera pasado lo mismo que a ti.
      Gracias por comentar!!

      • Daniela Quezada octubre 17, 2015 at 3:34 am - Reply

        Mi hijo desde que empezamos con las papillas comía de todo frutas, verduras carne pollo pescado, pero como a los dos años empezó a dejar de comer las frutas y verduras así como la carne ahora tiene 4 años no lo obligo a comérselas solo le comentó que el cuando estaba más chiquito le gustaba mucho comerlas y tengo la esperanza de que algún día las vuelva a comer y está bien en su peso y talla.

  4. Dinalba octubre 9, 2015 at 11:46 am - Reply

    Uff q asko de anuncio!! Para empezar están en el sofá y la madre mirando! Cómetelo tu hombre!! Poco más q añadir!

  5. Ana octubre 9, 2015 at 11:51 am - Reply

    A mi tampoco me gusta el brócili!!! (y como muchísima varieda de verduras pero broco…. puaj!)

    ¿No sería más fácil probar con otras verduras de las que el peque ve en el plato de sus papis? (a no que nadie come a su lado….) es más fácil cambiarlo por un batido… y eso es aprender a comer??? pues no entiendo nada!!!

    Y vivo con un maravilloso hombre de 37 años aún traumatizado con las espinacas que le obligaban a tragar en la guardería….

    En fin…. http://juanrevenga.com/2015/10/respuestas-de-nestle-sa-al-caso-de-meritene-junior/

    • maternidadcontinuum octubre 13, 2015 at 12:09 pm - Reply

      Pero ¿el brócoli es comida?? juas juas
      Ahora en serio, hay muchos adultos traumatizados porque les obligaban a comer cosas que odiaban de niños y no tiene ningún sentido.
      Buenísimo el post de Juan Revenga ¡gracias por compartirlo!

  6. diario de mi garbanzito octubre 9, 2015 at 12:02 pm - Reply

    No habia visto el anuncio.. pero es flipante.. no se pued hacer todo por publi.. en fin..

  7. Lydia - Padres en Pañales octubre 9, 2015 at 12:29 pm - Reply

    Dios. Aiba. Estoy alucinando. Odio este anuncio. Me recuerda a cuando me insistían, que te lo comas que te lo comas. Y por eso yo no insistiré. Y nunca daré botecitos se estos me dan pampurria

  8. MayteFL octubre 9, 2015 at 12:34 pm - Reply

    Horroroso, de verdad.
    Como farmacéutica me niego a recomendar estos productos para que los niños “malcomedores” estén bien alimentados.
    Cuando una madre llega al mostrador diciéndote que su hijo tiene este problema y empiezo a hablar a con ella y le demuestro que no es tan grave el asunto y que hay otras maneras de enseñar a los niños a alimentarse bien, y que respetando y acompañando se soluciona el tema, siempre se van más tranquilas y satisfechas.
    Ahora bien, cuando llegan con la receta del pediatra, la mayoría de las veces no escuchan.
    Qué triste!!

    • carbonellmg octubre 9, 2015 at 3:47 pm - Reply

      Lo triste es que le dé la receta el pediatra.

    • maternidadcontinuum octubre 13, 2015 at 12:13 pm - Reply

      Exacto…lo malo es que le de la receta el pediatra 🙁

  9. Mamá Burbujita octubre 9, 2015 at 2:25 pm - Reply

    Simplemente horrible, aberrante, irrespetuoso, denigrante… Qué vergüenza… Con tal de ganar dinero, todo vale…

    Un abrazo.

  10. Neus Virgili octubre 9, 2015 at 2:30 pm - Reply

    Además de todo lo que habéis dicho, a mí lo que me tiene loca es que amenace a su hijo con que se va a quedar con él!!!!

    Pero esto qué es?!?!?!?!?!?!?!

    Una madre que considera que hacerle compañía a su hijo es un castigo?????

    Desde luego que si tiene esa visión de la infancia sí que lo es, pero no creo que estuvieran pensando en esto los publicistas.

    Madreeeeeeee.

    • maternidadcontinuum octubre 13, 2015 at 12:14 pm - Reply

      Esa es otra..me quedo contigo pero enfadada y como castigo. Ni te hablo, ni te sonrío, ni te doy cariño.

  11. Pilar Jiménez octubre 9, 2015 at 4:15 pm - Reply

    Mi hija cuando vio el anunció me dijo que se lo comprara porque entendió que tomándose es batido le iba a gustar toda el pescado. Jejeje. Cuando le dije que lo que llevan esos batidos son “polvos” con “las vitaminas y minerales del pescado” me dijo: ah no!! Que asco !!
    Imagino que los pediatras lo recetaran para quitarse de en medio a la madre que todos los días les esta preguntando que hacer para que su hijo coma más.
    Que pronto se nos olvida que en nuestro país hay más problemas de obesidad que de desnutrición, y los problemas de desnutrición son debidos a la falta de dinero para comprar de los padres, y no a la falta de hambre de los niños.

    • maternidadcontinuum octubre 13, 2015 at 12:16 pm - Reply

      ¡Muy buen punto Pilar!!!
      Qué pronto se nos olvidan los problemas de obesidad infantil cuando son de los más graves que tenemos en la sociedad occidental.

  12. Sara San octubre 9, 2015 at 9:20 pm - Reply

    Me parece un anuncio terrible… Mi hija come como una lima (así que no tengo derecho a quejarme en ese sentido) pero a mis 32 años aún recuerdo lo que es tener que comer sin hambre, obligada y tener que estar sentada horas a la mesa enfrente de un plato de comida frío. No es que no me gustase la comida, era simple y llanamente que nunca tenía hambre. 32 años después como absolutamente de todo y estoy convencida de que el cuerpo te pide lo que necesitas (por ejemplo tengo comprobado que cuando me apetece carne y solo carne, cuanto más roja mejor, es que ando justa de hierro, me apetece pan antes de que me de un bajón de azúcar y durante el embarazo comí más fruta y verdura junta de la que había comido jamás). Si no pide comida es porque no la necesita, punto. A todas esas madres de “malos comedores” habitualmente esos niños se convierten en adultos absolutamente sanos, yo soy la prueba viviente! Ánimo!!!

    • maternidadcontinuum octubre 13, 2015 at 12:17 pm - Reply

      Yo sí tengo una hija que cuando era peque comía muy poco (poquísimo), así que hablo con conocimiento de causa y estoy de acuerdo contigo, cuando crecen están sanos y comen de todo 😉

  13. Cristina Madre Autónoma octubre 10, 2015 at 12:24 am - Reply

    De lo que nadie se acuerda es que hace unos años el Meritene se recetaba solo en casos de desnutrición y ahora de repente, es algo para todo el mundo? Como se les ve el plumero…

    • maternidadcontinuum octubre 13, 2015 at 12:20 pm - Reply

      Cierto! el Meritene era sobretodo utilizado en casos de desnutrición, como sustitución de la comida en los que un enfermo no podía comer o en nutrición enteral.

  14. Kim octubre 10, 2015 at 12:31 am - Reply

    Asquito de anuncio… y acabo de descubrir que hay una serie entera, todos en la misma línea, niño/a que se niega a comer un plato de verduras sin gracia, madre que amenaza, coacciona y chantajea, niño/a que le dice “eres mala”, repelente frase del locutor que te recuerda que entonces eres muy buena.

    Yo he llegado a la conclusión de que si Nestlé considera que soy mala, debo ser la repera 😉

    http://elmundodekim.blogspot.com.es/2015/10/meritene-y-maldades.html

    • maternidadcontinuum octubre 13, 2015 at 12:20 pm - Reply

      jaja lo vamos a usar de indicador…si Nestlé considera que eres mala, entonces eres la caña 😛
      ¡Gracias por tu enlace! ahora voy a leerlo

  15. Eva octubre 10, 2015 at 12:51 am - Reply

    Me acabo de quedar loca con el anuncio!! El niño no come con la familia, probablemente la madre coma otra cosa. La madre solo le quiere si come,… Y lo de obligarle a comer… Yo era “mala comedora” de pequeña, recuerdo horas intentando comer lo que me ponían sin hambre, que suplicio. El fin de semana que me dejaron sin comer porque no quería el puré de zanahoria forma parte de mis traumas infantiles y hoy ese puré me sigue dando ganas de vomitar.

    Era muy flaquita y estaba sana, de adulta como con mucha ansiedad y tengo sobrepeso.

    • maternidadcontinuum octubre 13, 2015 at 12:27 pm - Reply

      ¿te dejaron un fin de semana sin comer por no comerte un puré? ¡qué barbaridad! no me extraña que lo sigas odiando…

  16. D. S. octubre 10, 2015 at 1:16 am - Reply

    ¡Esa mujer es mala madre! Que en vez de sentarse a comer todos en una mesa le zampa la comida solo y en un lugar poco adecuado, sentado casi a ras del suelo como cachorro, con una mala cara que yo no querría comer ni estar con ella. Y si al niño no le gustan las verduras seguro es porque están horribles, los niños comen las cosas que les gustan y el chiste es preparar comida sabrosita para ellos. Hacer de la comida un buen momento, ingeniárselas para que les agraden las cosas buenas, decorarlas si es preciso. Y un niño que come poco, si encima le zampas un complemento !pues come menos! Además con esa mala leche que trae la mujer…pues nada, que no es agradable y los publicistas son cada vez mas tarados, a nosotros nos educaron con el “come y calla” pero ya quedó muy atrás. ¿Saben cómo amaron mis hijos el brócoli? Eran unos terribles dinosaurios que atacaban todo un bosque sin dejar nada, el bosque podía ser nevado (con queso parmesano) o “llovido” con limón y salsas, o con las cenizas de las primeras erupciones (con cualquier cosa encima), a veces incluso el plato iba al piso y explorábamos a gatas la casa en busca de un bosque que devorar (a partir de esos días yo también como brócoli 🙂
    Desde bebés, las madres que retacan de fórmula a los niños porque “no quiere los sólidos” se quitan la culpa con el “yo los alimento bien” les doy suplementos, leches de fórmula caras, vitaminas, etc. no ven sus propias pocas ganas de hacerlos DISFRUTAR de la buena comida y enseñarlos.
    Y trabajo fuera de casa y tengo mil cosas que hacer pero la comida es muy importante.

    …en fin, ya no saben que inventar para vender productos que no necesitamos.
    Lo que me cabrea es que la agencia que hizo la campaña seguro recibió un montón de dinero por eso.

    • maternidadcontinuum octubre 13, 2015 at 12:29 pm - Reply

      Creo que tienes toda la razón, si come esos batidos todavía comerá menos…y entonces, necesitará más batidos y así sucesivamente

  17. Mamá en Bulgaria octubre 10, 2015 at 7:34 am - Reply

    Es una campaña muy agresiva basada en hacer sentir culpables a las madres para vender. Me parece deplorable.
    Si un niño no come en vez de embutirle batidos habría que ver las causas y buscar soluciones lógicas.
    Mis hijos comen siempre en la mesa con nosotros y zampan como fieras, pero hay niños con menos apetito y eso no significa que haya que forzarles, son así.
    Y si no les gusta el brócoli, tal vez prefieran las judías verdes, es cuestión de ir probando con paciencia y cariño.

    • Pedro octubre 10, 2015 at 10:55 am - Reply

      Precisamente hace que las madres no se sientan culpables por hacerles comer bien. Por eso tus hijos acabaran yonkis, porque en vez de cuidarlos escribes aqui para sentirte bien.

      • Picapiedra octubre 10, 2015 at 11:24 am - Reply

        Por eso es mejor hacer sentir culpable a una persona que opina en un blog que para eso es suyo. Eso no es hacerles comer bien, es maltrato psicológico. Hará que esos niños de mayores sean agresivos y estúpidos como tú.

    • maternidadcontinuum octubre 13, 2015 at 12:30 pm - Reply

      Claro! todos en la mesa es mejor…mucho más divertido y además, más amoroso.

      Pedro y Picapiedra, no entiendo vuestros mensajes…¿son para mi? porque me he quedado muerta jaja

  18. Esther Muñoz octubre 10, 2015 at 8:59 am - Reply

    De mid tres hijos, 2 han sido en general muy buenos comedores , aunque eso sí respetando siempre sus “fobias”. El pequeño se alimentó básicamente de teta el primer año y nunca quiso purés, comía con todos en la mesa lo mismo que los demás, como un pajarito. Poco a poco la cantidad fue aumentando hasta que a los 3 años y medio ya solo comía comida y dejó la tetas.
    Los dos mayores, mucho más “tragones” aun así odiaban el tomate y el plátano respectivamente y como en el comedor del colegio les obligaban a comerlo y les hacían quedarse sentados hasta que acababan, les firmé un comunicado diciendo que tenían intolerancia a esos alimentos y se abstuvieron de obligarlos. Esa imposición les estaba haciendo odiar el comedor a unos niños de los calificados como “Buenos” comedores.

    • maternidadcontinuum octubre 13, 2015 at 12:31 pm - Reply

      Fíjate…me parece increíble que tuvieras que mentir para que no les obligaran a comer!! es que es muy fuerte…

  19. Pedro octubre 10, 2015 at 10:52 am - Reply

    Es un anuncio. Una exageracion. Cuando ves a un tio q se liga a dos tias por tomarse una cerveza, nadie dice nada. Pero cuando reflejas lo que les pasa a muchas madres cuando sus hijos comen eres un terrorista. Y hay 5 anuncios y la madre come con el niño en casi todos, almenos en el canal de youtube. Igual que le llame mala madre, es publicidad. Y el anuncio va a las madres no a los niños. Eres oportunista, te dad publicidad en tu blog gracias a la de otros. Refleja la sociedad en la que estamos, el anuncio, no es la que crea habitos. payasa.

  20. Picapiedra octubre 10, 2015 at 11:19 am - Reply

    Estúpido troll

    • maternidadcontinuum octubre 13, 2015 at 12:33 pm - Reply

      ah ok…ahora lo acabo de entender…
      tengo un troll y ni me había enterado!!
      bienvenido hombre! jaja

  21. ana octubre 10, 2015 at 2:24 pm - Reply

    A mi lo que me “flipa” es que el niño con la bocaza llena de comida y con cara de asco le diga a su madre que es mala madre y ésta se quede tan pancha. Mi hijo me dice eso y como poco se lleva una buena bronca. Lo primero que hay que enseñar a los niños es respeto.

    • maternidadcontinuum octubre 13, 2015 at 12:34 pm - Reply

      Pues a mi eso no me “flipa” nada. Peores cosas le podía haber dicho ese niño y con cara de mucho más asco

  22. Luis octubre 10, 2015 at 3:53 pm - Reply

    Hola.

    A riesgo de crear polémica, siento que debo expresar mi desacuerdo sobre el mensaje central del articulo, no sobre el meritene Junior y su publicidad tan carente de valores, si no, sobre la alimentación de los niños, quienes son nuestra responsabilidad y están bajo nuestro cuidado y guiatura, especialmente en los primeros 7 años de su vida que es cuando la mayoría de las conductas y valores primarios se forjan en ellos.

    Antes de ir mas allá, cuento que soy un padre de dos hermosas hijas, 5 y 3, soy completamente contrario a la violencia y el maltrato físico a los ninos, y un firme creyente en que la mejor manera de educar a nuestro relevo generacional es a través del ejemplo y el fomento a las ideas y el pensamiento propio a través de muchas y muy frecuentes conversas.

    Habiendo dicho esto, respecto de tu afirmación de ‘“Los niños malcomedores no existen” así que no hay que darle más vueltas, no se debe obligar a comer a un niño’, pues creo que si, si los hay malcomedores y si se debe ensenar a un niño a alimentarse bien. Los niños ‘malcomedores’ los veo todos los días y en todas partes, con hábitos alimenticios terribles, (mal)alimentandose con dulces y con 2 o 3 cosas que comen, carentes de las vitaminas y proteínas necesarias para su desarrollo (o complementadas con estos ‘suplementos’), luego veo a sus padres sufriendo y quejándose porque los niños se enferman mucho o porque son obesos o porque están desnutridos, así que si, los veo a diario y me causan muchísimo pesar los niños mal comedores, que no han sido enseñados desde el hogar a alimentarse bien.

    En cuanto a obligarlos o no, yo tengo algunos principios que aplico con mis hijas:
    1. Nunca les pido que coman algo que yo no comería, así que la comida que hay en la casa es la misma para todos, no se licua, cuela o separa para unos u otros, el almuerzo es el mismo para todos
    2. No me es aceptable que me digan ‘no me gusta’ sin ni siquiera probarlo, y a eso si las obligo, acepto que me digan que no les guste después de probarlo, acepto que mezclen el sabor con otras cosas del plato o con agua o jugo para pasarlo, sobre todo los sabores nuevos. Pero no acepto que me digan ‘no me gusta’ sin probarlo. Y no es porque no les tenga respeto, pero no olvido mi rol de padre y de guía en su vida, el trabajo de los padres no es caerles bien todo el tiempo, sino enseñarles a realizar las cosas que deben hacer y estar ahí acompañándolos cuanto y cuando sea necesario.
    3. No les pido que coman mas allá de lo que quieran comer, si me dicen que ya no tienen hambre, se los acepto, pueden no seguir comiendo, pero eso no puede ser una excusa para dejar de comer algo que no les guste. Si no quieren comer en el almuerzo esta bien, pero lo probaran en la cena. Eso si, tampoco permito que coman mas aya de lo necesario por gula, por ejemplo, antes de servirles un plato que les gusta mucho ya están pidiendo repetir, eso es claramente gula y es mi deber enseñarles a comer lo necesario, solo lo que les pida su cuerpo y no todo aquello que este en la mesa así les guste muchísimo
    4. Para las cosas que no les gusta, las involucro en la cocina y encontramos nuevas maneras de preparar ese alimento que no comen de otra manera que les parezca mas agradable, por ejemplo con mi hija mayor el camarón fue todo un tema, hasta que buscando recetas juntos conseguimos un risotto de camarones que preparamos todos juntos (con los camarones picados muy chiquiticos) y a ella le encanto. Eso hace que no rechace el alimento solo porque alguna vez no le gusto, si no que se abra a seguir probando.

    Respecto de lo de, ‘Tu hijo se merece respeto’, si claro, pero también se merece que lo guíen, lo enseñen y le den los patrones de comportamiento que harán de el o ella un adulto responsable y sano (entre muchas otras cosas). Uno no le diría a otro adulto ‘no me paro hasta que te lo comas’, pero tampoco uno espera que el otro adulto haya que enseñarlo a tener hábitos alimenticios, el ya creció, fue labor de alguien mas, las de mis hijas es nuestra ( de mi esposa y mía ).

    Finalmente, entiendo el punto del post de quejarse de la publicidad, es terrible, es mala, envia un mensaje incorrecto. Solo, no nos vayamos a la otra orilla en el extremo opuesto.

    Un saludo,

    • Maricarmen (La Chica de la Dieta) octubre 13, 2015 at 10:16 am - Reply

      Luis yo hago exactamente lo mismo con mis hijos. Creo que una cosa es enseñar (lo que tú haces y señalas) y otra cosa es obligar. No es lo mismo. Se hace desde una posición distinta, desde una perspectiva distinta, con un tono diferente y con un objetivo fundamental diferente.

      Enseñar y guiar es nuestra responsabilidad como padres. Obligar es algo innecesario y que conlleva a problemas tanto inmediatos como a futuro. El mensaje que da el anuncio es terrible en muchos sentidos, y no ayuda en absoluta o orientar a esas madres y padres que quizás no encuentran o no conocen la forma de hacerlo mejor y no se dan cuenta que su actitud y estrategias no están ayudando a sus hijos realmente a crecer como adultos de bien, respetados y amados. Pienso que eso fue lo que quiso decir Pilar en su post.

      Un abrazo!

    • maternidadcontinuum octubre 13, 2015 at 12:38 pm - Reply

      Hola Luis,
      lo que tú comentas que son los niños malcomedores (que comen sólo chucherías y no comida de verdad) no es lo que pretende hacer el anuncio.
      Según este anuncio, si no obligas a comer a tu hijo, va a estar desnutrido y se va a enfermar y eso es mentira.

      Estoy de acuerdo contigo en que es responsabilidad de los padres el guiar y enseñar a llevar una alimentación sana y adecuada (aunque si te lees el estudio que he enlazado, los niños son capaces de elaborar su propia dieta equilibrada sin la supervisión de ningún adulto), pero bueno, yo me siento responsable de lo que comen mis hijas y por eso les ofrezco comida sana y no chuches para comer, pero no les obligo a comer por encima de su hambre ni por encima de sus gustos culinarios.

      Espero que se me haya entendido…

      • Juan Manuel diciembre 27, 2015 at 9:14 am - Reply

        Cada vez más me doy cuenta de que a la gente le cuenta mucho trabajo concebir una forma distinta de tratar a los niños, peor aún cuando son sus propios hijos y esto les lleva a reproducir mitos, patrones obsoletos y traumas de su propia infancia. Es muy triste en verdad.

        Cómo diría Bowlby, asumir tu propia infancia y recordar aquello que te hicieron olvidar tus propios padres, para que su figura de apego quedara intacta es un camino muy doloroso que muchos no estan dispuestos a recorrer.

        Para mi la relación de crianza con mi propia hija a sido liberadora. Ahora soy otro. Uno mucho mejor.

    • Juan Manuel diciembre 27, 2015 at 9:03 am - Reply

      El extremo no es el respeto a los gustos de las demás personasl (ojo… los niños son personas ) si no como bien mencionas el fomentar malos hábitos alimenticios con juguitos desde temprana edad y dulces a todas horas.

      Lo que si que crea un transtorno en la alimetación ( y psicológico ) es el obligar a tus hijos a hacer algo que no quieren, como que se tengan que embutir por fuerza el último guiso que preparaste para la hora del desayuno.

      Cuando en casa los padres tienen malos hábitos, doble moral, obligan, castigan y pegan…¡¡¡ ESO SI QUE ES EL EXTREMO TÍO !!! Acá con Pilar, Julio Basulto y Carlos Gónzalez, como dijera el filósofo griego, puro JUSTO MEDIO !! jaja.

      Un Abrazo.

  23. Ester octubre 11, 2015 at 8:19 am - Reply

    Y así es como yo cogi el trauma de mi vida con la verdura hasta el punto que en mi casa no entra! Vamos… que es verla y cerrarse mi estómago
    Y ya verlo en el anuncio me parece de lo peor! Y ese suspiro al final? Que pasa, que le das un batido lleno de productos fabricados y con eso el niño come sano y tu ya eres feliz? Anda ya!

  24. Pedro Bonache Meliá octubre 11, 2015 at 9:00 am - Reply

    Hola a todos, quizás yo sea la persona menos indicada para opinar sobre el spot, no soy ni madre ni padre…, pero resulta que cuando vi el spot me entusiasmé y me dije, ¡¡ por fin una madre que se impone..¡¡. Quizás mi visión no esta enfocada desde el punto de vista de la alimentación, si no desde la educación y formación de los hijos. Pienso que en una fase tan temprana los hijos deben aprender a respetar y a obedecer a sus padres, son valores que se encontraran en la sociedad cuando crezcan, en sus entornos sociales y laborales. Desde luego se debe dejar que los niños se vayan formando, que tengan sus gustos y preferencias, pero hay que guiarlos y no permitir que esos gustos y preferencias se conviertan en formas de dominación. Y me encanta el comentario sobre que los niños deben realizar sus comidas en la mesa junto a sus padres y hermanos y compartiendo los mismos alimentos, yo crecí así en una familia numerosa y nadie desdeñaba el plato, sin embargo hay numerosos spots en los que se ven a familias comiendo diferentes precocinados con tan solo recalentar en el microondas o familias unidas gracias al queso fundido de las pizzas.

    • maternidadcontinuum octubre 13, 2015 at 12:41 pm - Reply

      Estoy de acuerdo en lo de comer todos juntos y comida casera si puede ser…
      en el resto me parece que no jeje
      A mi no me parecen bien las formas del anuncio en el “una madre se impone”. Yo no me impongo sobre mis hijas, no aprovecho mi posición de poder (que la tengo sólo por el hecho de ser su madre) para conseguir que hagan lo que YO quiero.
      Prefiero que ellas hagan las cosas bien porque ELLAS quieren y eso sólo se puede conseguir con el ejemplo y desde el respeto mutuo.

  25. anakaona octubre 12, 2015 at 12:07 am - Reply

    Acabo de ver este denigrante spot y buscaba una página para escribir que no lo vuelvan a poner es todo repugnante en cuanto a contenido, argumento y conclusión por favor basta ya de que nos manipulen multinacionales
    Sabéis de alguna página oficial de ministerio? Gracias

  26. Diana octubre 12, 2015 at 9:59 am - Reply

    Completamente de acuerdo contigo en todo, Pilar. Yo creo que es más una cuestión de dar ejemplo y ofrecer alimentos saludables. El hecho de ofrecer alimentos superfluos con tal de que “coman algo” no tiene sentido. No creo que un niño se suicide no comiendo, ellos saben mejor que nosotros lo que tienen que comer. Mara tiene dos años y desde los 6 meses come poco a ojos del mundo. Y sí, es cierto. Come pocos alimentos si lo comparamos con otros niños o adultos pero creo que será lo que ella necesite y no por ello le doy, por ejemplo, magdalenas porque las coma mejor. Tampoco considero que la mate de hambre.

    Como dice Julio Basulto más que seguir la idea de que hay que “comer de todo” habría que pensar en que hay que comer cuantos menos alimentos superfluos o insanos, mejor.

    En fin. Es un tema que, desde luego, me deja los pelos de punta.

    ¡Gracias por la mención, Pilar! Comparto 🙂

    • maternidadcontinuum octubre 13, 2015 at 1:05 pm - Reply

      Mi hija Pilar era igual.
      Cuando alguien me dice que yo no se lo que es tener un hijo que casi no come me da la risa porque de pequeñita era capaz de pasar un día con un yogur y un trozo de pan.
      La clave es el ejemplo y el respeto, no me cansaré de decirlo…
      ¡Gracias por compartir guapa!

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies