De nuevo volvemos a escuchar (y los medios de comunicación se hacen eco) de algún alimento milagroso para aumentar la producción de leche materna.

Esto no es nuevo, constantemente recibo mensajes de madres que consultan sobre qué cosas pueden tomar/comer para tener más leche, madres que dudan de las recomendaciones de la suegra/vecina que les ha recomendado tomar XX para chorrear leche, etc.

En esta ocasión se trata de unas galletas (de aspecto delicioso, eso sí) que, según dicen en el Huffington Post «llevan bastantes ingredientes altos en galactogogos, así como avena, cebada, levadura, lino, nueces, especias y hierbas»

Este periódico online se hizo eco de una publicación de la editora de gastronomía Stella Park, en la que afirmaba que cocinó estas deliciosas galletas milagrosas para su cuñada que acababa de dar a luz:

Siento mucho llevar la contraria a Stella Park y al Huffington Post pero nada de lo que llevan esas galletas ha demostrado su eficacia como galactogogo.

Eso sí, me parece un detalle muy bonito eso de cocinar galletas caseras para una madre puérpera y seguro que le van a venir fenomenal para matar el hambre en esas horas en las que no haces otra cosa que dar teta y no puedes preparar tus propias galletas.

¿No hay alimentos que aumenten tu producción?

Respuesta corta: no.

En función del lugar donde vivas te van a recomendar tomar unos alimentos u otros para tener más leche, pero en realidad ninguno es un galactogogo eficaz.

Nueces, salmón, ajo, caldo de pollo, sardinas,bacalao, guisantes, almendras, lentejas, hojas verdes, leche de vaca, zanahorias, calabaza, avena, semillas de sésamo o de lino…nada de esto va a aumentar tu producción de leche.

Tampoco hay alimentos que van a «secar» tu leche, así que no debes preocuparte demasiado por eso.

Lo mejor es que la madre que da el pecho lleve una alimentación equilibrada y sana, que coma lo que le guste y ya está. Aunque en realidad esta recomendación es válida para todo el mundo.

La leche materna va cambiando ligeramente su sabor en función de lo que la madre come y eso es muy beneficioso para que los niños se acostumbren a otros sabores, tengan menos rechazo a la hora de probar alimentos (por ejemplo en la alimentación complementaria) y no se aburran.

Pero eso no significa que haya alimentos que afecten de tal manera que hagan que tengas más leche o menos, eso son sólo mitos.

¿Y hierbas, condimentos o especias?

Hay especias que se recomiendan para aumentar la producción como el jengibre, comino, pimienta…que tampoco son galactogogos en realidad.

También se dan infusiones de salvia, cardo mariano, hinojo, alcaravea, verbena, toronjil, ruda cabruna, alfalfa, eucalipto, etc.

Pero ninguna de estas hierbas ha demostrado ser eficaz como galactogogo en estudios científicos serios.

Y por ejemplo, en el caso de hinojo está contraindicado durante la lactancia como infusión (no como condimento) porque puede producir vómitos, letargia e hipotonía en los bebés.

El eucalipto se puede usar de forma tópica pero no como infusión por su riesgo alto y lo mismo pasa con la alfalfa que es tóxica en consumo continuo.

Es decir, que no sólo no se consigue aumentar la producción de leche, sino que además podemos salir perjudicadas nosotras y/o nuestros bebés.

Lo mejor antes de tomar cualquier cosa es consultar en e-lactancia.org que es una página completamente fiable en la que puedes ver la compatibilidad de medicamentos, tóxicos y plantas con la lactancia materna.

¿Entonces existen los galactogogos o no?

Sí existen fármacos que pueden aumentar la producción de leche (puedes leer un post completo sobre ellos aquí), pero hay que saber varias cosas:

  • Su efecto principal no es ese, la galactorrea es un efecto secundario (no son inocuos)
  • Sin estimulación del pecho para aumentar la producción no sirven de nada
  • Siempre deben estar recetados por un médico y tener fecha de fin (algunos producen dependencia de su uso)
  • Sólo se recomiendan en casos específicos (inducción de lactancia, separación forzosa de madre-bebé, etc.)

¿Entonces qué se puede hacer para tener más leche?

A más estimulación, más producción.

La producción de leche materna se produce de forma muy sencilla: sigue la ley de la oferta y la demanda.

Esto significa que cuanto más demande el bebé, más leche produciremos para él. Por este motivo es por lo que se recomienda que la lactancia materna sea  siempre a demanda.

Y siguiendo este razonamiento si queremos aumentar nuestra producción de leche materna, lo primero que tenemos que hacer es poner al bebé al pecho muchas más veces para que estimule más los mecanismos de producción de leche.

Los sacaleches también pueden imitar la estimulación del pecho y ayudarnos a aumentar la producción de leche, aunque nunca serán igual de efectivos que nuestro bebé.

Resumiendo: para aumentar nuestra producción de leche materna lo más efectivo es colocar al bebé al pecho más veces, para que lo estimule más veces y durante más tiempo y consigamos producir más leche. También podemos ayudarnos con un sacaleches para ir aumentando nuestra producción.

¿Te ha servido? comparte para ayudar a quien creas que lo necesita <3