Historia de lactancia: la historia de Ana

Hoy es el último día de la Semana Mundial de la Lactancia Materna y quiero continuar con la sección “Historias de Lactancia Materna” para celebrarlo…de hecho, toda esta semana seguiré publicando historias de lactancia que tengo pendientes gracias a mis maravillosas lectoras que me envían sus relatos ¡sois maravillosas!

Hoy os traigo la historia de Ana, una mamá acomplejada con su pecho, al igual que muchas de nosotras., que me mandó su historia para participar en el carnaval de la Semana Mundial de la Lactancia Materna ya que ella no tiene blog.

Aquí te dejo con su historia.

Mis pechos….son muy muy pequeños… Y feos… Me he pasado la adolescencia medio acomplejada, con sujetadores con relleno, con problemas para encontrar un biquini que me quedase algo mono…

Son pequeñas, están separadas, el pezón enorme…. En fin… Incluso recuerdo que en plena adolescencia me llevo mi madre al ginecólogo y el idiota ese juntó con otro me dijo medio en broma que no me preocupara que como eso se hacía a oscuras…. No entiendo como no dije nada ni madre tampoco… Sólo quería contarte esto para contextualizar un poco….

Ahora… Mi hijo Nico tiene dos años y fue lactancia mixta caso desde el Principio porque parecía que no se saciaba, me tiraba horas sentada con el todo el rato y dejaba de darle y se ponía a llorar…
Muchos días no me daba tiempo ni a ducharme y yo sentía que encima mis tetas feas no valían para alimentar que es para lo que tienen que valer… También mis hormonas, los comentarios de la gente me jugaron malas pasadas.
Yo seguía los consejos de Carlos González pero lloraba casa vez que preparaba un biberón porque no quería dárselo…y de repente el mismo dejo de mamar…. Fui boba porque me dejé llevar por los demás, por mi inexperiencia…. Y ahora, tengo una bebita de 9 meses y seguimos con el pecho.
Leí leí leí y aprendí muchas cosas de la lactancia, es un tema que me apasiona, me llena , pensé en hacerme asesora para que nadie pase lo que yo pase… Mis tetas si valen, me gusta que Julia las mire, las coja…  Y me mire con esos ojos aceituna (que no se de quien son) mientras mama…Ahora también toma biberón porque me incorporé al trabajo pero seguimos con el pecho.
Ella se alimenta de mi y yo estos meses me he alimentado de conocimiento, de grandes historias, de grandes personas como Mireia Long, Mónica Serrano, tú. Libros que me han enseñado otro punto de vista, en fin esta lactancia me ha llenado y juntas Julián y yo hemos compartido y aprendido mucho.
En fin que aunque siga con mi dolor de espalda por cogerles y achucharles, no pienso dejar se hacerlo y a ver si puedo seguir con mi condición de mamífero por mucho tiempo , aunque sea una gotita al día me merece la pena por tener a mi lapilla al lado…
¡Muchas gracias Ana por esta historia tan sincera y preciosa!

Si quieres leer los relatos de más de 50 madres lactantes entra aquí y lee el libro de mi amiga Mónica Salazar y si quieres contribuir con tu propia historia, escribe a maternidadcontinuum@gmail.com

Si quieres leer más historias aquí tienes las anteriores:

– La historia de Eva

– La historia de Sylvia

– La historia de Sandra

– La historia de Carlota

 – La historia de Conchi

– La historia de Carla Candia

2013-08-07T11:20:43+00:00 0 Comments

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies