Seguro que muchos hemos escuchado cualquiera de estas frases: como tuve una ceśarea la leche tardó muchos días en subir, por la cesárea el bebé no se enganchó bien al pecho, se llevaron al bebé y cuando me lo trajeron estaba tan dormido que no podía agarrar el pezón…

La estadística apoya la afirmación de que la lactancia es más difícil tras una cesárea pero yo no creo que sea debido a la cesárea en sí…sino más bien a los protocolos de los hospitales para las mujeres que sufren una.


Una separación que dificulta las cosas

En la mayoría de los hospitales (al menos en España), cuando una mujer es intervenida con una cesárea debe permanecer varias horas en observación separada de su bebé.

Por otra parte, a veces también dejan al bebé en observación otras tantas horas por lo que le privan del contacto y el pecho de su madre. De hecho, muchas veces tampoco les dejan estar con su padre ni con ningún otro familiar.

[pullquote]Las dos horas posteriores al parto son fundamentales para ese bebé y para instaurar la lactancia satisfactoriamente y a largo plazo[/pullquote]

Las dos horas posteriores al parto son fundamentales para ese bebé y para instaurar la lactancia satisfactoriamente y a largo plazo.

En esas dos horas el bebé está despierto y alerta, su instinto le indica que debe mamar del pecho de su madre y tiene ganas de conocer a la mujer que lleva varios meses escuchando.

Si se coloca al bebé en el pecho de su madre nada más nacer, las probabilidades de que tenga un agarre correcto son altas, la confianza de la madre aumenta muchísimo al ver al bebé mamando, la oxitocina hace su trabajo y todo fluye.

Cuando se lleva a la mamá a una fría sala para permanecer en observación y a su bebé lo llevan a otra fría sala, este encuentro mágico y maravilloso que debería producirse se interrumpe. En algunos hospitales, a los bebés incluso les dan biberones por la cantidad de horas que permanecen en observación.

Al cabo de ese par de horas el bebé entra en un estado de letargo y se duerme…mucho rato después, cuando esa mamá intenta darle el pecho a su bebé recién nacido que está dormido profundamente, tiene muchos problemas para conseguir un buen agarre del pezón.

El piel con piel tras una cesárea en posible

Estos protocolos tan rígidos sobre mujeres que son intervenidas con cesáreas a veces se ponen en duda…incluso a veces, algunos pediatras valientes intentan cambiarlos.

En el pasado Congreso de Maternidad, el pediatra José Mª Paricio nos explicó con todo lujo de detalles una especie de «protocolo experimental» de contacto precoz que habían estado probando en su antiguo hospital (Hospital Marina Alta de Denia, España).

En este protocolo experimental, el bebé era colocado piel con piel con la madre incluso antes de pesarlo y por supuesto antes de cerrar a la madre y los resultados fueron asombrosos:

– Mejoran las constantes de la madre (que no olvidemos que está en un quirófano, nerviosa y con la barriga abierta)

– Mejoran las constantes del bebé (que suele nacer estresado por la cesárea)

– Los médicos trabajan mejor y coser la cesárea más tranquilos porque la madre se relaja, se olvida que está en el quirófano, se pone a mirar a su bebé y entra en el planeta bebé

– Aumenta el número de lactancias de éxito en exclusiva que se mantienen a la salida del hospital

[pullquote]Por tanto no es la cesárea en sí lo que dificulta la lactancia, son los protocolos hospitalarios de separación de la díada mamá-bebé los que la ponen en riesgo.[/pullquote]

Por tanto no es la cesárea en sí lo que dificulta la lactancia, son los protocolos hospitalarios de separación de la díada mamá-bebé los que la ponen en riesgo.

Algunos hospitales ya lo están llevando a cabo…pero son muy pocos ¿por qué no lo hacen todos si todo son ventajas? la verdad es que no lo entiendo… ¿acaso los protocolos del hospital están por encima de las personas? ¿tanto miedo nos da cambiar las cosas? ¿o simplemente es comodidad?

¿Y vosotras habéis tenido problemas al instaurar la lactancia después de una cesárea?