Cuando la lactancia es culpable de todos los problemas

Las tasas de lactancia en países como España dejan mucho que desear, porque aunque más del 80% de las madres embarazadas tienen intención de amamantar a sus hijos, a los tres meses sólo el 30% de las madres continúa con la lactancia materna y a los seis meses nada más que el 18% de las madres da el pecho a sus hijos.

Y todo esto a pesar de que las recomendaciones oficiales son que se de el pecho en exclusiva durante los primeros seis meses de vida del bebé.

La mayoría de las madres da el biberón a sus hijos y eso significa que el desconocimiento sobre el manejo de la lactancia materna es bastante generalizado.

Por este motivo, muchas veces nos encontramos con situaciones un tanto extrañas y surrealistas porque cuando la gente que no tiene conocimientos sobre lactancia le echa la culpa de todo lo que pueda pasar al niño (generalmente cosas negativas claro).

¿De qué cosas suelen “acusar” a la teta?

El otro día pregunté en mi muro de facebook sobre este tema y me sorprendió la cantidad de cosas por las que la gente echa la culpa a la lactancia…algunas que no había escuchado nunca.

Pero la mayoría de “acusaciones” se repetían varias veces:

Cuando el niño no duerme toda la noche

Ya hemos hablado algunas veces que decir que los niños que toman lactancia materna duermen peor es falso, porque de hecho se ha visto que aunque se despiertan algo más que los niños de biberón, a la larga duermen mejor, lloran menos, tardan menos en quedarse dormidos y tienen menos problemas respiratorios que impiden el sueño.

Quitar el pecho para que el niño duerman del tirón no se sostiene porque los niños no sólo se despiertan por hambre.

Cuando el niño no come “comida de verdad”

Muchas personas que afirman esto creen que a un bebé le alimenta mucho más un puré de frutas que una toma de leche materna y eso no es cierto, porque durante su primer año de vida la leche es su alimento principal y además, la alimentación complementaria (como su propio nombre indica) complementa a la leche, no al revés.

Eliminar tomas de pecho para que los niños coman más papillas es un sinsentido.

Es muy normal que haya niños que casi no quieren probar otra comida que no sea pecho y también es normal los que adoran probar otras comidas.

Lo mejor es dejar a nuestros hijos experimentar y dejar que decidan lo que quieren comer.

Cuando el niño está delgado/gordito

Si es un bebé delgado seguro que es porque la leche no alimenta suficiente y si está gordito seguro que es porque toma demasiado pecho y hay que limitar las tomas…el caso es opinar y meter presión a las madres.

Pues no, los bebés no deben ponerse a dieta porque la lactancia es a demanda y muchos bebés gorditos pierden sus rollitos cuando empiezan a andar.

Y tampoco existen las leches que no alimentan a los bebés.

Si un bebé no coge peso, hay que asegurarse de que de verdad no está cogiendo peso (porque existen los niños delgados y sanos) y si es cierto que tiene un peso demasiado bajo, averiguar que está pasando para poder resolverlo.

Cuando el niño tiene mamitis

Todos los niños quieren estar en brazos de sus madres, es su instinto de supervivencia mamífero el que le pide esto.

Los niños que toman pecho no tienen más mamitis que el resto, aunque sí tienen más probabilidades de tener un apego seguro con su madre y esto les hace llorar cuando se separan de ella.

Por eso el porteo nos ayuda tanto a las madres, porque nos permite tener a nuestros hijos en brazos y hacer otras cosas al mismo tiempo.

Cuando el niño tiene caries

Hay una creencia muy generalizada que dice que la lactancia materna “prolongada” puede producir caries en los niños.

Esto viene porque se ha visto que tomar biberones por la noche puede producir caries en los bebés grandecitos, pero es que la lactancia materna funciona de otra manera completamente diferente: la leche no cae sola (el bebé debe extraerla), el pezón llega mucho más profundo que el biberón (hasta la unión entre el paladar duro y el blando) por tanto la leche cae directamente en la garganta, la composición de la leche materna no es cariogénica (y la de la leche artificial sí), etc.

Puedes ver esta infografía que hice hace unos meses sobre este tema aquí, el artículo del Comité de Lactancia materna sobre caries y lactancia aquí y la entrevista a Irene Iglesias aquí.

Cuando a la madre se le cae el pelo

A todas las mujeres se les cae el pelo en el postparto porque esto es un tema hormonal, den el pecho o no.

Durante el embarazo se cae menos y está más fuerte, pero una vez llega el parto las hormonas hacen que se caiga el pelo que no cayó en el embarazo y el que se caería normalmente, por eso las mujeres recién paridas sienten que pierden el pelo a manos llenas.

Pero la lactancia no tiene la culpa de esto…

¿Y otras cosas más originales?

Como he comentado antes, algunas respuestas que me dieron en facebook me dejaron muy sorprendida: culpar al pecho del peso de la madre, de la alergia alimentaria del niño, del carácter de la niña incluso que ¡la leche roba los nutrientes al feto si una madre embarazada da la teta!

¿Y a tú has escuchado alguna de estas cosas? ¿han culpado a la lactancia de algo de lo que NO tiene la culpa?

2018-05-24T10:53:07+00:00 0 Comments

Leave A Comment