Historias de lactancia: la historia de Irene

Hoy os traigo la historia de lactancia de una gran amiga Irene García Perulero (entrevistada hace unos días en este blog). Una historia preciosa de una mujer admirable.

Os dejo con ella:

Mis lactancias. Lara.

Lara nació prematura y con muy bajo peso. Del 1,100 kg pasó a los 960 gramos en un par de días y permaneció ingresada 50 días en la Unidad de Neonatología del 12 de octubre, 27 de ellos en cuidados intensivos.

Unas doce horas después de que Lara naciera por cesárea, en cuando que me dejaron levantarme bajé a neonatos. Serían las diez o las once de la noche, el pasillo estaba oscuro, desierto y en silencio. La auxiliar del turno de noche me entregó un kit para usar los sacaleches hospitalarios y me enseñó a usar aquellos cacharros milagrosos. 10 mL de calostro saqué en el primer intento. “Qué miseria, dios mío”, pensé yo. “¡Madre mía, 10 mL! ¡Es un montón! Esto es oro líquido” me dijo la auxiliar y me lo quitó de las manos para enchufarselo a mi hija por sonda.

La enfermera, se llamaba Ana, me puso a la niña en vertical en el pecho y susurró “espera, que quiero probar una cosa”. Unas doce horas después de haber nacido, doce horas alejada de mamá y con un montón de vías y pinchazos por todo su diminuto cuerpo, Lara empezó a moverse hasta que encontró la teta. El primer agarre siempre es bueno.

27 días en los que Lara pasó de ser alimentada por sonda (en continuo primero, a razón de 1 mL a la hora los primeros días, 3 mL por hora después, más tarde de forma intermitente) a estar constantemente enganchada a la teta. Recuerdo las primeras veces, cuando la asesora de lactancia, Concha, decía “Ay, que está tragando, que nos van a regañar, yo hago como que no miro”. Y se reía.

Me recuerdo también llorando por los pasillos, recuerdo haberle dicho a Concha “es que no voy a poder” y su respuesta “¿por qué?”. Aquel “no es tan diferente” y todo el apoyo. “Me ha dicho Isabel la enfermera que estás un poco desanimada” me decía el médico un día. “Lo estás haciendo muy bien” me decía la MIR algún sábado. Y la niña en la teta. Todo el tiempo posible.

Tras una sepsis y mes y medio en el que nos quedamos sin ropa limpia y sin papel higiénico, Lara llegó a casa con 1,850 kg de peso – medio bebé – y una madre muerta de miedo que pensaba conseguir ayuda de los libros. La enfermera que acudía a las revisiones domiciliarias llegaba provista de biberones de vidrio, porque yo, enganchada al sacaleches día y noche, doné, no sé, unos 40 litros al banco de leche humana del hospital. Lo estás haciendo muy bien. Puedes. Puedes. Se puede. Día y noche, es la única garantía.

Mantener la lactancia no fue fácil. Después de darle el alta Lara estuvo ingresada otras tres veces. Una sepsis tardía, una fiebre sin foco y una insuficiencia respiratoria nos confinaron en el servicio de lactantes del 12 de octubre otro mes y medio más durante el primer año. En un box de dos por dos, sin baño, Lara y yo dormíamos en una colchoneta del IKEA que me compré para la ocasión. Teta día y noche, porque es la única garantía.

Después otro ingreso, el mío. Si no preguntas nadie te dice que no. “No tengo donde dejarla”, Lara siguió tomando teta mientras yo soltaba piedras de calcio de la vesícula biliar. Día y noche, día y noche.

Cuatro años después Lara todavía toma teta de vez en cuando, para dormir, cuando tiene pupa…aunque ya lo hace muy poco y lo agradezco, la veo saltar y moverse y sé que es lo mejor que he hecho en la vida. Lara le debe la teta al personal del 12 de octubre, pero también a su hermana. Sin experiencia y apoyo yo no lo hubiera logrado.
El 22 de noviembre, si Lara no se desteta completamente antes, se cumplirán ocho años de lactancia materna ininterrumpida. No necesito más éxitos, no quiero que me den las gracias.

Tan sólo servir de ejemplo.

Se puede. Claro que sí.

Si quieres que publique tu historia de lactancia mándala a maternidadcontinuum@gmail.com

Si quieres leer los relatos de más de 50 madres lactantes entra aquí y lee el libro de mi amiga Mónica Salazar y si quieres contribuir con tu propia historia, escribe a maternidadcontinuum@gmail.com

Si quieres leer más historias aquí tienes las anteriores:

– La historia de Eva

– La historia de Sylvia

– La historia de Sandra

– La historia de Carlota

 – La historia de Conchi

– La historia de Carla Candia

– La historia de Ana

– La historia de Susana

– La historia de Isabel María

– la historia de Ana María

La historia de Alexandra

– La historia de Carolina parte 1

– La historia de Carolina parte 2

– La historia de Ingrid

– La historia de Eva

2013-10-18T12:52:09+00:00 0 Comments

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies