Imagen gracias a http://www.freedigitalphotos.net/

Imagen gracias a http://www.freedigitalphotos.net/

«Eres muy mayor para usar chupete»

«El chupete es un vicio»

«¿Cuándo vas a dejar el chupete? está muy feo que lo uses tan mayor»

«Si no le quitas ya el chupete no se lo quitarás nunca»

«El chupete es malo para los dientes»

En cuanto un bebé cumple un año, la gente empieza a decir alguna de estas frases (o parecidas). Y si tu hijo tiene dos años o más y usa chupete, seguro que los comentarios negativos son constantes.

El chupete no es un accesorio necesario, pero reconozco que sí es muy útil para los adultos cuando necesitan calmar a un bebé y no tienen un pecho cerca.

¿Quién fue primero, el huevo o la gallina?

En el caso del chupete está muy claro. Primero fue la lactancia materna y luego el chupete.

De hecho, cuando a una madre lactante le dicen «tu hijo te usa de chupete» tendríamos que pensar que lo que ocurre es justo lo contrario…los bebés que usan chupete, lo usan de teta.

Cuando la madre no está disponible o no da el pecho, un chupete es una herramienta fantástica para satisfacer la necesidad de succión del bebé. De hecho, muchas madres que amamantan no usan chupete porque sus hijos no lo necesitan.

La succión es algo que calma a los bebés y les causa mucho placer. Es algo totalmente necesario para ellos durante su «etapa oral» (que dura aproximadamente hasta los tres años) por lo que no es un capricho ni una moda: la succión es necesaria para el niño.

La fase oral: una necesidad legítima

Como comentaba, la succión es completamente necesaria para el niño mientras dure la fase oral. Algunos autores opinan que esta fase no existe, pero la mayoría afirma que no termina hasta los tres años y por eso, hay niños ya mayorcitos que siguen usando chupete o chupándose el dedo.

Durante la etapa oral, los bebés tienen el sentido del tacto en la boca y es por esto por lo que se llevan todo a la boca: sus manos, juguetes, la mantita, el pecho y el chupete.

Ellos necesitan explorar el mundo de esa manera y además necesitan succionar para calmar su estrés. Con la succión pueden bajar los niveles de cortisol que se segregan cuando lloran, cuando sienten miedo o cuando tienen angustia de separación.

¿Entonces el chupete cuándo lo quitamos?

Pues eso depende de cada familia, de cada madre y de cada niño.

Que la sociedad no acepte que un niño de dos años use chupete no quiere decir que él no necesite seguir succionando para calmarse, así que cada familia debe tomar sus propias decisiones.

No debemos olvidar que el chupete en realidad es una herramienta que hemos inventado los adultos para facilitarnos la vida, así que debemos tener paciencia con nuestro hijo que no pidió que se lo pusiéramos.

Tampoco podemos olvidar que la etapa oral de los niños suele durar hasta los tres años (a veces más y a veces menos).

Si adelantamos demasiado la retirada del chupete podemos tener algunos problemas derivados:

  • Como siguen necesitando succionar pueden empezar a chuparse el dedo (y eso si es un problema de verdad, porque el chupete se puede quitar, pero el dedo no)
  • Como no tienen otra forma para calmar su estrés pueden pasarlo realmente mal (y tener retrocesos importantes)
  • Pueden tener problemas para dormirse al no tener chupete o pueden estar más agresivos (porque necesitan liberar su energía negativa)

¿Y los dientes?

Algunos expertos opinan que el chupete puede dar muchos problemas en los dientes porque pueden deformar la mordida (con la necesidad de usar ortodoncia en el futuro).

Otros, sin embargo, piensan que esto no es problema porque los dientes de los niños vuelven a su estado habitual, una vez dejan el chupete.

He escuchado las dos versiones y las dos me parecen bastante lógicas. Así que volvemos al principio, en mi opinión es la familia la que debe valorar el posible riesgo de problemas en los dientes de su hijo a la hora de pensar en retirar el chupete.

¿Es posible hacerlo de forma respetuosa?

Yo creo que sí.

Cuando el niño ya es suficientemente maduro como para decidir dejar el chupete por iniciativa propia o como para negociar con sus padres la retirada del chupete a cambio de otra cosa, la operación retirada de chupete puede ser un éxito sin necesidad de lágrimas.

Pero, esto difícilmente puede ocurrir antes de los dos/tres años, ya que la necesidad de succión es enorme y la capacidad de negociación de los niños no es muy grande.

Mi experiencia

Mientras mi hija mayor tomaba pecho en exclusiva no quería ni oír hablar del chupete, sin embargo cuando tuvo que entrar en la guardería (porque yo me incorporé a mi trabajo) la propia educadora me pidió por favor que intentara ponerle chupete porque así ella calmaba a los ocho bebés a su cargo mucho más fácilmente.

Así que, después de intentarlo mucho, conseguimos que aceptara el chupete para calmarse y así estuvo encantada con sus chupetes hasta bien mayorcita.

Cuando tenía dos años, en la guardería nos dijeron que ya era muy mayor para usar chupete (recordemos que ella no lo quería y que casi la obligamos a usarlo para que la educadora lo tuviera más fácil a la hora de calmarla). Yo la veía muy necesitada de succión así que no hice ni caso y seguí ofreciéndole el chupete siempre que me lo pedía.

Al cabo del tiempo, casi con tres años, ella misma me dijo que se veía mayor para usar el chupete.

Lo estuvimos hablando durante varios días para saber si de verdad se sentía preparada para dejarlo y le propusimos regalarle los chupetes a un caballo al que visitábamos con frecuencia porque iba a tener bebés.

El día D ella misma cogió sus chupetes y se los llevó al caballo. Estaba feliz de hacerle ese favor a su adorado caballo y volvió a casa tan contenta.

No derramó ni una sola lágrima por sus chupetes y fue ella la que tomó la decisión de dejarlo.

Nos sentimos muy orgullosos de haber esperado su momento y de haber respetado sus necesidades emocionales por encima de las opiniones ajenas.

Sus dientes que comenzaban a irse hacia delante, volvieron a su lugar en unas semanas.

Con mi hija pequeña no surgió esta situación porque calmaba su necesidad de succión con el pecho y no tuvimos necesidad de llevarla a la guardería hasta los dos años.

 Ahora es tu turno ¿cuál ha sido tu experiencia? Cuéntamelo en los comentarios