En los 10 años de vida del blog he hablado de las críticas a las crianza bastantes veces y es lógico porque desde el momento en el que te quedas embarazada comienza el bombardeo insistente en forma de crítica.

Hace un par de semanas publiqué una foto en mi perfil de Instagram en el que hablaba sobre este tema y pude comprobar que sigue completamente vigente por los comentarios que recibí (tanto en público como en privado):

Críticas a las madres. Últimamente he estado recibiendo muchos mensajes de madres que reciben críticas por dar lactancia materna , dar biberón, dar lactancia mixta, volver a trabajar tras la baja maternal, coger una excedencia para cuidar de sus hijos, colechar, no colechar… El caso es criticar lo todo y meter presión. Cuando eres madre sabes que hagas lo que hagas te van a criticar 😂 nadie se libra… Luego estaré haciendo un directo para hablar de este tema y dar algunas ideas para llevarlo mejor. ¿Has recibido críticas en tu crianza? Fotografía @isabel_sancho_fotografia . . . . #críticas #opinologos #maternidad #mamabloguera #asesoradelactancia #crianzaconapego #mcontinuum

Una publicación compartida de IBCLC 🔹Pilar Martínez Alvarez (@maternidadcontinuum) el

 

Críticas las hay de todos los colores. Críticas constructivas que te ayudan a mejorar, críticas envidiosas que sólo quieren fastidiar, críticas a mala leche que aprovechan la ocasión para imponer su opinión, críticas que parecen más una lucha de poder de una crítica, etc.

La cuestión es que a nadie le gusta que le estén criticando todo el día, pero en nuestra vida laboral o personal, generalmente sabemos sobrellevar las críticas con bastante dignidad (o al menos a mi me ocurre eso), pero cuando alguien critica mi manera de criar o las cosas que yo conscientemente he decidido hacer con mis hijas, se despierta la leona que llevo dentro y ya no acepto tan bien ese tipo de comentarios.

¿A ti no te pasa? claro que sí…nos pasa a todas.

Así que voy a resumir el por qué creo yo que las críticas a la crianza nos afectan tanto.

Las críticas a la crianza son violentas

Hace unos años, mi querida amiga Mónica Álvarez (psicóloga experta en duelo gestacional y empoderamiento femenino, coautora del libro Las Voces Olvidadas y autora de la página Duelo Gestacional y Perinatal) hicimos una especie de estudio casero (a falta de alguno estudio serio) en el que preguntamos en las redes y aquí mismo en el blog sobre las críticas a la crianza, para decidir si se podían considerar una forma de ejercer violencia o no.

Recibimos cientos de comentarios de madres (y algún padre) que nos contaban sus experiencias, sus testimonios y nos daban su opinión sobre el tema.

Con nuestro estudio de andar por casa, nos dimos cuenta de varias cosas:

  • Las criticas a la crianza no suponen una violencia física y no provienen de personas maltratadoras
  • La mayoría de las mujeres que reciben críticas a su crianza se sienten atacadas, dolidas y heridas
  • Muchas de las personas que sufren críticas a la crianza sufren síntomas típicos postraumáticos: ansiedad, indefensión, obsesión, necesidad de dar vueltas al mismo tema y repetirlo constantemente hasta que son capaces de digerirlo…
  • La respuesta depende del momento, del emisor y del receptor. No es igual si te critica la vecina que no conoces que tu madre. No es igual si te critican en tu primera maternidad que en tu segunda maternidad. No es igual si te critican recién parida que cuando el niño ya tiene 5 años.

Nuestra conclusión es que SÍ, las críticas a la crianza se pueden considerar una forma de ejercer violencia, muchas veces sin intención de hacer daño, pero haciéndolo igualmente.

Es el peor momento de tu vida para recibir críticas


Hay que tener en cuenta que la mayoría de las críticas llegan en el puerperio y se trata de un momento muy delicado para la madre emocionalmente hablando.

Después de un parto, una mujer se va a enfrentar al reto mas maravilloso de su vida: criar a su bebé. Pero también se va a enfrentar a sus propias sombras, sus propios miedos, sus inseguridades, etc. todo lo que acechaba escondido durante el embarazo y que sale a la luz después del parto.

En esos momentos de vaivén emocional, crisis interna profunda, baile hormonal, cansancio y miedo es cuando la madre recibe las mayores críticas a su crianza. En esos momentos en los que no tiene ningún escudo protector y ninguna escapatoria emocional.

Lo cierto es que las críticas se siguen recibiendo durante mucho tiempo, incluso durante años, pero en el puerperio es cuando más expuestas nos sentimos las madres a sentirnos atacadas por las críticas.

Tocan una tecla

¿Hay algo más importante para una madre que sus hijos? ¿hay algo que nos asuste más que pensar que nos podemos equivocar y «cagarla» a lo grande?

Yo creo que no.

Por eso, las críticas a nuestra crianza, por muy meditadas que tengamos las ideas nos tocan la fibra sensible, porque siempre nos queda ese miedo: ¿y si tienen razón? ¿y si estoy malcriando a mi hijo por llevarlo en brazos? ¿y si no va a ser nunca independiente por dormir conmigo?

Sin embargo, cuando ves adolescentes y/o adultos criados con apego y ves que son personas normales, exitosas, respetuosas, etc. entonces te das cuenta de que los que se están equivocando son ellos y deberían dejarte vivir tu maternidad en paz.

En mi caso, mis hijas todavía no son adultas, pero si van creciendo y van confirmando todo lo que yo tenía en la cabeza: son niñas maravillosas, nada malcriadas, respetuosas, empáticas, educadas, felices y muy buenas personas con sus 12 y 8 años ¿qué más puedo decir?

Si es alguien cercano, mucho peor

Esto es de cajón, no nos afecta igual la crítica de un desconocido que la de nuestra madre o nuestra familia.

Generalmente esperamos más apoyo y contención por las personas que nos quieren (la familia o amigos cercanos) y sus críticas suponen una decepción enorme.

Cuando una persona en la que confiamos nos hace una crítica nos duele mucho y nos decepciona profundamente. Tanto que es posible que la relación no vuelva a recomponerse del todo nunca.

La cuestión es que nadie se libra de las críticas y aunque hay gente muy empoderada a la que no le afectan, a la mayoría de los mortales nos fastidian enormemente.

¿Crees que hay algún otro motivo por el que nos afectan tanto las críticas a nuestra crianza con apego? te leo en los comentarios.