¿Cuántas veces habéis escuchado estas frases?

«Voy a quitar la teta por la noche a mi hijo porque necesito dormir»

«Se despierta muchas veces por la noche y es por la lactancia»

«Se pasa la noche pegado al pecho y no dormimos nada»

Muchas ¿a que sí? porque la lactancia nocturna es importante y la naturaleza lo sabe, por tanto lo más normal del mundo es que los bebés se despierten por la noche para comer y que se duerman al pecho de sus madres.

El sueño de los bebés es evolutivo

Esto significa que los hitos de sueño se van consiguiendo a lo largo del tiempo cuando el bebé está preparado.

Hay un montón de libros en los que hablan de las fases del sueño en los bebés y niños pequeños, e incluso a lo largo de los años hemos contestado decenas de consultas de sueño en este mismo blog, sin embargo los mitos siguen muy extendido y todavía nos creemos eso de que los bebés sólo comen y duermen.

Y pensamos (y nuestro entorno así nos lo hace creer) que si nuestro bebé se despierta 5 veces por la noche para mamar es porque hay algún problema:

  • No come suficiente y por eso se despierta tanto
  • No tenemos leche para alimentarlo
  • Nuestra leche no es buena y no alimenta
  • Lo estamos malcriando y deberíamos «enseñarle a dormir»
  • Lo estamos «haciendo dependiente del pecho» y eso traerá problemas y consecuencias horribles
  • etc.

Lo cierto es que la mayoría de los niños se despiertan por la noche y aunque existen niños que duermen 12 horas del tirón sin rechistar, no es lo normal.

Si vemos una gráfica sobre despertares nocturnos en bebés y niños sanos que se publica en la Guia Dormir sin Llorar y que procede del libro Durmiendo como un niño del Doctor Gonzalo Pin creo que veremos muy clara la respuesta:

Ya pero, los bebés que toman lactancia materna se despiertan más ¿verdad?

Pues no, en realidad todos los bebés se despiertan tomen la leche que tomen.

Es cierto que las leches artificiales se digieren peor y esto puede hacer que los periodos de sueño ininterrumpido sean algo mayores pero eso no significa que duerman más a lo largo del día o que duerman mejor.

En 1996 se realizó un estudio (Lorenzt 1996) que concluyó que los niños que toman pecho tienen más tiempo de sueño REM y como consecuencia de esto aumentan mejor de peso (ya que el sueño REM está directamente relacionado con el crecimiento y con la lactancia porque muchos bebés maman en esa fase de sueño).

En 2007 el investigador Doohan encontró que las madres que dan el pecho duermen 45 minutos más de media que las que dan biberón a lo largo de las 24 horas del día y en 2012, Engler concluyó en un estudio, que los bebés que toman pecho pasan menos horas despiertos a lo largo del día, tienen menos cólicos y menos llantos.

Lo que ayuda a dormir mejor ¿no crees?

En 2012 se publicó un estudio (Kaley 2012) en el que se vio que los niños que toman pecho se despiertan más veces pero se duermen antes (seguramente gracias al triptófano y la melatonina presentes en la leche materna de forma natural que ayudan a conciliar el sueño).

Por tanto, quitando la lactancia nocturna puede ser que no consigas que dejen de despertarse y no contarás con la teta para dormirlo pronto…tenlo en cuenta.

Vale, igualmente quiero destetar por la noche ¿cómo lo hago?

Mi recomendación es que uses el Plan padre que, en mi opinión, es la manera más respetuosa para eliminar las tomas nocturnas (el Plan Padre se vió por primera vez y se denominó así en el foro de dormirsinllorar).

En realidad es muy sencillo de aplicar.

Normalmente los bebés que toman teta duermen al lado de sus madres (en la cama o en cuna, pero en el lado de mamá) y ahora lo vamos a cambiar:

  • El bebé se coloca junto a papá en lugar de junto a mamá para dormir. Así huele menos la leche materna (esto por sí solo puede hacer que se despierte menos…o no, ya sabes jaja).
  • Hay madres que se trasladan a otra habitación para que el bebé no las huela en absoluto.
  • Si se despierta el papá intenta calmar al niño con algo que le relaje: cantar una nana, chupete, masaje, caricias en el pelo, pasearlo por la habitación, etc.
  • Si llora y no se calma, la madre acude y le da el pecho (no se trata de hacer llorar al niño).
  • Poco a poco, aunque parezca que no hay avances, seguro que sí los hay (pedirá menos pecho para dormir).
  • Si se desea, se puede anotar el número de veces que el niño ha necesitado a mamá para calmarse. De esta manera podremos ver que la cosa va mejorando (aunque sea muy lentamente)

Con el tiempo el bebé dejará de pedir el pecho para dormirse cuando se despierte por la noche y además entenderá que papá también puede calmarlo.

¿El bebé dejará de despertarse? ya hemos comentado que puede que no, pero habremos destetado de noche que es lo que queríamos.

¿Has aplicado el plan padre alguna vez? ¿Duermes bien por las noches? Me encantará leer tus comentarios.