Imagen gracias a http://www.freedigitalphotos.net/

Imagen gracias a http://www.freedigitalphotos.net/

Hace unos días leí esta fantástica entrada en el blog De Mamás y de Papás del diario El País. Habla del daño que sufren nuestros hijos por nuestra adicción al móvil y me parece que debe ser un post obligado para cualquier madre o padre.

Constantemente escucho a padres de adolescentes quejarse de que siempre están con el móvil, en la radio entrevistan a expertos para que nos den pautas para evitar que nuestros hijos se conviertan en adictos, incluso el verano pasado se creó un campamento de verano para niños/adolescentes adictos al móvil y a internet…pero nadie habla de la adicción de los padres.

Cada vez veo más familias que están mirando el móvil mientras comen en un restaurante en lugar de mantener una conversación, cada vez veo más niños solos en el parque porque sus madres están chateando con el móvil y cada vez veo más gente mirando hacia abajo en lugar de hacia el frente. La vida está pasando y nosotros no la vemos.

Las madres muchas veces nos sentimos muy solas en nuestra crianza y no tenemos una tribu cerca con la que compartir nuestros miedos y desahogos. Esto nos hace especialmente vulnerables a la adicción a nuestro smartphone, porque a veces es nuestra única fuente de desahogo.

Sin embargo, creo que debemos tener cuidado con el tiempo que pasamos mirando a la pantalla y voy a intentar convencerte dándote algunas razones:

Porque aumenta el peligro de accidentes

Hace ya un par de años, cuando empezaba el boom de los teléfonos inteligentes, la Comisión de Seguridad de los EEUU publicó un informe donde relacionaba el aumento de accidentes en menores de cinco años con el uso de los teléfonos móviles por parte de sus padres.

Esto parece bastante obvio porque si estás mirando el móvil, no estás mirando a tu hijo y puede sufrir más caídas peligrosas.

Las lesiones no mortales en menores de cinco años aumentaron un 12% desde 2007 a 2010 después de llevar más de una década disminuyendo, un dato bastante llamativo ¿no? sobretodo si tenemos en cuenta que en los últimos años nuestras casas están mejor acondicionadas para los bebés (con protectores de esquinas y muchas otras cosas que antes no existían) y nuestros parques son mucho más seguros que los que utilizábamos nosotros cuando éramos pequeños.

Y estos datos son de 2012. Estoy segura que los datos actuales serán mucho peores.

Por respeto a tu hijo

¿Alguna vez has estado tomando café o hablando con una amiga y se ha puesto a mirar su móvil? es algo bastante molesto ¿verdad? pues lo mismo es aplicable a nuestros hijos.

A mi me parece que la persona que está conmigo en ese momento se merece mi atención y de hecho me parece bastante irrespetuoso que coja el teléfono y se ponga a responder mensajes.

Se supone que los mensajes de texto (wasap o lo que sea) son un método de comunicación «no intrusivo», es decir que no te interrumpe lo que estés haciendo, no como las llamadas que te obligan a hacer algo (responder o ignorar, eso ya lo decides tú jeje). Sin embargo, parece que cuando alguien manda un wasap espera una respuesta inmediata, e incluso hay gente que se enfada si no contestas en seguida.

Pero créeme, no hay nada más importante en ese momento que tu hijo, no hay nada más urgente que prestarle atención, jugar con él y disfrutar de vuestros ratos juntos.

Porque tú eres su ejemplo

Ya dejemos de culpar a los adolescentes por su adicción a los móviles. Si un niño ve a sus padres enganchados al móvil durante horas aprende que eso es lo correcto.

Si te preocupa que tu hijo pueda malgastar su tiempo chateando con el móvil, empieza por desengancharte tú primero.

 Dar ejemplo no es la principal manera de influir en los demás, es la única manera. Albert Einstein

Nuestros hijos nos observan todo el tiempo y debemos ser conscientes de ello. Eso es maravilloso porque nos permite enseñarles cosas sin ningún esfuerzo, pero también tiene un peligro: que también aprenden nuestros defectos.

Así que nos toca mirar nuestro ombligo y revisar nuestras actitudes para ser el ejemplo que queremos ser para nuestros hijos.

En dos días publicaré algunos trucos para ayudarte desengancharte al móvil mientras estés con tus hijos, así que si te das cuenta de que estás pasando demasiado tiempo con al wasap mientras estás con tus hijos, permanece atenta.

Y ahora es tu turno. Cuéntame ¿te he convencido para dejar de usar el móvil mientras estés con tus hijos?

Quieres lees las 3 sencillas ideas que doy para superar el enganche con el móvil? entra aquí.