Historias de lactancia: la historia de Carolina parte 1

Continúo con las historias de lactancia que mis maravillosas lectoras me siguen enviando.

Hoy tenemos la primera historia de Carolina con su hija Agustina y su primera lactancia.

Os dejo con ella:

Agustina nació en el 2007, por cesárea (TEMA APARTE!!). No se prendio a la teta hasta 8 horas después de su nacimiento (a las 7 am) en un momento de intimidad absoluta.

Solas las 2, después de que enfermeras varias pasaran a decirme que hacer, como hacer y como fallar de la peor manera posible. Yo sabia, por haber asistido a una charla de lactancia donde me habían revisado las mamas, que mis pezones estaban perfectos (en tamaño y forma) y que tenia calostro.

Durante los 2 dias que estuve internada, no pude volver a prenderla. Mi desesperación y la del padre no tenian nombre ya que en la clínica me decían que cada 3 horas iba a comer y en el curso preparto que comia 8 veces por dia minimo, a mi los números no me daban y pensaba que se iba a morir desnutrida…

Nunca me comemtaron el pequeño GRAN detalle de que durante las 1ers 48 horas el bebe tiene las reservas de lo que comio en la panza. Probamos de todo, mamadera a la fuerza (que se negaba a tragar), sacaleche (el peor de todos que no sacaba una gota de nada y mucho menos calostro), darle leche exprimiendo mi pecho: ella acostada boca arriba y yo tipo loba que amamanta colgando encima de ella; vomito todo y ahí me cayó la ficha de que esto asi no avanzaba: si los bebes comen tanto y la mia se niega rotundamente a comer algo anda muy mal!!

Llamaba a la neo, que no me daban ni bola para explicarles mi problema y me ignoraban olímpicamente hasta que me pude movilizar mas o menos y decidimos irnos hacia la neo, yo caminando como podía (recordemos mi cesarea) y el padre empujando la cunita.

Nos mandaron de vuelta a la habitación! Vino una pediatra, la pincho para ver como estaba de azúcar (o algo asi) y los resultados daban bien. La mañana que nos fuimos, una pediatra trato de prenderla al pecho y mi hija la miraba con esos ojazos grandes que absorben todo lo que ve, con su boquita cerrada al lado de mi pezón, con una tranquilidad increíble y la doc me dice; bueno, se ve que hambre no tiene…

Cuando me estoy yendo, una enfermera me alcanza un celular para que llame a una puericultora de la clínica (Que por que cuernos no estaba durante mi internación????).  La llamo y al otro dia ya estoy de vuelta en la clínica! (yupi! Ya la odiaba, nos fue tan mal, que por la carta que deje me llamaron semanas después).

Costó prender a Agus, pero se prendió, tomo re bien un monton de tiempo… Pero una vez en casa se me complicó la vida: estaba TODO el dia en la teta, sino estaba conmigo lloraba, claro! Tampoco sabia eso… yo seguia creyendo que los bebes tomaban cada 3 horas y dormían el resto del tiempo!!!

Ya tenia sacado un turno con el pediatra de antemano (tenia varios en realidad! Porque no sabia cuando iba a nacer, en organizada no me ganaba nadie! Jaja) Y cuando la llevo, me pregunta para que iba tan pronto??? Creo que fuimos a los 4 dias de Agus, ella estaba perfecta, yo le decía que estaba todo el dia en la teta y sino lloraba…

El decía que era normal, pero para mi no lo era, yo puerpera a full! Llorando en la consulta que mi leche no le alcanzaba… La volvieron a pinchar y seguía bien. A la semana de Agus lo llamo porque no hacia caca (además de que seguía super demandante) y me dice que le de unas cucharitas de agua para ver que pasa.

No recuerdo cuando, la volvi a llevar y había bajado mucho de peso asi que complemento! Casi me muero ahí mismo porque para mi era lo peor de lo peor, casi como envenenarla… la locura que vivimos esos dias fue insoportable, Agus no tomaba la mamadera!

Se la dabamos, succionaba como una loca y no bajaban ni dos gotas, que desesperación! Le dabamos leche con cuchara (tan torpemente) que la ahogábamos. Y de repente, sin saber porque, se bajaba la mamadera de um tiron y dormia como 3 horas.

Juan (el papa) que si no le encuentra explicación a las cosas no para, la estudiaba para ver que le pasaba y asi descubrió que el tema era como ponía la lengua. Mientras tanto, había encontrado un pediatra que alentaba la lactancia materna y a su consultorio fuimos los 3…

Quiso ver como le daba la teta (atención que no se si hay otro igual!!) y según el la bebe tomaba perfecto y no nos creía que había veces que no lográbamos que tome ni una gota de mamadera. Habiamos ido con todo el equipete y ahí mismo el padre mostro como Agus no tomaba mamadera. Nos asustamos de lo lindo cuando nos dijo que podía ser un problema de deglución y nos mando a ver a una kinesióloga por la zona del alto Palermo.

Ahí fuimos 2 de las 3 veces que nos pidió que fueramos para salir con la indicación de darle chupete y anotar cuando y cuanto tomaba de teta y cuando y cuanto de mamadera (mas cosas para alimentar mi propia locura). Del pediatra sali con la indicación de teta cada 2 horas mas algunas cosas para tomar yo. Entre tantas idas y vueltas un dia fui a la guardia para que la revisaran porque nuevamente estaba sin hacer caca (para esta época tenia casi 1 mes) y yo no quería volver al 1er pediatra que me había llevado por el camino de la formula, me tocó una pediatra muy joven que me tranquilizó, explicándome lo que pasaba con los bebes y su cuerpo y me dijo que vaya al otro dia, en otro horario para que la pesen.

Y ahí fui y conoci a la pediatra que hoy tienen mis hijos. La elegí porque me escuchó y se interesó por la succión disfuncional de mi hija (que tiempo después aprendi que eso era lo que tenia y que había maneras mucho mas fáciles de solucionarlas) y xq me alentó a darle mas teta a Agus y dejar la formula  y sobre todo a no embuchársela (llegamos al punto de que cuando le daba la mamadera, se le caia la leche por las comisuras de la boca) y a no anotar nunca mas cuanto y cada cuanto tomaba!!!.

El 1er dia que no le di complemento fue muy raro… Agustina no durmió la siesta en todo el dia y su estado de alerta era muy curioso, yo intranquila, la llamaba a la doc para contarle.

Me costó muchísimo confiar en mi y en mi producción de leche. Yo seguía siendo bastante estructurada en cuanto a la teta y le daba religiosamente 20 minutos de cada lado (la despertaba si se quedaba dormida en una teta!!!) Supongo que por eso tomaba solo 5 o 6 tetas por dia…. Y desde que tenia un mes de vida dormia como 10 horas por la noche (creo que lo hubiese hecho desde antes, pero yo la despertaba!).

A los 6 meses de Agus volví a trabajar. Qué tema el de sacarse leche! Por suerte había vuelto a trabajar solo media jornada, pero la leche que me sacaba, alcanzaba solo para una mamadera. Asi que cuando se tomaba 2, yo me sentía fatal!

Y lentamente empezamos un destete sin querer inducido. Cuando la retiraba del jardín Agus se ponía muy ansiosa, a veces le daba la teta en el auto y a veces alcanzaba a llegar a casa: nos metíamos en la cama y ella tomaba teta 5 minutos y se dormia. ( en el jardín no dormia absolutamente nada).

Para mi, ella se dormia tan rápido porque yo me estaba quedando sin leche, asi que con el tiempo en vez de darle la teta, le daba una mamadera. Y lo mismo termino pasándome a la noche, mamaba tan poco tiempo que yo estaba convencida de que era porque no había leche para sacar (pensar que ella estab 40 minutos antes!). Ahí meti una formula mas.

Lamentablemente no sabia que los bebes modifican sus mamadas con el tiempo… Y un dia, cuando tenia 10 meses, dejó su ultima teta que era la de la mañana. Fue una situación muy loca! Yo no estaba trabajando porque ella estaba con varicela (era un lunes) y estaba mi hermano conmigo porque Juan se había ido de viaje y a mi me había agarrado una especie de pánico de quedarme sola con Agus.

Estabamos en la cama, ella tomando la teta y mi hermano entra en la habitación con la mamadera que ya había preparado (porque obvio! Tampoco confiaba en la cantidad de leche que sacaba en esos 5 minutos de mamada). Pero el entró “antes” de que Agus terminara y lo vió al tio con la mamadera y no quiso saber nada con la teta. Para que!!! Esa fue mi confirmación de que yo no tenia mas leche. No recuerdo si al otro dia le volví a ofrecer. Pero supongo que no….

Mucho después elaboré esta situación y me liberé de muchas culpas. Pera la resumida conclusión seria que Agus me libero de la presión que para mi significaba amamantarla… Porque los bebes son solidarios con su mama, eso nunca lo olviden!!!

¡Muchas gracias Carolina por tu primera historia!

Si quieres leer los relatos de más de 50 madres lactantes entra aquí y lee el libro de mi amiga Mónica Salazar y si quieres contribuir con tu propia historia, escribe a maternidadcontinuum@gmail.com

Si quieres leer más historias aquí tienes las anteriores:

– La historia de Eva

– La historia de Sylvia

– La historia de Sandra

– La historia de Carlota

 – La historia de Conchi

– La historia de Carla Candia

– La historia de Ana

– La historia de Susana

– La historia de Isabel María

– la historia de Ana María

La historia de Alexandra

2013-08-27T00:25:10+00:00 0 Comments

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies